• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

"Seguramente mi hijo quería detener la fuga"

El padre y el hermano mayor de Reneduar Jiménez creen que el trabajador se arriesgó en un intento de evitar la explosión

El padre y el hermano mayor de Reneduar Jiménez creen que el trabajador se arriesgó en un intento de evitar la explosión

Reneduar Jiménez, operador de la refinería, intentó cerrar una válvula, según versiones de sus compañeros

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

os operadores de recibo y suministro de Pdvsa se encargan de manejar las válvulas mediante las que se controla el llenado de los tanques de cisternas y buques petroleros, nivelan flujos y monitorean lo que los trabajadores del ramo conocen coloquialmente como "el movimiento de petróleo". 

"No son trabajos peligrosos, dependen de un sistema", afirma William Jiménez cuando explica las labores que efectuaba su hijo Reneduar en la empresa estatal. El joven, de 29 años de edad ­próximo a graduarse de ingeniero petrolero en la Unefa y padre de una niña de dos años­, fue uno de los fallecidos por las quemaduras que sufrió en la explosión de la refinería de Amuay. 

Las versiones de algunos compañeros de trabajo indican que Jiménez murió mientras trataba de cumplir la orden de cerrar una válvula junto a un compañero. "Seguramente mi hijo quería detener la fuga y evitar esta desgracia", concede el padre. 

La familia sabe de la industria: el patriarca trabajó 35 años en la refinería de Cardón y tres de sus cuatro hijos laboran en la petrolera. Reneduar ingreso a la compañía después del paro de 2002. 

La casa de los Jiménez está en el sector Campo Maraven, donde la mayoría de los vecinos son jubilados de Pdvsa y del Ministerio de Energía. 

El sábado 25, Reneduar había regresado temprano de un viaje corto a Maracaibo junto con su padre. Descansó en la casa materna y se fue a cumplir la guardia, que comenzaba a las 11:00 pm y terminaba a las 7:00 am. 

"Cuando nos despertó el estallido, lo primero que pensé fue que mi muchacho estaba de guardia", recuerda Jiménez. Reneduar no respondía el teléfono. 

Hermanos y tíos lo buscaron en las calles, las clínicas y los hospitales. Enviaron su foto en cadenas de mensajes de Blackberry, que transmitieron a familiares, amigos, conocidos, trabajadores de Pdvsa, estudiantes de la Unefa y hasta los compañeros del equipo de voleibol al que pertenecía Reneduar. 

La confirmación llegó cerca del mediodía, cuando un supervisor de Pdvsa lo reconoció en la morgue del hospital Rafael Calle Sierra, de Punto Fijo. El otro trabajador de guardia, José Bravo, sobrevivió, aunque sufrió quemaduras y fracturas y fue hospitalizado en Maracaibo. 

Los intentos hechos por Reneduar para evitar el accidente fueron conocidos por los miembros de la familia mientras veían por televisión una de las visitas del presidente Hugo Chávez a la refinería. 

"Un compañero le comentó al presidente que Reneduar fue a cerrar la válvula. Él se metió de pecho a tratar de cerrarla; presumimos que por la presencia de la fuga de gases. 

Era un muchacho siempre dispuesto a ayudar y responsable en el trabajo", expresó Gustavo Jiménez, uno de los hermanos mayores.