• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

Juan Carlos Gardié: Vivimos la mejor época para hacer teatro histórico

El actor Juan Carlos Gardié | Leonardo Noguera/El Nacional

El actor Juan Carlos Gardié | Leonardo Noguera/El Nacional

El actor considera que el feedback ideal son los aplausos

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

—¿Qué le contagió Cipriano Castro tras personificarlo en la obra Compadres?
—El deseo de tener poder… (Y me entrecomillas la palabra poder).

—¿Y su gusto por las doncellas?
—Ese ya lo tenía antes de conocer a Castro (carcajadas).

—A sus 56 años de edad, ¿persiste esta tendencia?
—Más o menos, aunque con más flacidez.

—¿Y el gusto por el brandy?
—Prefiero el cocuy de penca.

—¿Es Venezuela una nación de compadres?
—Sin duda, incluso desde la óptica mafiosa.

—¿Qué es ser compadre en este país?
—Compañeros raros, visitador de familias, eventual amigo; por tanto, al final, poca cosa.

—¿También comparaban a Carlos Andrés con Cipriano?
—¿Será por el acento, vea?

—¿Por qué con Chávez?
—Por lo altisonante e histriónico. Por la oratoria obsesiva y la estrategia comunicacional. En la abundancia de palabras abunda el error.

—¿Qué diría el Cabito ante esta similitud?
—Diría: A Chávez hay que hacerle un obelisco en Barinas.

—Y el heredero, ¿es como Castro o Gómez?
—Ninguno de los dos, si es que tú y yo coincidimos sobre quién es el heredero.

—¿Un personaje y personalidad a la vez?
—El gordo Escarrá.

—¿Un estilo teatral que encaje en la situación nacional: Ionesco, Valle Inclán, el pánico de Strindberg?
—Tengo una teoría: Nuestro país representa una locura realista de Ibsen, pero en el fondo predomina una realidad afín con el absurdo de Ionesco.

—¿Un sector de utilería?
—El TSJ.

—¿Otro ávido de apuntador?
—La Fiscalía.

—¿El actor más político?
—Murió el año pasado.

—¿Y viceversa?
—También murió el año pasado.

—¿Un compadre de la cultura en Venezuela?
—Javier Vidal.

—¿Un mal ahijado?
—El medio teatral.

—¿Los compadres del puntofijismo?
—Caldera, Jóvito, y su combo.

—¿Fueron compadres AD y Copei?
—¡Claro!

—¿Por qué hoy no lo son la MUD y el PSUV?
—Porque hay compadrazgos que, como las amistades, se rompen.

—¿Los compadres internacionales?
—(Carcajadas) Habría que comenzar por el papá: Castro, y continuar con Evo, Ortega, Correa… Ya Lula dejó de ser eso.

—¿Y Dilma?
—Sería como una enfermera para los amigos de la casa.

—¿Y los compai de la oposición?
—Hay uno que además de compai es tío… Se llama Sam.

—¿Son los directores de teatro otros dictadores?
—Algunos. Otros son grandes amigos.

—¿Tiene amigos un dictador?
—De sobra. Por eso es dictador.

—¿Un género para los textos escolares que idolatran al mejor actor político?
—Megalomanía.

—¿Otro para la represión?
—En lugar de género prefiero mencionarte a Sófocles y su tragedia.

—¿Para el proceso?
—El drama.

—¿Para la MUD?
—El melodrama.

—¿Para el soberano?
—El sainete.

—¿Qué presiente cuando un extraño lo llama compadre?
—Que me va a pedir algo.

—¿Hay más divismo en la política o en la farándula?
—En la política, sin duda. La política no puede existir sin la adulación. La farándula sin la adulación se convierte en arte.

—¿Su papel inolvidable?
—Macbeth, de Shakespeare.

—¿El papelón del venezolano?
—El que hace cuando va a votar.

—¿El papel que todo lo aguanta?
—El toilet.

—A falta de este…
—Buenas son tusas.

—Aparte de la taquilla, ¿su feedback ideal?
—Los aplausos.

—¿Van por dentro?
—De ningún modo.

—¿A quién de la revolución le gustaría personificar?
—Por lo ridículo, porque me encanta la comedia, a Carreño.

—¿Una mejor comedia que este gobierno?
—El anterior (carcajadas). Vivimos la mejor época para hacer teatro histórico.

—¿Un buen artista revolucionario?
—Román Chalbaud.

—¿La diferencia entre compadre y comadre?
—La ingesta etílica.

—¿Fueron compadres el gobierno y la MUD durante la reunión por la paz?
—(Carcajadas) Lo cierto es que Blanca Eekhout es una gran comadre.

—¿Y la GNB, la PNB y los colectivos armados?
—Mantienen un compadrazgo terrorífico.

—¿Y los Ni-Ni?
—Los acabas de definir: ni son compadres ni son comadres, sino todo lo contrario.

—Expropiadas el Grupo Teja y RVTV, ¿propondría la misión tablas adentro?
—(Risas) Propondría una mejor: la misión rojos afuera.

—¿Lloró cuando cerraron RCTV?
—No… Después (carcajadas).

—¿Trabajaría en Venevisión?
—Ayer firmé contrato con ellos.

—¿Es un compadre del periodismo el autor del libro La guerra de los compadres, que inspiró el montaje Compadres?
—No. Simón Alberto Consalvi fue el periodismo venezolano.

—¿Guerra civil: ficción o realidad?
—Como ficción temo la realidad.

—¿Y cuándo besa en escena?
—La dos cosas.

—¿Qué tipo de personajes somos los venezolanos?
—Hoy día somos una ficción.

—Luego de 15 años, ¿continúa ensayando la revolución?
—Luego de estos tres lustros de luto rojo lo único que ha hecho es improvisar, que es muy diferente a ensayar.

—¿Y la oposición?
—Otro tanto.

—¿Revolucionario?
—¿Yo?... ¡Hasta la médula! (carcajadas)… como lo habrás notado.

—¿Qué siente cuando cacerolean a sus homólogos del proceso?
—Placer.

—De haber conciliación, ¿congeniaría con ellos?
—Claro, de haber conciliación… Hoy tengo todo el derecho de sentir lo que siento. Tengo mis razones, las justifico y las fundamento, con la sinceridad que me brinda el cerebro y el corazón.

—A decir de Joselo, ¿hay hoy más compaladres?
—¿Por qué no, pues?

—¿El próximo compadre?
—Está por verse. Cada vez hay más guerra entre los compadres de hoy.

—¿Quién es Gómez y quién Castro?
—Castro es quien manda. Y Gómez, zamarro, es quien está esperando.

—¿Qué pasaría en Venezuela si gobierno y oposición terminasen siendo compadres?
—Habría una gran fiesta repleta de jineteras en el malecón de La Habana.

—¿El ahijado?
—Como decía Andrés Eloy: Juan Bimba.