• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

Morales: “Una creación nacional”

José Javier Morales |  Jonathan Manzano/El Nacional

José Javier Morales | Jonathan Manzano/El Nacional

“Desde 2003 hizo un diagnóstico, revisión y transformación profunda de una institución cuestionada por su ineficiencia, su corrupción y la desmoralización de su personal, que había maltratado al ciudadano en su búsqueda del derecho a la identidad”, dice Morales

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

José Javier Morales fue el gerente que Venezuela designó para la modernización de su sistema de identificación ciudadana, que aún sigue en marcha en algunas de sus fases. “En 2004, en la reunión de la comisión mixta Cuba-Venezuela, ambos países decidieron comenzar el proceso de automatización de la emisión de cédulas y se le dio carácter de misión”, recuerda el ahora diputado del PSUV a la Asamblea Nacional por Trujillo. El programa, señala, permitió acortar la estadística que señalaba que 7 de cada 10 venezolanos no tenían cédula de identidad.

De la reunión bilateral también se desprendió el plan de creación del Saime. “Desde 2003 hizo un diagnóstico, revisión y transformación profunda de una institución cuestionada por su ineficiencia, su corrupción y la desmoralización de su personal, que había maltratado al ciudadano en su búsqueda del derecho a la identidad”, dice Morales.

—¿Cuál fue el papel de los cubanos?

—Fueron los integradores del proyecto, que fue diseñado conjuntamente con el equipo venezolano. Ellos crearon las soluciones de software. Con cada parte del proyecto que se va montando simultáneamente hay adiestramiento del personal venezolano. El papel de los cubanos es simplemente de asesoría, el organismo fue una creación nacional.

—¿El personal cubano tiene acceso a la base de datos de identidad de los venezolanos?

—Eso es un mito. No hay posibilidad de que otros manejen la identificación. Es un tema de seguridad de Estado y fuimos celosos de que fuera manejado solo por venezolanos.

—Pero el contrato de la cédula electrónica, por ejemplo, estipula que los códigos fuente de los programas quedan en manos de la parte cubana.

—Me preocupé porque los códigos fuente y la tecnología fuese manejada por los venezolanos. Si hay procesos que aún no han terminado, imagino que se comparten asesorías, mantenimiento y actualización de programas y equipos. Los centros de datos funcionan en Venezuela. El cerebro de esa tecnología está manejado 100% por venezolanos. La información escaneada de las decadactilares (planillas en las que el ciudadano estampa sus huellas la primera vez que solicita la cédula) pasó a bases de datos y archivos controlados por el Estado venezolano. En ningún momento se estipuló que los cubanos fueran quienes los manejaran. El punto neurálgico del sistema, la base de datos y almacenamiento de información, el centro de personalización de pasaportes y el AFIS (de huellas dactilares) están en la torre Acco de Las Mercedes, en Caracas.

—¿Es confiable la base de datos del Saime, insumo principal del Registro Electoral?

—Hay un blindaje total del proceso de cedulación y del Registro Electoral. Pudimos trabajar con las autoridades electorales y se excluyó a un gran grupo de fallecidos que votaban y se hizo una depuración. El CNE se nutre de la identificación que garantiza el Saime y el incremento del registro que hemos visto en los últimos 8 o 10 procesos electorales es porque se garantiza de manera eficiente la cédula y el derecho al sufragio.