• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

Nelson Maldonado: “La captahuellas se olvidará, como suele suceder”

Nelson Maldonado, expresidente de Consecomercio | Foto Archivo El Nacional

Nelson Maldonado, expresidente de Consecomercio | Foto Archivo El Nacional

El expresidente de Consecomercio asegura que el gobierno tilda a los comerciantes de acaparadores para apoderarse de la industria y dice que si Venezuela fuera un barco, "estaría haciendo aguas sin darnos cuenta de ello"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

—¿Otro objetivo para la captahuellas?
—Maduro, para saber su origen.

—¿Un sinónimo de sistema biométrico?
—Tarjeta de racionamiento. La previne en 2007 cuando era presidente de Consecomercio, y todos, propios y extraños, comenzando por Chávez, me cayeron encima.

—Hoy vicepresidente de Copei, ¿político después de viejo y en esta coyuntura?
—(Risas) Siempre fui socialcristiano. Más raro aún, soy cristiano evangélico.

—Se dice que la política partidista es pan para hoy y hambre para mañana…
—No, es hambre para hoy por los pocos recursos disponibles. Demasiado pobre.

—El oficialismo afirma que los comerciantes no consideran a la gente de escasos recursos.
—Ahora los pobres son más pobres, pues no tienen ni esperanza. Ante el crimen del gobierno de sinvergüencear a la gente, sobresale la máxima bíblica de ganarse el pan con el sudor de la frente.

—¿Son sus corazones como corazón de la patria?
—Creo mucho en el corazón del mercado; el de la patria debe distribuir mejor la riqueza.

—¿Cómo es hoy la imagen del sector?
—Con todo y la campaña permanente del gobierno, nos perciben como gente que genera trabajo y bienestar. Nos seguimos reuniendo con comerciantes informales buscando su formalización, pero las medidas populistas fomentan la informalidad.

—El gobierno alega que ustedes especulan, que acaparan.
—Otra especie para apoderarse de la industria. Hasta asaltaron las empresas y acabaron con los inventarios para ganar una elección.

—¿La ganancia de la oposición?
—En Venezuela todo el mundo tiene pérdidas, nadie ha ganado nada.

—¿Quién habla más: un comerciante o un político?
—Si es un comerciante árabe no hay quien lo pare, y si el político es de izquierda van allí junticos los dos.

—Capitán de la Marina Mercante en la extinta CVP, ¿de ser Venezuela un barco?
—Estaría haciendo aguas sin darnos cuenta de ello.

—¿El viento en contra?
—El comunismo.

—¿El capitán de la nave?
—Creo que Fidel.

—Dicen que Raúl…
—Es la misma desgracia.

—¿Qué falta para llegar a La Habana?
—Mejor plantearnos ¿qué debemos hacer para no llegar a Cuba?

—Recién convaleciente de dengue, ¿a quién culpa?
—Al zancudo.

—¿Detrás del alado?
—Las políticas equivocadas del comunismo. Di muchas vueltas buscando los reactivos.

—¿Qué tal una asociación comerciantes-gobierno?
—Imposible con los que imponen trabas o arruinan las empresas expropiadas.

—¿Es justa la Ley de Precios Justos?
—Más que injusta, lleva directamente a la muerte. ¿Es posible pretender que alguien trabaje para perder dinero?

—¿Ha empobrecido?
—Desde hace un año y por primera vez en mi vida recurro a mis ahorros para subsistir; gasto más de ellos que de lo que produzco, a pesar de que ahora gano mucho más en bolívares.

—Aparte del dólar, ¿otro dolor para el sector?
—La falta de reglas claras y permanentes.

—¿Lo barato sale caro?
—Lo más caro es no conseguir un producto.

—¿Qué tan negocio es el contrabando?
—Mejor que la droga. Es imposible acabarlo con ese diferencial cambiario.

—¿Podrá el Estado-gobierno suplir a los sectores D y E?
—Cada vez menos. Yo iba a Mercal.

—¿Se adaptará el comercio a las ganancias impuestas por el proceso?
—Siempre el emprendedor buscará la manera de resolver.

—¿Un emprendimiento de la revolución?
—Guyana como octava  estrella de la bandera nacional.

—¿Un viento a favor del barco que hace aguas?
—El mundo no se acaba cuando se hunde un barco.

—¿Se implementará la captahuellas?
—Se impondrán la sindéresis y la libertad. Es una medida idiota. Ya eso se olvidará rápido, como suele suceder.

—¿Y el aumento de la gasolina?
—Más bien pararía el regalo de gasolina a los gobernantes del Caribe.

—¿Y otro sacudón al bolsillo?
—Estamos mal, pero lo que se otea en el horizonte es peor.

—¿Sobrevivirá el país produciendo a pérdida?
—Estamos llegando al llegadero.

—¿La cuota de responsabilidad del gremio comercial?
—Muy alta, por haberlo permitido y haber equivocado la estrategia.

—¿Una penitencia?
—Ya muchos hombres han pagado el precio de la libertad con cárcel y la pérdida de sus negocios.

—¿Sigue creyendo en el diálogo?
—Claro, soy cristiano.

—¿Pondría la otra mejilla?
—Le hemos dado al gobierno hasta la Asamblea sin que fuera mayoría.

—¿Ha sentido envidia ajena?
—Cuando voy a Bogotá, Lima o Santiago.

—Ex presidente de la Cámara de Armadores, ¿desarmaría lo que queda de país para levantar uno nuevo?
—(Risas) Reconstruiría el país, con base en los valores de origen de la república.

—¿Qué pasaría en Venezuela si el Estado-gobierno absorbiese toda la actividad comercial?
—En la práctica la absorbió y la destruyó. Del Ateneo de Valencia se llevaron hasta los cuadros. El comunismo quita el derecho de ser emprendedor.