• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

“Esta emigración es como la de la Independencia”

María Elena González Deluca - Historiadora | Foto Raúl Romero

María Elena González Deluca - Historiadora | Foto Raúl Romero

María Elena González Deluca | Historiadora

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

—¿Juzga tarde la historia?

 —No juzga. No es tribunal. Analiza, explica y trata de hacer comprender.

 —¿Lo incomprensible de Venezuela?

 —No hay una explicación… Oportunidades desperdiciadas, aun con el chorro petrolero y tantas cabezas claras.

 —¿La utilidad de la historia?

 —Hace entender que el presente que vivimos tiene raíces.

 —¿Ha aprendido de su historia el venezolano?

 —La mayoría no la conoce bien.

 —Napoleón Bonaparte decía que “quien no conoce la historia está condenado a repetirla”.

 —Y si se repite por segunda vez es como farsa.

 —¿Se repite en este país?

 —Nunca. Ni los actores ni las coyunturas. Hay ciertos paralelismos.

 —¿Entre “la planta insolente del extranjero” de 1902 y la amenaza imperial de hoy?

 —Salvo por el ruido para desviar la atención, no hay amenaza de invasión armada, sino de más inseguridad, escasez y pobreza… Se quedarán con los crespos hechos.

 —Y si no, ¿tomaría el fusil?

 —¡Nunca!.. Sigo disparando con la lengua.

 —De mujer a mujer, ¿un mensaje a las jefes de los poderes?

 —Que respondan con menos rabia revolucionaria a las necesidades. Que lo hagan con más alma, corazón y competencia.

 —De mujer a hombre, ¿otro a Maduro?

 —¡Uy! ¿Será una segunda versión del ¿por qué no te callas? No ha habido en nuestra historia presidente más ramplón.

 —¿La injusticia histórica?

 —La historia no es justa ni injusta. Es lo que la sociedad hace.

 —¿Una revolución bonita?

 —La industrial.

 —Nacida en Argentina y nacionalizada venezolana hace más de 40 años, ¿lo hubiese hecho de saber lo que venía?

 —(Carcajadas) Venía de un desastre hacia un país que lo fue muchas décadas después.

 —¿Una emigración como la actual?

 —Tal vez, durante la Independencia.

—¿Un paralelismo entre Argentina y Venezuela?

 —La corrupción y el mangoneo de las carencias de la población.

 —¿Entre Evita y Cristina?

 —Nunca segundas partes fueron buenas.

 —¿La historia de los derechos humanos en el país?

 —En una etapa muy oscura, sobre todo por lo que se desconoce.

 —¿El relato del puntofijismo?

 —Ha sido injustamente tratado. Se descuidó el contenido de la educación a partir de los años setenta; no dio buenas respuestas al cambio social.

 —¿De cuál siglo es el socialismo del siglo XXI?

 —Las estafas históricas no corresponden a un tiempo determinado.

 —¿El error de Bolívar?

 —Tal vez en ocasiones su ego lo controló demasiado.

 —¿El pecado de Páez?

 —No creo en “pecados”, pero siendo él de origen guerrero se comportó como un civil.

 —Todo un ejemplo para la FANB…

 —De la FANB no se puede esperar nada.

 —¿Una historia de historieta?

 —Los ejercicios militares del mes pasado. Fue grotesco. Parecía Radio Rochela. Me provocó una risa triste. Los mecates en los misiles son todo un retrato de lo que es este gobierno.

 —Master of Science en Historia Económica, ¿existe la guerra económica?

 —Existe la guerra del gobierno contra el pueblo. Y yo, como todos, soy pueblo.

 —¿La mejor época?

 —Está por venir. Aún no hay una buena historia del café, el cacao y el petróleo.

 —Luego de 50 años de docencia, califique al soberano en Historia.

 —Diríamos que cumple con los objetivos cuando se lo propone.

 —¿Un modelo para la MUD?

 —Debe construirse con energía, osadía, inteligencia y pragmatismo.

 —¿La quimera sempiterna?

 —La permanente búsqueda de equilibrio entre el Estado y la sociedad.

 —¿La historia excluida de los textos escolares oficialistas?

 —La historia tiene muchas páginas. si le quitas una aparece otra.

 —¿En cuál página va este cuento?

 —En la de las aventuras perversas que inventan revoluciones para disfrazar afanes de poder.

 —¿Un prejuicio histórico?

 —Creernos con menos capacidades de las que tenemos.

 —¿Es el historiador un profeta?

 —Sí, y muy mal profeta (risas).

 —¿El destino necesario?

 —Que, definitivamente, se prendan las mejores luces.

 —¿Un gobierno mejor que el anterior?

 —Los de los años cuarenta y sesenta, que abrieron la democracia después de Gómez y Pérez Jiménez. Siempre habrá algo peor.

 —¿Caudillos en el siglo XXI?

 —¿Entramos en el siglo XXI?

 —¿Quién se equivoca más: el soberano elector o el gobierno electo?

 —Los pueblos se “equivocan” cuando eligen con las vísceras y buscan mediante el voto castigo y falsas soluciones.

 —¿La locura histórica?

 —Pensar que desde el poder político se puede crear un hombre nuevo.

 —¿Un mito desmitificable?

 —La revolución latinoamericana.

 —¿El detonante que llevó a este llegadero?

 —En los noventa, haber tenido notables poco notables.

 —¿La culpa histórica de la oposición?

 —Tal vez ha habido un aprendizaje lento y duro, con pocos resultados ante las demandas. Si le cierran las puertas, debe entrar por las ventanas.

 —¿Se pasará la página del revanchismo?

 —¡Ay! El revanchismo siempre estará allí. Es incontrolable como la corrupción.

 —¿Qué pasaría en Venezuela si la población tomase un curso intensivo de su historia?

 —Depende de los maestros, pero de los maestros inteligentes que ayuden a hacer la lectura correcta y no a creer en fábulas.