• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

“Si se calcula el poder adquisitivo del bolívar, la inflación es peor”

Aunque el incremento de precios no alcanza los niveles de los países que experimentaron hiperinflación, para economistas como Alexander Guerrero la abrupta caída del valor de la moneda es un indicador más cercano a la situación venezolana

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El economista Alexander Guerrero piensa que Venezuela ya está en una hiperinflación. Para concluirlo no se basa en el índice de precios, lo hace calculando el poder adquisitivo del bolívar: “La inflación es un proceso continuo de pérdida del poder adquisitivo de la moneda. Si se calcula por el precio del dólar paralelo, en lo que va de año a aumentado 412%”.

La subida de precios de acuerdo con ese índice ya se está dando en una economía esencialmente importadora. Ocurre en sectores que están indexados al dólar paralelo, como el automotor, electrodomésticos, vivienda, incluso algunos servicios profesionales.

Una bomba de agua importada para un carro que costaba 3.000 bolívares vale 15.000 bolívares pocos días después cuando la tienda repone la mercancía vendida. En productos como ese la hiperinflación parece ser ya una realidad.

Sin embargo, el economista Asdrúbal Oliveros advierte que esta situación hay que analizarla con cuidado: “La hiperinflación es un avance desordenado de todos los precios y se refiere a una situación generalizada. Es una especie de metástasis en la economía. Dividirla por sectores no tiene mucho sentido”

Pero Guerrero mantiene su teoría de que el país está inmerso en este mal.

Además de calcular la inflación según la depreciación del tipo de cambio, asegura que hay que analizar la situación fijándose en los factores que provoca el fenómeno: “Pérdida del poder adquisitivo y aumento de la pobreza”

El economista detalla que esto trae algunas consecuencias específicas, como incrementos salariales recurrentes y el “envilecimiento de la moneda”, pues la gente busca comprar divisas o bienes perdurables para resguardar su poder adquisitivo.

Esto empezó a pasar en Venezuela y son síntomas comunes de una economía hiperinflacionaria, aunque en esos casos la tendencia fue mucho más acentuada.

Por ejemplo, Daniel Heymann, economista argentino, asegura que en su país llegó a haber casos informales de revisión de salarios en plazos menores a un mes, desaparecieron los créditos e incluso se tenían que acordar indemnizaciones entre empresas cuando se hacía un pago por cheque y éste tardaba más de dos días en hacerse efectivo.

En Venezuela el salario mínimo aumentará al menos tres veces este año, eso se traduce en una subida cada cuatro meses. Por su parte, los bancos siguen dando créditos.

“La gente en Argentina se intentaba desprender del dinero lo más rápido posible, para lo cual intentaban comprar moneda extranjera. También se buscaba comprar bienes, pero algunas tiendas no querían vender porque no sabían si podrían reponer la mercancía. Hubo comercios que no abrían y colgaban en sus puertas un cartel que decía ‘cerrado por falta de precios’”, resalta Heymann.

 

Otra visión. Steve Hanke, profesor de la Universidad Johns Hopkins, no está de acuerdo con Guerrero y piensa que intentar cambiar los conceptos básicos de hiperinflación es un error. “Tratar de hacer esto es el equivalente de cambiar el largo de una cinta métrica. El que intente hacerlo no podrá”, afirma.

Sin embargo, el economista venezolano piensa que calcular si hay hiperinflación basados en si se llega o no al 50% mensual tampoco es correcto. “Phillip Cagan aclaró en su tiempo que utilizaba ese porcentaje como algo operativo. Eso está en la primera página de su artículo de 1956 en una nota al pie. El centro de ese trabajo era demostrar que la hiperinflación es un fenómeno monetario”, argumenta el economista.

Otros especialistas se han plegado a la teoría de Guerrero o posiciones similares. Uno de ellos es Alejandro Grisanti, jefe de investigación para América Latina de Barclays Capital. “Dado que hoy por hoy somos el único país en el mundo con una inflación de tres dígitos deberíamos considerar que estamos en hiperinflación”, reseñó en una entrevista reciente publicada en el portal  elestimulo.com.