• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

Neil Armstrong: al infinito y más allá

Neil Armstrong: al infinito y más allá

Neil Armstrong: al infinito y más allá

Después de ser el primer hombre en pisar la luna, en 1969, el astronauta estadounidense no regresó jamás al espacio hasta el sábado pasado, cuando murió a los 82 años de edad. Reservado y pragmático, llegó lejos pero vivió siempre de bajo perfil

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Alérgico a la fama hasta el punto de dejar de firmar autógrafos cuando supo que luego se vendían por astronómicas cifras económicas, Neil Armstrong posiblemente se sonrojaría hoy ante las muestras de respeto, halagos y condolencias hacia su familia tras conocerse su muerte el sábado 25 de agosto, a los 82 años de edad después de las complicaciones de un bypass coronario. 

Aunque él huyera de esa etiqueta, Armstrong fue recordado por el presidente Barack Obama como lo que fue: "El mayor héroe que ha dado Estados Unidos. Cuando se subió al Apollo 11 en 1969, él y su tripulación llevaban consigo las aspiraciones de toda la nación", puntualizó el presidente sobre una época en la que la desenfrenada carrera entre Estados Unidos y la extinta Unión Soviética por la conquista del espacio había llevado al presidente John Fitzgerald Kennedy, en 1961, espoleado por el vuelo de Gagarin casi dos años antes, a prometer que el país llevaría un hombre a la luna antes de acabar la década de los sesenta. 

Pies en la tierra. Como hizo con tantos otros astronautas de aquella época, la NASA dejó ir a Armstrong casi inmediatamente tras la histórica misión lunar de 1969. Es difícil saber lo que pasaba entonces por la cabeza de un hombre tan activo que decidió dejar de volar, lo que le gustaba más que nada en el mundo. En 1971 se pasó a la universidad como profesor, pero tampoco duró mucho y, en 1979, inició una nueva vida de asesor y portavoz de instituciones y empresas que elegía cuidadosamente. 

Cuando se le veía en un acto público, contestando con paciencia infinita a las mismas preguntas de siempre, daba la impresión de que Armstrong consideraba su etapa de la Luna como algo cerrado. 

Al mismo tiempo evitó en torno a las misiones lunares y tento de culto a la personalidad, llegando a perseengordar los negocio cualquier in guir a su barbero por intentar comerciar con sus cabellos. 

Hasta el año 2005 no aceptó la publicación de una biografía autorizada. 

Armstrong nació el 5 de agosto de 1930 en Wapakoneta (Ohio) y mostró, desde muy joven, su atracción por la aeronáutica. Inició sus estudios de Ingeniería, pero en 1949 ingresó en la Marina de Estados Unidos y participó, como piloto, en la guerra de Corea sumando 78 misiones de combate. En 1962 entró en la NASA como astronauta y voló por primera vez al espacio en 1966, en la cápsula Gemini 8. Y llegó el programa Apollo. 

Buzz Aldrin y Michael Collins, compañeros de Armstrong en la histórica misión lunar, rindieron tributo al talento y logros del hombre que cambió la historia de la NASA. 

"Siempre que miro a la Luna, me recuerda el momento, más de cuatro décadas atrás, cuando me di cuenta de que aun cuando nosotros estábamos más lejos de la Tierra de lo que los humanos jamás habían estado, no estábamos solos", señaló Aldrin a través de un comunicado. "Virtualmente, el mundo entero vivió aquella memorable jornada con nosotros. Yo sé que millones de personas comparten conmigo el luto por el fallecimiento de un verdadero héroe estadounidense y el mejor piloto que jamás haya conocido", agregó el segundo astronauta en pasear por la Luna tras Armstrong.