• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

“El cerco a la información se tragó a sus promotores”

Marcelino Bisbal, profesor universitario / Archivo El Nacional

Marcelino Bisbal, profesor universitario / Archivo El Nacional

El personaje de la entrevista ping pong de esta semana fue Marcelino Bisbal, comunicólogo y profesor universitario

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

—¿Defiende el lector a sus medios?

—¡Claro que sí! Y cuando los adquiere alguien del gobierno o un enchufado los defiende no comprándolos, no escuchándolos y no viéndolos.

—¿Y los medios al lector?

—Los que son críticos y hacen buen periodismo, sí. Los otros no.

—¿Quién podrá defenderlos?

—La sociedad cuando tome conciencia de todo lo que está ocurriendo.

—¿El lector ideal?

—El que es fiel a querer estar bien informado y no es complaciente ni con la información ni con el medio.

—¿Ha perdido interés el lector por la libertad de expresión?

—Todo lo contrario. En este tiempo ha aprendido que sin libertad de expresión no hay posibilidad de ejercer los otros derechos.

—¿Y los periodistas?

—Ahora la valoran más que antes. En eso se les va la vida y su ética profesional.

—¿El doble filo de los medios oficialistas?

—La manipulación y la mentira descaradas en el manejo de la información y de la opinión.

—¿El de los medios independientes?

—El que la política los fanatice para no hacer un buen periodismo.

—¿El receptor frustrado?

—Cuando siente que se debilita el poder contar con buena información.

—¿La investigación viciada?

—La que persigue un fin por aquello de que el fin justifica los medios.

—Un país sin investigaciones...

—Una sociedad que va a tientas.

—Y sin medios libres...

—Oscuridad total.

—Si el medio es el mensaje, ¿por qué la audiencia del vasto continente oficialista no llega a 5%?

—Porque ya nadie se cala las mismas mentiras y la burda manipulación. Importan también los contenidos y estos, en los medios oficiales, son de tan mala calidad que ni los chavistas se los calan, no los soportan.

—¿El sensacionalismo más notorio?

—No hay duda: el gobierno de los magnicidios.

—¿El tiempo real de comunicación en una cadena de tres horas?

—Cinco minutos bastarían para decir lo que quiere decir.

—¿Una sugerencia para las comunicaciones de la MUD?

—Los políticos personalistas que dicen estar en la MUD deben entender que la unidad es la fuerza.

—¿Requieren los medios privados cierta dosis de regulación?

—¿Más?

—¿Qué es la verdad periodística?

—El hecho y mi visión como periodista a la hora de cubrirlo.

—¿La verdad de Conatel?

—La censura que está imponiendo en el mundo de las telecomunicaciones y en Internet.

—¿Qué pasó con el "noticiero de la verdad" programado por el gobierno en 2013?

—Pura paja y de la mala. No fue comestible.

—¿Terminará cercando a sus promotores el cerco a la información?

—Ya los cercó y se los está tragando.

—¿Cómo se cerca el cerco?

—No siendo complacientes con la mentira. Asumir el riesgo de decir la verdad sobre la corrupción a mansalva del gobierno, por ejemplo. El que censura quiere que se bajen los pantalones. Eso no sucederá. Hoy los medios lo están haciendo mejor que en 2002.

—¿Previene a sus alumnos de la realidad del ejercicio del periodismo?

—¡Claro que sí! Es mi obligación como docente e investigador.

—¿Qué le falta a la UCAB que le sobra a la UCV?

—Más democracia.

—¿Y viceversa?

—Más orden y responsabilidad.

—¿La incomunicación de la comunicación?

—Maduro cuando dice soldados y soldadas. O cuando habla y habla y habla de lo que no sabe, que es mucho.

—Si la propaganda no logra ocultar la realidad, ¿a qué recurrirá el gobierno?

—A reprimirnos.

—¿Cómo sobrevive durante 40 años la revista Comunicación que usted dirige?

—Por la voluntad de su equipo de redacción y la generosidad de la Compañía de Jesús.

—¿Quién investiga a los medios oficialistas?

—Nosotros desde la revista y otros desde la academia.

—¿Intervendrá el gobierno las investigaciones de la comunicación?

—No llegará a tiempo.

—¿Prevé un Granma?

—Si me atengo a los diputados del PSUV creo que sí. Ellos lo pidieron una vez.

—¿La elocuencia del silencio revolucionario?

—Como los únicos que hablan son los que están en la cúpula del poder, el resto está silenciado. Pero cuando hable ese resto niquisiera estarán frente a ellos. ¿Qué dirán? Imagínatelo.

—¿El ícono anacrónico?

—El corazoncito que dice "hecho en socialismo".

—¿El destino de los medios comunitarios y alternativos?

—Sin el presupuesto de la nación, pura chatarra. Al menos los que han surgido como oficialistas o paragubernamentales.

—¿El periodista que más informa hablando menos?

—Lamentablemente se nos fue a destiempo: Simón Alberto Consalvi.

—¿El lector exigente?

—El que se interesa por lo que pasa y busca información.

—¿El despreocupado?

—El que no se irrita con lo que pasa.

—¿El desconfiado?

—El que dice que tiene que ver para creer.

—¿Pasará a la historia el control mediático?

—Cuando desaparezca este gobierno, no hay otra.

—¿Qué pasaría en Venezuela si los investigadores se convirtiesen en investigados?

—¿Es que crees que no estamos siendo investigados?

jolguerr@gmail.com