• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

La escuela de los videojuegos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El programador de videojuegos uruguayo Gonzalo Frasca defiende en foros sobre innovación y tecnología la migración desde el paradigma de la “escuela-biblioteca” al de la “escuela-laboratorio”, es decir, menos memorización y más experimentación. Reivindica la virtud que tienen los juegos para lograr que los niños aprendan de sus propios errores sin sufrir mayor penalización que la de volver a empezar.

“Los videojuegos se explican a sí mismos, imponen retos y nos premian con el paso de un mundo a otro cuando tenemos un desempeño óptimo. En el caso de los juegos sociales que están disponibles en Internet, los chicos aprenden a negociar e intercambiar cosas, y se ven obligados a entender cómo piensa su contrincante para ganar. Es un recurso que puede humanizar un sistema educativo que no repara en las individualidades y burocratiza el aprendizaje”, explicó el catedrático en videojuegos en una conversación telefónica desde Montevideo.

Recomienda a los padres que en lugar de asociar la tecnología con una fuente de distracción para sus hijos, comiencen a preguntarse por qué los niños no se interesan por participar en las actividades escolares o en la interacción con sus familiares dentro de la casa.   

Frasca celebra que la última apuesta de Disney en aplicaciones para Ipad sea un libro sobre la historia de la animación que ofrece 750 ilustraciones interactivas y pequeñas simulaciones que permiten a los usuarios animar por sí mismos. “Ya no sólo tenemos libros que nos dan datos, sino que podemos experimentar y equivocarnos con ellos. Estas herramientas masifican el aprendizaje porque cualquier persona está en capacidad de usarlos”.

El desarrollador uruguayo aconseja aprovechar alternativas gratuitas como www.duolingo.com, una web diseñada por el programador guatemalteco Luis Von Ahn, creador del sistema de verificación Captcha, para estudiar idiomas en lecciones de tres minutos que permiten escuchar, leer, y hablar, y que presentan las respuestas correctas apenas se culminan los ejercicios. “La inserción de las tecnologías en los sistemas educativos de países en desarrollo como los latinoamericanos no tiene por qué ser costosa. Sólo se requiere voluntad política para poner esos recursos al servicio de todos los ciudadanos”, sostuvo Frasca.

Frente al riesgo de que la simulación de choques violentos que abundan en algunos juegos de video promueva conductas agresivas en los usuarios, Frasca exige a los padres que tomen la consola con sus propias manos y ayuden a sus hijos a discriminar entre la adrenalina asociada al juego y los riesgos que implicaría ensayar en la realidad las tácticas que emplean los personajes de los videojuegos para vencer a sus enemigos. “Los padres no pueden pretender que la escuela y la tecnología hagan de niñera. Es necesario que se interesen por las cosas que sí logran despertar la motivación de los niños”, insistió.