• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

Guardianes del voto en la red

Guardianes del voto en la red

Guardianes del voto en la red

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

María Elena Villalobos podría ir a Choroní o a una fiesta con sus amigos en sus ratos libres, pero decidió dedicarlos a su formación como ciberobservadora en las elecciones del 7 de octubre. Ingeniera en computación de la Universidad Simón Bolívar, de 24 años de edad, en 2008 se unió a la organización civil Esdata como voluntaria. Desde entonces trabaja en la detección de irregularidades electorales y recientemente ayudó a crear una  aplicación para teléfonos Blackberry, Android y iPhone (se descarga a través de @ElectorActivo) que permite al votante acceder a información de su centro de votación y registrar datos de la auditoría de cierre.

Villalobos no está sola: forma parte del ejército de miles de veedores electorales en redes sociales  formados por organizaciones no gubernamentales que desarrollan planes de cobertura ciudadana para el ambiente electoral de 2012. Las instituciones que tienen la estrategia más clara son:Voto Joven, la Fundación Cultural Miguel Otero Silva, el Instituto Prensa y Sociedad Venezuela, Súmate, Monitoreo Ciudadano, Transparencia Venezuela, Liderazgo y Visión, Esdata y Espacio Público, entre otras.

Lo particular de los próximos comicios es que no se trata de una veeduría silvestre. No son únicamente espontáneos. Estas instituciones coinciden en afirmar que reclutaron a infociudadanos –profesionales, prosumidores (personas que registran y producen información en la web), activistas de derechos humanos– para ser observadores electorales digitales y dedicaron buena parte de sus actividades a capacitarlos en legislación electoral, aplicaciones web y multimedia, fundamentos de periodismo y cobertura  electoral con fines ciudadanos, microblogging, monitoreo de datos, redacción de reportes, manual técnico de elecciones del Consejo Nacional Electoral y detección de noticias urgentes.

El empeño de las organizaciones no gubernamentales por reforzar los conocimientos de los ciberobservadores se debe en parte a que la  veeduría virtual adquirió mayor importancia en el país porque la observación electoral  1.0 está limitada. Así lo consideran Carmen Beatriz Fernández, presidenta de la empresa consultora Data Strategia, y Dashiell López, coordinador de contraloría ciudadana de Súmate.

Ambos señalan que los 3.435 observadores electorales nacionales de las cinco organizaciones acreditadas por el Poder Electoral (Fundación por un Pueblo Digno, Asamblea de Educación, Observatorio Venezuela, Proyecto Social y Red de Observadores) están obligados a cumplir el título XIV  (artículos 475 a 480) del Reglamento General de la Ley Orgánica de Procesos Electorales, que establece que no pueden emitir juicios durante el desenvolvimiento del proceso del 7 de octubre, por lo que los ciberobservadores serán los encargados de alertar en tiempo real aquello que en el mundo 1.0 no se puede decir. Esto se agrava por la cada vez mas pequeña representación de veedoresinternacionales, debido a que no son invitados al proceso.

Lo contrario a un ni-ni
Las organizaciones no gubernamentales indican que el perfil del veedor que buscan y entrenan es un activista de derechos humanos, profesionaly prosumidor.

“Escogemos a los infociudadanos porque entienden el poder que tienen para registrar e introducir información en la web, son activistas. Son todo lo contrario a los Ni-Ni, todo lo contrario a los indiferentes. Son personas preparadas que ya tomaron una decisión política, pero que no se entregan totalmente a los partidos. No son individuos pasivos en la campaña electoral, sino seres humanos multiplicadores, nodos que procesan, que reenvían información en la web”, asegura Luis Carlos Díaz, especialista en redes sociales y facilitador de los cursos de Reporte Ya (red de periodismo ciudadano de la Fundación Cultural Miguel Otero Silva).

Dashiell López,  vocero de Súmate, afirma que cualquiera no puede ejercer la función controladora del voto. “Nuestros colaboradores son personas preparadas, educadas, conocedores de la web, muy interesadas en el tema electoral. Generan contenido sobre la participación ciudadana. Tenemos a estudiantes de comunicación social, ingenieros y politólogos; es gente asociada al seguimiento técnico electoral”.

Gabriela Medina, coordinadora del proyecto Reporte Ya, señala que los veedores electorales virtuales son personas que "han entendido el poder de las redes sociales, que es el empoderamiento de la ciudadanía”.

Asimismo, David Ludovic, coordinador del proyecto de periodismo ciudadano del IPYS, indica que los colaboradores que formó esta institución son prosumidores: “Estos infociudadanos pueden difundir mensajes, ver cosas, registrar lo que pasa en las comunidades, incluso más allá de lo electoral”.

Twitter: la herramienta favorita
La del pajarito azul es la red con más popularidad entre los defensores del voto. Las organizaciones no gubernamentales señalan que Twitter
es una herramienta de  trabajo muy útil para  los veedores porque no es costosa, maneja información en tiempo real y existe una comunidad de twitteros e internautas muy activa  que genera y fiscaliza el contenido electoral.

@VotoJoven, @reporteya, @NoMasGuiso, @votabien, @proacceso, @ustedabuso, @votolimpio2012, @SuperElectores, @yomonitoreo, @tuvoto, @ElectorActivo, @esdata, @Elvotoessecreto, @Reportelectoral y @panavota son sólo algunas de las cuentas en Twitter de las organizaciones interesadas en la cobertura electoral. A través de éstas se proponen llegarle a los casi 3 millones de miembros que tiene esta red social en el país,
de acuerdo con un estudio preliminar sobre la penetración y usos de Internet en Venezuela de la consultora online Tendencias Digitales.

Los veedores electorales también emplean Twitter porque les interesa llegar a los jóvenes.De acuerdo con el análisis de la empresa Comscore Media Metrix 2011, uno de cada 4 usuarios online en Venezuela entró a esta página (26,5% de alcance). De ellos, más de 70% es menor de 35 años de edad.

Eduardo Ponte, gerente de Nuevos Productos Interactivos de la C. A. Editora El Nacional, asegura que Twitter y otras redes sociales se transformaron en un canal de comunicación de gran influencia en la opinión pública, nichos  que son monitoreados constantemente por los veedores.

“La gente siente que las redes sociales son una ventana de expresión libre en la que no hay censura; un espacio para detectar, denunciar, comunicar, y es justamente el flujo de información una prioridad para la veeduría electoral en el 7 de octubre”, expresa.

A las organizaciones no gubernamentales  les interesa vigilar la web porque, según un informe de la empresa Comscore Media Metrix, Venezuela es uno de los mercados de más alta penetración en redes sociales de Latinoamérica.

El estudio señala que en 2011, del total de minutos online en Venezuela, 34,7% correspondió al uso de estas plataformas y que cada internauta promedió 8 horas al mes de visitas.

Los comandos y sus equipos
Si bien  los comandos Carabobo y Venezuela se dedican a difundir por las redes sociales las candidaturas de Hugo Chávez y Henrique Capriles, respectivamente, también cuentan con veedores digitales que usan estas plataformas para monitorear el ambiente electoral.

En el caso del  Comando Venezuela, los infociudadanos con los que cuenta son, en su mayoría, militantes de partidos, mientras que los veedores entrenados por las organizaciones no gubernamentales tienden a ser técnicos y no responden a los intereses de una opción política.

Aparte de este aspecto, no hay mucha diferencia entre ellos, pues el grupo que coordina la campaña de la oposición preparó a veedores virtuales
que son capaces de registrar y analizar irregularidades electorales en la web.

Estos observadores tienen como premisa el uso responsable de las redes sociales, especialmente Twitter, por lo que comprobarán las denuncias con otros equipos que están en la calle.

Estas personas utilizan un software de origen venezolano que tiene características de Ushahidi (plataforma que permite mapear información de zonas y armar patrones) y de Radian6 (herramienta de monitoreo de estadísticas y reputación online en redes sociales).

Es un programa de geolocalización de reportes y alertas de irregularidades electorales por regiones y parroquias focales que se actualiza cada media hora.

Con respecto al Comando Carabobo, el  director de la Escuela de Formación del Testigo Electoral del PSUV, diputado Pedro Carreño, informó a los medios que se creó la figura del formador estadal  y el controlador electoral para el 7 de octubre, encargados de  monitorear constantemente los centros de votación por todos los medios conocidos, incluidas las redes sociales, especialmente Twitter.

Tan importante es esta red para el partido oficialista que crearon la página http://candangueando.psuv.org.ve/categoria/twit-candanga/, en
la que el PSUV publica guías y enseña a los militantes a usar las redes sociales.

Aquí los “candangueros” (simpatizantes de @chavezcandanga)  pueden aprender a redactar mensajes, seguir a la red de twitteros socialistas y
enviar  sus reportes sobre el ambiente electoral, especialmente  a la cuenta del Presidente, que serán cotejados por equipos de monitoreo.

Otra organización pro Gobierno dedicada a vigilar el ambiente político-electoral es Difunde la Verdad, cuyos miembros se definen como activistas digitales. Estos incluyen en la página http://difundelaverdad.org.ve alertas electorales y noticias que interesan a los chavistas.

Todos estarán mirando a todos