• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

En el límite

Doris Morillo de Coello, madre de Marco Aurelio Coello, detenido desde el 12-F

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El caso Marco Aurelio Coello, de 18 años de edad, se ha manejado al borde de los límites. Fue detenido el 12 de febrero y tras su aprehensión pasó 12 horas desaparecido y 48 horas incomunicado. Su audiencia de presentación se realizó el 14 de febrero a las 11:00 pm (rondando las 48 horas que estipula la ley) y terminó a las 5:00 am, cuando el Tribunal 26° de Control del Área Metropolitana de Caracas le dictó la privativa de libertad junto con otros cinco hombres: Demian Martín, Luis Felipe Boada, Christian Holdack, Nelson Gil Palma y Ángel González.

Mañana se cumple el plazo máximo de 45 días para que la Fiscalía 2° con Competencia Nacional presente la acusación en su contra y el juzgado decida si ratifica la privativa de libertad o desestima el proceso judicial.

“Marco Aurelio logró hablar con sus abogados 10 minutos antes de que comenzara la audiencia”, afirmó su madre, Doris Morillo de Coello.

Sus pertenencias se quedaron en el Cicpc, en Parque Carabobo, para realizarle las experticias. Allí fue trasladado luego de ser detenido en las cercanías de Parque Carabobo. Y es allí donde su familia denuncia que fue víctima de tortura.

Del Cicpc fue trasladado al Sebin, pero su madre desconoce si fue interrogado por el cuerpo de inteligencia. “Por 12 horas lo tuvimos desaparecido. Hasta que su nombre apareció en una lista que indicaba el trasladado”. Logran verlo por primera vez la noche en que lo llevan al Palacio de Justicia, a donde llegó esposado y en compañía de otros 16 jóvenes.

“A 10 le otorgan medidas cautelares y 6 quedaron con privativa. Todos nos preguntamos por qué con estos 6 jóvenes se hace la distinción. Entre ellos no se conocían y en su expediente no figuraba ningún elemento de convicción para condenarlos”.

Se les imputaron los delitos de instigación a delinquir, agavillamiento, daños materiales e incendio. En estos 45 días la defensa tuvo acceso al expediente e incorporó las pruebas para demostrar su inocencia.

A los señalamientos que indican que su detención pudo ser la base para justificar la posterior aprehensión de Leopoldo López, Morillo de Coello respondió: “Mi hijo marchó pacíficamente, sin ningún llamado previo de alguna organización. No forma parte de ningún grupo estructurado salvo de los equipos de fútbol y tenis del colegio donde cursa quinto año de bachillerato”.

La detención de los jóvenes trastocó la dinámica familiar. Entre las familias han forjado lazos de solidaridad para llevarles a los detenidos, por ejemplo, las tres comidas diarias.

“Marco Aurelio y los otros cinco jóvenes sienten mucha incertidumbre. No entienden por qué los privaron de libertad. Claman por justicia y esperan que se les declare inocentes, como en efecto lo son”, agregó Morillo de Coello.

Desde que se les dictó la privativa permanecen recluidos en la sede de Polichacao. El 20 de marzo a Marco Aurelio finalmente le practicaron los exámenes forenses que solicitó la defensa y en una oportunidad fueron trasladados al Palacio de Justicia para ser entrevistados por la Dirección de Derechos Fundamentales.