• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

De Obelix el galo a Depardieu el ruso

El actor recibe su nuevo pasaporte de manos de Putin y alaba su “gran democracia”. Cientos de empresarios, actores y deportistas se han radicado en otros países para evadir las obligaciones tributarias. Francia advierte que el impuesto de 75% se ratificará en otoño

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Lo que empezó como un gesto radical de insumisión de un actor reconocido en todo el mundo ante la “voracidad confiscatoria” del Ejecutivo socialista liderado por François Hollande ha desembocado en un esperpento global. El actor, viticultor y empresario francés Gérard Depardieu, de 64 años de edad, fue investido el sábado ciudadano ruso por el presidente Vladimir Putin, quien le entregó en mano su flamante pasaporte en un acto celebrado en una de sus lujosas dachas, situada en Sochi, a orillas del mar Negro. Y en agradecimiento, Depardieu hizo pública una carta en la que declara su amor a Rusia y a Putin, y califica el régimen autoritario del Kremlin de una “gran democracia”.

“Nunca olvidaremos ni perdonaremos esa frase: ‘Es una gran democracia”, aseguró el periodista Matéi Ganapolski en la radio opositora Eco de Moscú. La cólera de la oposición y de los medios críticos con Putin subió de tono el domingo pasado. Depardieu visitó la región de Mordovia, 650 kilómetros al este de Moscú, y al bajar del avión en la capital, Saransk, fue recibido bajo la nieve por el gobernador, Vladimir Volkov, y por un grupo de mujeres ataviadas con trajes tradicionales que entonaban canciones bucólicas.

La televisión rusa, que cubre la visita del actor como si fuera un jefe de Estado, informó que Volkov propuso al intérprete de Obelix –un querido personaje amigo de Astérix el Galo– que elija un piso en la ciudad o una parcela en el campo para construirse una casa, y le ofreció ser ministro de Cultura de la región. Bañada por el río Volga, Mordovia es más conocida por sus campos de prisioneros que por sus enclaves turísticos. Una de las jóvenes agitadoras del grupo Pussy Riot, que fueron condenadas a dos años de cárcel por organizar una oración-protesta contra Putin en febrero de 2012, cumple su pena en un centro de internamiento de la región.

Depardieu compareció en el escenario del teatro de la ópera local vestido con una colorida camisa bordada y exhibió su flamante pasaporte ante un nutrido grupo de cámaras y fotógrafos. El ahora actor franco-ruso pidió a los representantes de los medios franceses que abandonaran la sala, contó la televisión rusa.

Aunque los medios locales no precisaron cuánto durará el periplo ruso de Depardieu, parece probable que el actor y empresario de vinos y restaurantes regrese pronto a Francia. Los magistrados de París le esperan el martes para juzgarle por conducir en estado de embriaguez. El 29 de noviembre pasado, el actor sufrió un accidente leve de moto cuando circulaba por el centro de la capital. Sometido a la prueba de alcoholemia, dio un índice de alcohol de 1,8 gramos por litro de sangre, cuando el máximo autorizado es de 0,5 gramos. Depardieu podría ser condenado a un máximo de 2 años de cárcel y un mínimo de 4.500 euros de multa. Perderá 6 puntos de su permiso de conducir.

En la carta que envió en diciembre pasado al primer ministro, Jean-Marc Ayrault, para justificar su exilio fiscal en Néchin (Bélgica), Depardieu escribió: “Yo no tiro la piedra contra los que tienen colesterol, hipertensión, diabetes o beben demasiado alcohol, ni contra quienes se quedan dormidos sobre su moto: soy uno de ellos”.

Rompepelotas

El actor, que se dio a conocer en 1974 con Les valseuses (Los rompepelotas), es famoso en la antigua Unión Soviética, donde ha protagonizado campañas publicitarias y algunos lances controvertidos. El pasado 5 de octubre, Depardieu celebró en Grozni el cumpleaños del presidente de Chechenia, Ramzan Kadírov, acusado de múltiples desmanes contra los derechos humanos, al grito de “¡Gloria a Grozni, gloria a Chechenia, gloria a Kadírov!”.

Mientras tanto, en Néchin y Estaimpuis, la pedanía belga donde Depardieu ha decidido instalarse para no pagar sus impuestos en Francia, el inefable alcalde socialista Daniel Senesael despidió la Navidad con un vídeo en el que aparece disfrazado de Asterix junto a una banderola que dice: “Bienvenido, Obelix”. Senesael anunció que recibirá al actor con una fiesta, como hacen con todos los nuevos residentes. En total, 28% de los 10.000 habitantes de Néchin son franceses.

Aunque el exilio fiscal de Gérard Depardieu es uno más entre los 800 casos que se registran cada año –según los cálculos de un informe del Parlamento francés–, la descomunal personalidad del actor y empresario, conocido seguidor de Nicolas Sarkozy, ha logrado convertir un asunto personal en un problema político para François Hollande. Trascendió que el Presidente y el político hablaron largamente por teléfono el 1° de enero para tratar de rebajar el tono de la polémica. Depardieu contó que la conversación duró hora y media, y presume de que le dijo al jefe del Estado “todo” lo que piensa sobre Ayrault y sobre su política tributaria.

El Elíseo, que reduce la duración a “media hora como mucho”, no comenta el contenido de la charla e insiste en que el asunto Depardieu y la sentencia del Consejo Constitucional, que acaba de anular la tasa de 75% para las rentas superiores al millón de euros, no doblegarán la voluntad del Ejecutivo. El domingo pasado, el ministro de Hacienda, Jerôme Cahuzac, afirmó que el impuesto de 75% será aprobado de nuevo antes del otoño atendiendo a las razones del Constitucional, y sugirió que en vez de durar los dos años previstos inicialmente, la tasa será “perenne”.

LA CIFRA

800 ciudadanos franceses con grandes fortunas eligen cada año domiciliarse en el extranjero, principalmente en Suiza, Bélgica, Reino Unido y Estados Unidos, según un estudio parlamentario de años recientes.

Brigitte Bardot también pide “asilo” al Kremlin

En tiempos de la Revolución Bolchevique, la Rusia zarista se exilió en masa en París. Aunque los socialistas franceses no son precisamente trotskistas, algunos franceses ricos y eternos como Gérard Depardieu, Bernard Arnault y quizá la más eterna de todos, Brigitte Bardot, ya no quieren ser franceses.

Los motivos de la mítica BB no son fiscales. El viernes, la activista de los derechos de los animales amenazó con seguir el camino de Depardieu y pedir la nacionalidad rusa si las autoridades francesas deciden hacer finalmente la eutanasia a dos elefantes enfermos del Circo Pinder acogidos en el zoológico de Lyon. Preguntado al respecto por la agencia Tass, un funcionario del Kremlin dijo que no han recibido ninguna petición de la actriz, pero aseguró que si llega “será evidentemente estudiada”.

Cerca de 200 personas pidieron el domingo “justicia para los elefantes” ante el zoológico Tete d’Or de Lyon en un intento por salvar las vidas de Baby y Nepal. Los paquidermos sufren una tuberculosis que, según los veterinarios, puede contagiarse a los visitantes del parque y a otros animales.

Un tribunal de Lyon ordenó el mes pasado sacrificar a los elefantes, pero las protestas llevaron a las autoridades a anular la sentencia durante las Navidades. Dando un giro surrealista a la práctica de los exilios, Bardot amenaza ahora con hacerse rusa si el indulto no es definitivo. “He tomado la decisión de pedir la nacionalidad rusa para huir de este país que no es más que un cementerio de animales”, afirmó. Simpatizante del Frente Nacional, la actriz es una ferviente admiradora de Vladimir Putin, al que define como su “primer ministro preferido”.

Por su parte, la fuga de Bernard Arnault, dueño de LVHM, primera fortuna de Francia y cuarta fortuna mundial, que pidió en septiembre la nacionalidad belga, está resultando un calvario. La oficina de extranjería rechaza su petición, y un tribunal belga le investiga por supuestas irregularidades contables. La petición de Arnault provocó una oleada de críticas e indignación, a pesar de que negó su voluntad de cambiar de domicilio fiscal. Se supo que el multimillonario tiene una residencia en Uccle (Bélgica).

Entre los otros empresarios que también se han ido de Francia por motivos tributarios destacan nombres como el de la familia Mulliez, propietaria de Auchan (Alcampo) y Decathlon, residente también de Néchin desde los años noventa, o la familia Peugeot, instalada en Suiza.

Actores como Alain Delon (Suiza), Laetitia Casta (Reino Unido) o cantantes como Johnny Hallyday (Suiza) también optaron hace tiempo por mudarse al extranjero, al igual que muchos deportistas.