• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

Tamara Adrián: La primera diputada transgénero

Adrián espera que la Asamblea que comienza sea la del diálogo

Adrián espera que la Asamblea que comienza sea la del diálogo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En 2009 Tamara Adrián se acercó a Voluntad Popular para pedir ayuda con la que ha sido su causa por años, en la que ha litigado y ha hecho activismo: los derechos humanos de las personas sexodiversas, entre ellos el derecho de poder cambiar su nombre y género en documentos de identidad, una garantía que el Estado le ha negado desde que hizo su reasignación sexual en 2002 y dejó de ser Tomás Adrián.

No pensaba ser parte del partido que recién se creaba, pero sí buscaba incorporar esta lucha en su plataforma política. “Tuve una conversación con Leopoldo López cuando se estaba fundando el partido. Él me dijo que en vez de pedir ayuda a los políticos cada vez que quería lograr algo en materia de derechos humanos me convirtiera yo en ese político, en esa cadena de transmisión para lograr las cosas”. Así llegó al partido, donde ha formado a la dirigencia en temas de sexodiversidad durante los congresos ideológicos de VP, y también a la Asamblea Nacional al resultar electa como diputada suplente de Tomás Guanipa en Caracas. Su triunfo tiene otro detrás: es la primera parlamentaria transgénero de América y lo es en un hemiciclo en donde los debates muchas veces han terminado en alharaca sexista y ofensiva.

“Nunca había formado parte de un partido político, pero creo que para lograr las reivindicaciones que buscamos era necesario, porque hay dos vías para lograrlas: modificaciones legislativas o con actuación judicial, y la segunda vía está cerrada, porque el poder judicial está tomado por el gobierno”. Como ciudadana y activista ya lo había intentado con la propuesta de matrimonio igualitario, que dos veces rechazó el Parlamento saliente y que volverá a proponer en esta legislatura. También, en 2010, presentó sus credenciales para optar a un cargo de magistrada del TSJ. “Lo hice para demostrar que no se elegía a los mejores y que en mi caso privó el prejuicio o mi afiliación política”.

Más allá del activismo Lgbti, Adrián asegura que tienen la posibilidad de aportar, por su oficio centrado en el derecho económico y comercial –materias de las que es docente en las universidades Metropolitana y Central de Venezuela– en la resolución de la crisis económica del país, el principal problema que aqueja a los venezolanos. “Dentro de la Unidad reconocen mi labor en el ámbito del derecho y la economía, en el ámbito de los derechos Lgbti. Creo que estoy en la posición de convencer a mucha gente”.

Su participación dependerá, por su condición de suplente, de las ausencias de Guanipa a las sesiones. “Hay muchos temas en los que yo puedo defender mejor una posición unitaria que Tomás Guanipa y él lo hará en otras áreas mejor que yo. Creo que hay ver quiénes entre suplentes y diputados pueden desempeñarse mejor en algunos debates”.

Adrián espera que la Asamblea que comienza sea la del diálogo. “Pero soy realista y creo que va a ser de confrontación. El talante democrático del PSUV está por verse, pues nunca ha tenido oportunidad de ser oposición, y su actitud revanchista es inadmisible en una democracia. Nadie quiere que desaparezca un partido, pero veremos si ese partido quiere sobrevivir”.