• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

En enero, lo más pronto posible

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La Gaceta Constituyente o Diario de Debates es el registro más detallado y fidedigno de las discusiones de la Asamblea Nacional Constituyente sobre cada una de las normas que integran la Constitución de 1999. Incluso, se le considera fuente de interpretación de la carta magna.

La fecha de la toma de posesión fue inicialmente regulada en el artículo 258, el cual indica: “El candidato electo tomará posesión del cargo de Presidente de la República el dos de enero del año cuando comienza su período constitucional, mediante juramento ante la Asamblea Nacional. Si por cualquier motivo sobrevenido el Presidente de la República no pudiese tomar posesión ante la Asamblea Nacional, lo hará ante el Tribunal Supremo de Justicia”.

El artículo, aprobado sin objeción alguna, hace referencia al 2 de enero y no al 10 de enero, como quedó finalmente consagrado en el artículo 231 del texto fundamental vigente.

¿Qué ocurrió en el ínterin? ¿Cómo se explica la modificación de la fecha? Ricardo Combellas, que presidió la Comisión de la Asamblea Nacional Constituyente que redactó las normas relacionadas con el Poder Ejecutivo, no recuerda con exactitud qué fue lo que pasó hace 13 años. “Lo que sí puedo asegurar es que no hubo mayor discusión sobre el asunto y las consideraciones que se hicieron para escoger el 10 de enero como fecha de la toma de posesión del presidente electo fueron de puro sentido común. Se pensó en la fecha más próxima al 1° de enero, pero que garantizara la presencia en Caracas de los diputados procedentes del interior del país”.

Sobre las faltas absolutas del Presidente de la República (en el Diario de Debates reguladas en el artículo 260), el constituyente William Lara pidió que se precisara si se requería mayoría calificada de la Asamblea Nacional para aprobar el informe de la junta médica designada por el Tribunal Supremo de Justicia que certificará la incapacidad física o mental permanente del jefe del Estado.

Luis Miquilena le respondió: “Ahí se dice por mayoría simple. Si usted quiere hacer una proposición distinta, de todas maneras que se ponga ‘por mayoría simple’. Con la corrección se va a aprobar. Aprobado”. Pero, al final no se incorporó el detalle.

“Si una falta temporal se prolonga por más de noventa días consecutivos, la Asamblea Nacional decidirá por mayoría de sus miembros si debe considerarse que hay falta absoluta”, reza el artículo 261 en el Diario de Debates. En la Constitución definitivamente aprobada en referéndum se incorporó una prórroga de 90 días.

En la Asamblea Nacional Constituyente se planteó que las faltas temporales del presidente electo antes de su toma de posesión serían suplidas por el presidente del Parlamento, precisamente, el supuesto más cercano a la situación actual derivada de la convalecencia del presidente Hugo Chávez. Sin embargo, la norma fue eliminada a solicitud del constituyente Claudio Fermín, quien argumentó: “el presidente electo no forma parte de la estructura de decisiones de la República, no tiene ninguna decisión que tomar, sino a un futuro inmediato”.

 

Falta temporal, un hecho. El constituyente Allan Brewer Carías considera que la Asamblea Nacional no tiene competencia para “declarar” que hay falta temporal del Presidente.

“La falta temporal es una situación de hecho, que se produce entre otros factores por la ausencia del Presidente del territorio nacional. En la situación actual, desde el 9 diciembre, cuando el Presidente salió para Cuba con autorización de la Asamblea, se produjo una falta temporal que se suple automáticamente por el vicepresidente sin que nadie la tenga que declarar”.

El jurista agregó que “estando el Presidente fuera del país, el que ejerce la Presidencia en Venezuela por mandato constitucional es el vicepresidente. No tiene ningún sentido ni fundamento constitucional el tardíamente anunciado Decreto presidencial del 9 de diciembre de 2012, de delegación de funciones al vicepresidente. Este ejerce de pleno derecho las funciones del Presidente cuando suple su falta temporal, por lo que delegarle además funciones es innecesario y redundante”.

Brewer Carías recordó que el artículo 234 de la Constitución indica que las faltas temporales del Presidente de la República serán suplidas por el vicepresidente ejecutivo hasta por noventa días, prorrogables por decisión de la Asamblea Nacional hasta por noventa días más. “En todo caso, si una falta temporal se prolonga por más de noventa días consecutivos, la Asamblea Nacional debe decidir por mayoría de sus integrantes si debe considerarse que hay falta absoluta”, precisó.

Las otras causales establecidas en el artículo 233 de la Constitución para declarar falta absoluta del Presidente y celebrar elecciones en los 30 días siguientes son: su muerte, su renuncia, su destitución decretada por sentencia del Tribunal Supremo de Justicia, su incapacidad física o mental permanente certificada por una junta médica designada por el Tribunal Supremo de Justicia y con aprobación de la Asamblea Nacional, el abandono del cargo, declarado como tal por la Asamblea Nacional, así como la revocación popular de su mandato.

La carta magna indica que mientras se realizan los nuevos comicios le corresponde al presidente de la Asamblea Nacional cubrir la vacante del Presidente.