• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

Vientos nuevos desde el Sur

Después de más de una década de gobiernos “kirchneristas”, Mauricio Macri fue elegido presidente de Argentina / Foto: Archivo

Después de más de una década de gobiernos “kirchneristas”, Mauricio Macri fue elegido presidente de Argentina / Foto: Archivo

El presidente de Diálogo Interamericano, Michael Shifter, hace un análisis sobre el panorama en la región tras la normalización de las relaciones entre Estados Unidos y Cuba y las elecciones de Argentina y Venezuela 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La encuesta de GDA a líderes de opinión muestra que 2015 ha marcado una nueva etapa para el continente americano, e ilustra los temas que serán centrales en el año que comienza. Fue un año de avances en la resolución de conflictos históricos y de cambio político en muchos países, que deberán consolidarse en 2016.

El primer indicio de estos nuevos tiempos fue la normalización diplomática entre los Estados Unidos y Cuba tras más de 50 años. Ambos países aún tienen obstáculos que superar, especialmente el embargo comercial y la situación de los derechos humanos en la isla. Es improbable que el próximo presidente revierta la nueva política hacia Cuba, pero el desafío será aprovecharla para generar una agenda constructiva entre Estados Unidos y toda América Latina.

Para este acercamiento fue clave el rol del Personaje del Año, el Papa Francisco. El primer pontífice de la región es una poderosa voz a favor del diálogo, el entendimiento, y la protección de los más débiles. Por su carisma, compasión y humildad, Francisco se ha convertido en un símbolo moral no solamente para América Latina, sino en todo el mundo.

Al visitar Cuba y Estados Unidos, rodeado de muestras de afecto y emoción, Francisco envió un fuerte mensaje de conciliación. Sin dudas, su viaje a México en febrero  de 2016 será una nueva oportunidad para estar en contacto con Latinoamérica y continuar su prédica contra la pobreza y el cambio climático. Él es, sobre todo, un constructor de puentes, que en pocos años de pontificado ha tenido una impronta global.

Otro largo conflicto que parece estar llegando a su fin es el colombiano. Tras más de tres años de negociaciones en La Habana, es inminente un acuerdo de paz entre el gobierno de Juan Manuel Santos y las FARC, que terminará el conflicto más prolongado en el hemisferio occidental. Salvo imprevistos, 2016 será el año en el que Colombia alcance por fin la paz después de 5 décadas de guerra.  La implementación de los acuerdos, sin embargo, será larga y dificultosa. Tomará mucho tiempo reconstruir al país tras tantos años de conflicto. 

Este año, además, los ciudadanos del continente han usado las urnas y las calles para demostrar su voluntad de cambio. Detrás de estos cambios no hay un viraje ideológico, sino más bien el reclamo por una economía más dinámica e instituciones democráticas más sólidas. La desaceleración económica y los casos de corrupción han marcado en varios países el inicio de nuevos ciclos políticos, tras un largo período de relativa estabilidad.

En Argentina, los votantes decidieron el final de más de una década de gobiernos “kirchneristas” en un contexto de polarización política y estancamiento económico. El nuevo gobierno de Mauricio Macri no tendrá la tradicional “luna de miel”.  Tendrá que probar que es capaz de producir un cambio político y al mismo tiempo encauzar la economía. En Brasil, la presidenta Rousseff está asediada por escándalos y una fuerte crisis económica, que continuarán en 2016.

El caso más significativo ha sido Venezuela. Pocas veces se ha visto en la región un caso tan profundo de degradación social, política y económica. Por primera vez en 17 años, los venezolanos le han dado la espalda a la revolución chavista, y las fuerzas de oposición han conseguido una resonante victoria en las elecciones parlamentarias. Leopoldo Lopez, símbolo de los presos políticos y personaje latinoamericano en 2015, sin dudas se convertirá en el líder de la oposición en una Venezuela que se acerca peligrosamente al choque de poderes y aún más división.

Finalmente, en Estados Unidos también habrá un cambio político en 2016, tras las elecciones de noviembre. Luego de ocho años, la esperanza que generó la elección de Barack Obama fue reemplazada por ansiedad y enojo, como lo demuestra el auge de alternativas populistas y xenófobas. Esta es una tendencia preocupante, que se ha instalado en la realidad política del país. Sin embargo, los sondeos indican que esa tendencia no prevalecerá en las elecciones.   Esperamos que así sea.