• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

Maduro lucha por ser trending topic

Ilustración Beatriz Díaz

Ilustración Beatriz Díaz

Con el objetivo de consolidar la hegemonía comunicacional, el oficialismo intenta aumentar su influencia en Internet y en las redes sociales, para lo cual utiliza mecanismos poco transparentes como los bots —que permiten publicar tuits de manera automatizada— y cuentas fantasmas manejadas por una tropa de militantes cibernéticos. Así es que el presidente Nicolás Maduro se convierte en el tercer líder mundial más retuiteado, luego del papa y el rey Salman de Arabia Saudita. Sin embargo, los resultados no han sido tan exitosos, lo que ha dado pie a que se apliquen herramientas de control más fuertes como el bloqueo de páginas web y el encarcelamiento de tuiteros. El recorte de la inversión tecnológica, que debe hacerse en dólares, ha contribuido con la desmejora y lentitud del servicio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Vamos a activar una campaña nacional e internacional en defensa de Diosdado, de Tareck y de la dignidad de los cuadros de la Revolución Bolivariana y de Venezuela. Vamos a activar una gran campaña de apoyo, respaldo, solidaridad. Llamo a toda la patria”. Bastó la orden del presidente Nicolás Maduro el 19 de mayo pasado en su programa En Contacto con Maduro para que la tropa cibernética chavista se pusiera a trabajar.

Desde el miércoles 20 de mayo a las 3:00 de la madrugada la etiqueta #DiosdadoTeApoyamos empezó a multiplicarse en Twitter. Estuvo activa por 14 horas y 35 minutos, el segundo hashtag más duradero en Venezuela ese día. El jueves le siguió #ApoyoADiosdadoPorque, que rodó por más de 5 horas, y el viernes apareció #ElPuebloConDiosdado, etiqueta destacada por 15 horas en las que estuvo entre el primer y el segundo lugar de tendencias más repetidas en el Twitter venezolano, según el portal de análisis trendinalia.com. La seguidilla no acabó ahí, el sábado continuó con #VenezuelaApoyaADiosdado y el lunes con #ApoyoContundenteADiosdado, que regresó a los primeros lugares por 12 horas y acumuló más de 20.000 menciones, según topsy.com.

Maduro solicitaba el respaldo para el presidente de la Asamblea Nacional y el gobernador de Aragua, Tareck el Aissami, luego de que The Washington Post publicó el 18 de mayo un reportaje sobre la supuesta implicación de estos en delitos graves. “Hablé con un conjunto de compañeros, de comunicadores populares, comunicadores sociales, mañana va a haber una importante reunión de este grupo de compañeros, entre los cuales se encuentran Mario Silva, Miguel Ángel Pérez Pirela, los compañeros de Zurda Konducta (moderadores de VTV), etc, etc, y vamos a activar una campaña nacional e internacional en defensa de la dignidad de los cuadros de la Revolución”. Iniciativas como esta ya no son extrañas para el chavismo, así como tampoco los personajes que Maduro indicó que se reunirían el 20 de mayo: Mario Silva es presentador de La Hojilla y el primer dirigente de la #Tropa, grupo que promueve mensajes oficialistas en Twitter y fue creado en abril de 2013 en el programa de Silva en VTV, que era transmitido diariamente en ese época; y Pérez Pirela es moderador de Cayendo y Corriendo, también en VTV, y dirige laiguana.tv, el portal web de noticias asociado al chavismo más visitado.

Luego de que la noticia de Cabello perdió fuerza en la opinión pública, el oficialismo se centró en otros temas. El 26 de mayo, por ejemplo, comenzó la campaña electoral para las primarias del PSUV con varias caravanas por todo el país. En las redes sociales se promocionó entonces el hashtag #CaravanasDeLaVictoria, que estuvo activo más de 16 horas y registró casi 30.000 menciones.

Prácticamente todos los días intentan pegar una etiqueta, algunas veces con más éxito que otras. Un estudio con base en datos de trendinalia.com sobre los hashtags más duraderos de los últimos 2 meses demuestra que 45,2% de los que ocuparon el primer lugar se centraron en temas políticos. De esos, 71,4% fueron promovidos por el oficialismo y 28,6% por sectores opositores.

¿Ventaja o trampa? “El chavismo tiene dos grandes aliados para posicionar etiquetas: los medios de comunicación tradicionales controlados por el Estado y los bots”, advierte William Peña, editor de Inside Telecom, semanario de temas digitales que se publica en Venezuela desde el año 2000.

En redes sociales como Twitter, los bots son cuentas automatizadas que no están siendo dirigidas por una persona. Simplemente son programadas para transmitir ciertos mensajes o promocionar a otros usuarios.

Existen compañías cibernéticas que se especializan en venta de bots con un número de seguidores preestablecido o que incluso cobran por retuits de este tipo de usuarios fantasma. Sin embargo, es difícil determinar el número exacto de perfiles con estas características que existen en Venezuela y el mundo.

Carmen Beatriz Fernández, especialista en marketing político, advierte que en el país los miembros de la llamada #Tropa pueden llegar a ser funcionarios del Estado que tienen entre sus tareas manejar hasta 50 perfiles falsos.

En esto coincide Luis Carlos Díaz, coordinador del área de Comunicación y Redes del Centro Gumilla, en Caracas: “No es que todo el chavismo esté metido en Twitter. Hay unas personas especializadas en eso y cuentas bots que retuitean automáticamente. Eso hace que se puedan posicionar las campañas gracias a una hueste de seguidores que repiten lo mismo”.

La existencia de la #Tropa y su cercanía con la burocracia estatal es un secreto a voces. Por ejemplo, en Aragua existe el Frente Revolucionario de Liberación Digital, que en Twitter utiliza la cuenta @GuerrillAragua. El pasado 29 de mayo Pablo Guzmán, uno de sus miembros, publicó una foto del grupo junto con el gobernador El Aissami, a quien calificó de “alto mando”.

Guzmán es funcionario. Ocupa la presidencia de las Bibliotecas Virtuales de Aragua y desde hace años ha dictado talleres de formación a las comunidades en materia de comunicación.

El trabajo de las cuentas fantasmas queda en evidencia al analizar los tuits que convierten en tendencia a algunas etiquetas chavistas. En ocasiones muchos usuarios repiten exactamente el mismo mensaje seguido del hashtag que se busca impulsar. Otras cuentas, como las de organismos oficiales, agregan la etiqueta a cualquier contenido, aunque no tenga que ver con el tema.

Una prueba del uso de bots con este objetivo está en la propia cuenta de Twitter del presidente, @NicolasMaduro. Fue abierta en marzo de 2013 en medio del duelo por la muerte de Hugo Chávez y de la apresurada campaña presidencial. Desde entonces ha logrado 2,41 millones de seguidores y ha publicado 26.000 mensajes, gran parte son retuits.

El año pasado el bloguero cubano Yusnaby Pérez estudió los perfiles que le hacían retuit al jefe del Estado y encontró que la única actividad que tenían muchos de ellos era esa. El sitio web de Maduro (nicolasmaduro.org.ve) tiene un link a través del cual una persona puede fácilmente afiliar su cuenta a la del presidente para replicar de inmediato cualquier mensaje que él escriba. Cada uno de sus tuits reciben consistentemente al menos 1.000 retuits. El fallecido presidente Chávez se unió a Twitter en abril de 2010. En su cuenta @ChavezCandanga, con casi el doble de seguidores que Maduro (4,25 millones), escribió apenas 1.824 mensajes en los que por lo general lograba rebasar los 500 retuits.

“De esa forma es que logran engañar a las redes y son capaces de hacer que surjan noticias como que la cuenta de Maduro es la tercera que más retuits registra entre todos los líderes del mundo”, advierte Díaz. En marzo, la plataforma Twiplomacy ubicó a Maduro como el tercer líder mundial con mejor promedio de retuits, luego del papa Francisco y el rey Salman de Arabia Saudita.

Twitter se dio cuenta del comportamiento extraño en torno a @NicolasMaduro y a finales de 2013 eliminó más de 6.000 cuentas sospechosas que seguían al mandatario, quien aseguró que esa acción había sido un “ataque orquestado por la derecha internacional”.

Carmen Beatriz Fernández calculó entonces que, antes de la intervención de Twitter, Maduro llegaba a recibir un promedio de 9.000 retuits por mensaje. La experta advierte que este tipo de prácticas es habitual entre ciertos políticos durante campañas electorales a fin de mejorar la imagen de los candidatos y sobredimensionar su impacto.