• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

Un deterioro anunciado

Desde 2011, la Contraloría ha alertado sobre deficiencias en el hospital de niños que podrían ser subsanadas con mayor planificación. En este y otros centros, ha habido deficiencias en la contratación de obras

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Todo el mundo sabe que los equipos van a fallar, pero se hace poco por evitarlo. Todos conocen que los quirófanos están cerrados, pero no se termina de generar un remedio eficaz. Los problemas del hospital de niños José Manuel de los Ríos son de vieja data y bien conocidos por el Estado y los pacientes. Sin embargo, ese hecho no se traduce en soluciones reales para el buen funcionamiento del centro de salud. Año a año termina presentando fallas casi idénticas, aunque las causas de los males son diferentes.

En 2013 se inauguraron 7 quirófanos que habían estado parados 5 años por remodelaciones. De esos, hoy sólo trabajan 2, denuncia un informe sobre el hospital elaborado por Cecodap, la Fundación Luzy Vida y la Red para los Derechos Humanos de los niños y adolescentes. El saldo final es casi igual al de 2011, cuando la Contraloría General de la República publicó un informe en el que se decía que 8 de los 10 quirófanos permanecían cerrados. La situación genera víctimas: la Sociedad Médica estima que 5.000 pacientes esperan por cirugías diferentes.

En el tiempo transcurrido entre las dos denuncias, el centro de salud ha transitado un camino rocambolesco. En 2012, la Contraloría publicó otro informe en el que se indicó que el JM de los Ríos fue afectado por violaciones de normas en la contratación de empresas para la realización de obras de infraestructura y equipamiento. El asunto causó retraso en la remodelación de los quirófanos.

Una vez listos estos espacios, hubo que hacer mayores inversiones debido a problemas con el aire acondicionado de esas áreas y la falta de servicio técnico para los equipos de anestesia. Esos dos problemas quedaron solucionados en 2013, según la Memoria y Cuenta del ministerio de Salud, que indica que la llamada “micromisión hospitalaria” invirtió 15.956.074 de bolívares en el centro asistencial.

Pese a eso, hoy la mayor parte de los quirófanos vuelven a estar detenidos. La razón esgrimida en el informe de Cecodap: no hay anestesiólogos suficientes para que se   puedan realizar las operaciones.

Situaciones similares se repiten en otros sectores del hospital. El año pasado, el ministerio asegura que invirtió en acomodar el aire acondicionado en el área de tomografía. Los médicos y pacientes, sin embargo, denuncian que este servicio sigue parado. Las fallas en los equipos se presentan ahora como la causa.

Los tomógrafos no son los únicos que tienen problemas. El informe de Cecodap cita una declaración del viceministerio de Redes de Servicio de Salud según la cual había 40 equipos inoperativos que requerían reparación o sustitución en 2012.

Faltan manuales
En su informe de 2011, la Contraloría ya abordó el tema del deterioro de los dispositivos médicos. En aquella ocasión, alertó que en el hospital no se realizaba la programación anual del mantenimiento de los equipos ni de sus instalaciones y tampoco existía la mano de obra calificada para reparar las fallas que presentaran.

A la luz de la situación actual, poco se ha hecho para resolver el asunto. Cecodap asegura que las deficiencias en los equipos se deben  a que “no se contempla mantenimiento preventivo ni correctivo”.La falta de planificación golpea también otras áreas. “No cuenta con manuales de normas y procedimientos relacionados con los bienes y la infraestructura, la estructura organizativa, manual de organización, reglamento interno y los estatutos sociales no han sido organizados”, escribió la Contraloría en 2011.

Para ese año, parte del saldo dejado por esas carencias fue el siguiente: deficiencias en el manejo de desechos hospitalarios, falta de inventario de aparatos, subutilización de equipos que podían ser llevados a otros centros y retraso en obras.

Los documentos de la Contraloría muestran que la situación del hospital de niños se repite en otros centros de salud del país. Tras revisar más de 100 contrataciones públicas de 8 centros asistenciales incluidos en la Red Barrio Adentro III, se concluyó que hay “debilidades e improvisaciones” en los procedimientos seguidos, lo que genera retrasos e incumplimiento de metas. Aparte del JM de los Ríos, fueron afectados la Maternidad Concepción Palacios, el José María Vargas, el Universitario de Caracas, el Centra de Maracay, el de San Tomé, el hospital general del Oeste y el Militar.