• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

Los cambios resaltantes de la transformación del Saime

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El plan para la transformación de la antigua Onidex en Saime, denominado Proyecto Identidad, tuvo como objetivo general rediseñar los procesos de emisión de documentos para armonizarlos con las nuevas tecnologías. El contrato otorgado a la empresa cubana Albet para diseñar el organismo –según el texto del proyecto– abarcó desde la proyección de las líneas estratégicas hasta el reglamento interno. He aquí los puntos clave del texto.

*El proyecto definió 41 servicios que el Saime prestaría a la ciudadanía. Estos comprendían la solicitud de documentos y las diligencias derivadas. También planteó el costo de esos servicios para que el organismo pudiera modelar un presupuesto de gastos e ingresos. Se redujo el número de cargos descritos para el organismo de 144 a 91 y se anexaron los perfiles de cada uno de ellos.

*La centralización de la información y las bases de datos fue otra de las propuestas. De acuerdo con los técnicos cubanos, la capacidad del sistema de identificación se cuadruplicaría y se garantizaría la seguridad de sus operaciones. También se calculó que en sus primeros tres años, el Saime podría cubrir hasta 81% de sus gastos si se acogía a la figura jurídica de un servicio autónomo.

*La campaña comunicacional para mejorar la reputación del organismo también fue considerada. Incluso la interacción con los usuarios –como la que despliega el Saime en las redes sociales– fue planificada entonces. “Permitir la participación ciudadana en la mejora continua de los procesos y elevación del nivel de satisfacción”, se lee entre los objetivos del plan.

*Otras de las metas específicas trazadas para la institución naciente incluía la cedulación de 10 millones de personas, entre ellos 1,4 millones de cedulados originales. También se proyectó inscribir a 3 millones de personas en el Registro Electoral y garantizar una cédula por cada ciudadano para apuntalar, entre otros, el principio electoral de "Un Ciudadano-Un Voto”, sobre cuyo cumplimiento en las últimas elecciones presidenciales surgieron dudas y cuestionamientos.