• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

La larga lucha del “con mis hijos no te metas”

Estudiantes de primaria / Samuel Hurtado/El Nacional

Estudiantes de primaria / Samuel Hurtado/El Nacional

La resolución 058 no es un hecho aislado: desde 1999, mediante diferentes legislaciones y otros documentos oficiales, el Gobierno ha intentado 18 veces cambiar la concepción de la educación introduciendo en la escuela los preceptos del Poder Popular. La sociedad civil ha rechazado las intervenciones y ha ganado muchas batallas. Pero el Ejecutivo persiste en la idea

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Desde 1999, el Gobierno ha llevado el cántaro a la fuente una y otra vez, el mismo concepto repetido, fotocopiado: la escuela debe ser el centro del quehacer comunitario. El mes pasado, el tema vino empaquetado en la resolución 058 que crea la figura de los consejos educativos en las escuelas, órgano que sustituye en poder de decisión a las sociedades de padres y representantes. Algo similar a lo que sucedió con las asociaciones de vecinos, que fueron suplantadas por los consejos comunales.

El abogado Ricardo Antela, profesor de Derecho Constitucional de las universidades Metropolitana y Andrés Bello, ha estudiado todos los documentos emanados por el despacho educativo en los catorce años del mandato de Hugo Chávez y algo le queda claro: “El Gobierno ha tenido siempre la pretensión de incorporar en el seno de la comunidad educativa a diversos actores comunitarios en roles protagónicos de la gestión escolar”.

Destaca que el riesgo es que las escuelas sean convertidas en el primer eslabón del Poder Popular. “Bajo esta figura –afirma– deben ajustarse al marco legal del Poder Popular y ceñirse a sus fines, propósitos, objetivos y modos de organización, definidos clarísimamente en las siete leyes del Poder Popular: construir la sociedad socialista y promover la ética socialista”.

Nacarid Rodríguez, investigadora del doctorado en Educación de la Universidad Central de Venezuela, también asegura que la idea base de la resolución 058 ha estado presente en numerosos documentos y legislaciones. “El problema es que no se plantea que la comunidad ayude a la escuela para fortalecerla como institución que busca el logro de metas pedagógicas, sino que va a ser utilizada por la comunidad para otras acciones, dejando de tener como centro la formación de los niños”, señala. Este cambio de prioridades y funciones le preocupa porque considera que las escuelas venezolanas están muy debilitadas y esto disminuirá aún más su tarea formativa.

A Olga Ramos, experta en políticas públicas educativas y coordinadora del Observatorio Educativo de Venezuela, le inquieta que en la actual mezcla entre Estado, Gobierno y partido “se pretenda utilizar a la educación como el espacio para la formación de los futuros ‘militantes’ o partidarios”. Añade que el Plan de la Nación dejó de llamarse así para convertirse en un instrumento de empuje del “socialismo” y lo que el Gobierno denomina la “doctrina bolivariana” como modelo de país. “Es por eso que, cuando en las leyes, normas y programas educativos se hace referencia al Plan de la Nación, con el nombre que recibe actualmente, mi crítica es al contenido del plan”, dice. El riesgo para todos estos expertos es una educación al servicio del proyecto de país enmarcado en las leyes del Poder Popular, más que el que está consagrado en la Constitución.

La ministra de Educación, Maryann Hanson, no ha ocultado que ésa sea la intención. Ratificó a AVN el pasado 4 de noviembre que la resolución 058 fue elaborada como parte de la nueva concepción de Estado. “Esta resolución lo que hace es desarrollar el poder popular desde las escuelas y para eso le da un papel muy valioso a los consejos comunales, que tienen derecho constitucional a participar en este proceso”, dijo.

La diputada suplente del PSUV Xiomara Lucena (que fue directora de Comunidades Educativas del Ministerio de Educación) apoya la resolución: “Está acorde con el modelo político de este país, que es la democracia participativa y protagónica”.

Pero las críticas no se han hecho esperar. El presidente de la Fundación Arturo Uslar Pietri, Antonio Ecarri, afirma que, más allá de mejorar la calidad de la educación venezolana, la resolución hace que la escuela pública oficial sea cada vez más anárquica y burocrática. Por ello la considera “enemiga de la escuela popular”.

Ante la respuesta de la opinión pública sobre la medida, la ministra tuvo una primera reunión con la Red de Padres, Madres y Representantes y anunció su disposición a escuchar posiciones y modificarla. Sin embargo, la esencia que sustenta la 058 sigue vigente en otras leyes.