• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

La historia de fraudes en Amazonas

Foto: Archivo

Foto: Archivo

En 2000 se repitieron las elecciones de gobernadores en Amazonas, cuando Liborio Guarulla argumentó la compra de votos y el voto múltiple 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Todos los esfuerzos de los candidatos se dirigen a conseguir la mayor cantidad de votos, y cualquier maniobra es válida. Las denuncias de movilizaciones fraudulentas van de una acera a otra, de un partido a otro”.

Esa frase es de un reportaje escrito por el periodista Alfredo Meza sobre el estado Amazonas. Pero no, no habla de los comicios del pasado 6 de diciembre, se refiere a las elecciones de gobernadores del año 2000, cuando Bernabé Gutiérrez, de Acción Democrática, venció al actual mandatario regional, Liborio Guarulla.

Aquel proceso también fue impugnado por irregularidades como compra de votos, traslado de votantes y voto múltiple. Guarulla terminó ganando los comicios cuando se repitieron en cinco centros de votación y desde entonces ha sido gobernador del estado.

Sin embargo, pese a la similitud de las denuncias, los dos casos también tienen diferencias marcadas. Las principales se encuentran en las pruebas presentadas por los demandantes.

En aquella oportunidad los abogados de Guarulla identificaron los centros afectados y demostraron las inconsistencias: por ejemplo, hubo disparidad numérica entre el número de votos asignados en las actas y la cantidad de votantes. Como los centros afectados tenían más electores que la diferencia entre los dos candidatos, la votación se repitió.

15 años después, el recurso que introdujo el chavismo no especifica en qué mesas ocurrió la presunta compra de votos, de la cual ni siquiera existen pruebas fehacientes de que se terminó materializando.

Además, no se calcula el número de sufragios que pudieron ser afectados, por lo que es difícil concluir si influyeron en el resultado final, que en el caso del voto nominal fue por una diferencia de 2.124, en el lista por 2.201 y en el circuito de representación indígena (que incluye Apure) llegó a 28.510.

Pese a esto, voceros del chavismo han asegurado que las elecciones se repetirán. El caso más destacado fue el del presidente Nicolás Maduro, quien lo dijo el 15 de enero ante la Asamblea Nacional durante la presentación de su Memoria y Cuenta.

“No podemos actuar con conformismo y resignarnos a que se repitan los comicios. La ley es bien clara sobre el asunto y el TSJ todavía no ha dado un fallo. Lo que parece es que el presidente quería dar una orden ese día”, advierte Aníbal Sánchez, consultor político y miembro de la MUD.

Si se repitieran los comicios, la ley establece que se deben mantener las mismas condiciones que la primera vez.

Este elemento es muy importante en el caso del representante indígena de la Región Sur. El 6 de diciembre la MUD ganó esa circunscripción cómodamente con una ventaja de 11,3 puntos gracias a una división del chavismo, que presentó como candidatos a Argelio Pérez y Gregorio Mirabal. Si esa fricción fuera subsanada, lo que representaría un cambio en las condiciones, el oficialismo tuviese mayores oportunidades de revertir la votación que se dio en diciembre.

Además, Amazonas es un estado difícil en el que la movilización de votantes requiere de innumerables recursos debido a las grandes distancias y la geografía intrincada.

Casos

Los 7 circuitos en los que hay amenazas de repetición de las elecciones debido a las impugnaciones del chavismo no son pan comido para la MUD. En solo uno de ellos, el de Amazonas, tiene una tendencia histórica favorable.

En los restantes 6 circuitos la oposición tendía a perder por más de 10 puntos de diferencia hasta el pasado 6 de diciembre, fecha en el que la crisis económica le pasó factura a los candidatos del PSUV.

El reto más grande es el circuito 3 de Aragua, donde históricamente la oposición perdía por 20,9 puntos de diferencia y en los últimos comicios sorprendió con una victoria por apenas 82 votos.

Por su parte, las circunscripciones que fueron cuestionadas por la MUD son también históricamente chavistas, pero la crisis económica ha dado oportunidades a la oposición.

En la 3 de Guárico el oficialismo tendía a ganar por 23,9 puntos de diferencia hasta las últimas elecciones, mientras que en la 2 esa brecha subía a 32,3.

Las irregularidades previas

Las denuncias sobre el proceso electoral del 6 de diciembre no se limitaron al día de la votación. Antes de esa fecha se acumularon tantas acusaciones de abuso por parte del partido de gobierno que algunas ONG y expertos como Luis Salamanca llegaron a calificar el proceso como uno de los más injustos de las últimas décadas.

En el informe que preparan sobre los comicios, Transparencia Venezuela indica que antes del inicio de la campaña recibieron 242 denuncias sobre candidatos oficialistas utilizando recursos públicos en su beneficio. De igual forma, páginas web y cuentas de Twitter oficiales de organismos del Estado llamaron a votar por determinados aspirantes al Parlamento, asegura la ONG.

El presidente Nicolás Maduro estuvo en el centro de este abuso de poder. Desde que comenzó la campaña, el 13 de noviembre, hizo 25 actos en los que apoyó directamente a los candidatos de su partido en lugares específicos, la mayoría de ellos clave para el resultado final de la elección debido a que mostraban una votación histórica reñida, indican datos de El Nacional.

Por ejemplo, se dejó acompañar por postulados al entregar apartamentos de la Misión Vivienda y al inaugurar obras importantes. Esos eventos se concentraron en 18 circunscripciones distintas, pero la jugada les salió mal porque el chavismo terminó perdiendo en 14.

Los medios de comunicación del Estado también tuvieron un importante desbalance informativo durante su cobertura de la campaña, beneficiando de manera importante a los abanderados del PSUV.

Semanalmente, Transparencia Venezuela entregó al CNE un reporte con las denuncias de abuso que recibió, pero el Poder Electoral nunca dio respuesta.