• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

Mimy Mock de Fung: "La empresa privada china quiere hacer alianzas con sus pares venezolanos"

La presidenta de la Cámara Venezolana China de Comercio señala que es un error pensar que los convenios binacionales se limitan al sector público

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El nombre de la institución que preside Mimy Mock de Fung es largo, pero no hay muestras de él en sus instalaciones. La Cámara Venezolana China de Comercio, Industria, Agricultura y Turismo –que reúne la segunda economía mundial y el principal productor de petróleo de Suramérica– funciona en una oficina del Centro Ciudad Comercial Tamanaco tiene como adorno tapetes rojos con motivos de dragones y la semana pasada exhibía un par de cajas en la entrada

Cuando Mock usa la primera persona plural, hay que estar atento a sus palabras para descifrar si ese "nosotros" se refiere a China o a Venezuela. Además de presidir la cámara binacional, es vicepresidenta de la Comisión de Comercio Exterior del Consejo Internacional para la Promoción de Comercio Internacional de la República Popular China.

"Tiene que haber más conocimiento mutuo", es la primera frase que dice cuando se le pregunta por las relaciones bilaterales. Considera que a ambos países les falta acercarse aun cuando comparten líneas de financiamiento por más de 40 millardos de dólares a cambio de petróleo.

Mock recuerda que, en 1996, acompañó en su visita al ministro de Energía de China, cuando ese país hizo sus primeras inversiones en materia petrolera en Venezuela. A partir de 1999 vendría el empuje, con visitas de delegaciones ministeriales y de empresas estatales y los primeros convenios para la construcción de viviendas y de ferrocarriles.

"Creo que todos los actores de la economía nacional en Venezuela tienen oportunidad de participar, no sólo la empresa pública, porque lo estaríamos cerrando a un sector demasiado pequeño. Puede haber consorcios privados y públicos. Muchas compañías chinas que han venido últimamente a hacer ventas y ensamblajes de diversos tipos de rubros son del sector privado", señala.

Proyecta el ingreso de Venezuela en el Mercosur como una oportunidad en la que China podría servir de palanca. Asegura que entre las casi 200 empresas afiliadas a la cámara, hay industrias interesadas en invertir en las áreas del aluminio, el hierro o la petroquímica nacional, no sólo dentro del sector público y gubernamental, sino en el de las compañías privadas.

Los comentarios de los asociados, refiere Mock, indican que hay más trabas –incluso migratorias– para que un empresario chino haga visitas de negocios al país. "Eso tiene que ser corregido. La empresa privada china tiene mucha capacidad de inversión y quisiera hacer alianzas con sus pares venezolanos. Ellos buscan en América Latina mercados alternos donde se pueda producir para llegar más rápidamente a Brasil o Colombia. No sólo hay que preguntarse qué podemos comprar a China, sino qué podemos exportar, venderle. ¿Por qué no, si es un mercado grande e interesante?". Invita a aprovechar los convenios establecidos entre gobiernos amigos.