• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

En 3 preguntas Vladimir Aguilar

Miembro del Grupo de Trabajo de Asuntos Indígenas de la Universidad de Los Andes (ULA)

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

¿Tiene fundamento el señalamiento de la Fiscalía en cuanto a que los yukpas utilizan a sus hijos como escudos humano

No tiene ningún fundamento. La Fiscalía con esto demuestra su más profunda ignorancia en cuanto al significado de los derechos indígenas como derechos humanos fundamentales. La sanción de un supuesto tipificado como falta o delito en una norma de derecho penal nacional no puede ser aplicada sin más, y de manera automática a los pueblos indígenas. Los pueblos indígenas a nivel internacional y nacional son sujetos de derechos diferenciados, en consecuencia, de derechos especiales.

¿Cómo son las relaciones entre adultos y niños en la etnia yukpa?

El pueblo yukpa tiene un modo vida de carácter colectivo. La Constitución establece en su artículo 119 que el Estado venezolano garantiza y reconoce las formas de organización social de los pueblos indígenas del país, pues ello les permite mantener sus formas de vida. Formas de vida es aquí la frase clave del artículo mencionado. Los niños siempre andan a la par de los adultos, pues es el mecanismo más directo que existe en el mundo indígena para la transmisión de su cultura y valores, de conformidad con sus usos y costumbres.

¿Qué opina del uso de los tribunales de niños, niñas y adolescentes para cuestionar los modos de protestar de los yukpas?

Es una nueva aberración de la pretendida aplicabilidad del Derecho en nuestro país. Se deben compatibilizar dos jurisdicciones especiales: la de niños, niñas y adolescentes, y la indígena. El Derecho, en este caso indígena, es más amplio y prevalece sobre la jurisdicción. Frente a la demora del Estado en demarcar y titular territorios indígenas en el país se prefiere criminalizar la protesta indígena. Es la nueva modalidad que tiene el Estado venezolano de negar los derechos indígenas reconocidos en nuestra carta magna.