• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

Francisco Suniaga: “Hay ficción en el poder, pero el TSJ abusa”

Francisco Suniaga, escritor

Francisco Suniaga, escritor

"El gobierno es una telenovela que se llama 'Estefanía'" , afirmó 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

—De ser Venezuela un cuento, ¿un título?

—La increíble y triste historia de la cándida Venezuela.

—¿En qué capítulo va?

—Quiero creer que por el último.

—Si el gobierno fuera una novela…

—El gobierno es una telenovela que se llama “Estefanía”.

—¿Y la oposición?

—Es una película de Clint Eastwood: Invictus.

—Como abogado, ¿la ventaja de ser escritor?

—No soy abogado, me gradué en Derecho, que es otra cosa.

—¿Y viceversa?

—Ninguna.

—¿Un personaje literario afín a Leopoldo López?

—Un personaje de una novela de Manuel Scorza: Redoble por Rancas. Un pastor indígena que todos los días rompía la cerca de una propiedad para llevar a sus ovejas a pastar, y cada vez recibía una paliza de los guardias, pero siempre volvía.

—¿Una trama como este proceso judicial?

—Tal vez la de El proceso, de Kafka.

—¿Como el estado de excepción?

—El Otoño del patriarca, en las instancias finales, cuando el tirano estaba muerto y la gente no lo quería creer.

—¿Son los poderes públicos ficción o realidad?

—Siempre hay algo de ficción en el poder, pero el TSJ abusa.

—¿Qué tal una novela sobre las colas?

—Sería tediosa.

—Internacionalista, ¿está Venezuela en la cola de las naciones?

—Definitivamente, sí.

—¿Se parece ya el país a La otra isla?

—Ya dejó de parecerse a La otra isla, ahora se parece a La divina comedia. El infierno.

—¿Qué ha ganado la narrativa venezolana en la última década?

—Rodamiento.

—¿Un autor revolucionario?

—Te equivocaste de entrevistado… En tal caso… no sé, ¿Farruco Sesto, Iglesias, Tarek William?, ¿O quieres a uno peor?

—¿Qué tipo de personaje es el venezolano?

—Alegre pero trágico.

—¿Es el del siglo XXI un socialismo de cuento?

—El socialismo siempre fue un cuento, el del siglo XXI es una ópera caribeña bufa.

—¿El cuento ideológico?

—¡Peeerro! (carcajadas) ¿Con qué se come eso?

—¿Se ha autocensurado?

—He tratado de seguir un consejo paterno: no digas verdades innecesarias, pero soy imprudente.

—¿Hay libertad de expresión o de presión?

—Aquí no hay libertad de nada, nos la pasamos en un robo de bases.

—¿Imagina una ley resorte para la literatura?

—La literatura no será televisada.

—¿Los medios para acabar con los medios libres?

—Esa pregunta se la debes hacer a Juan Barreto.

—Escritor libre, ¿gana como un taxista?

—Ojalá.

—¿Un relato corto?

—Todos los de la “Historia universal de la infamia”.

—¿El colmo de un escritor?

—Obvio, no escribir.

—De pedirle el proceso una obra sobre el incremento de la pobreza para soportar la revolución…

—Le diría que se la pidieran a Héctor Rodríguez.

—¿Qué sale de un político escritor?

—Puede ser que algo bueno. Simón Alberto Consalvi, para no ir más lejos, combinó perfectamente ambos oficios.

—¿Y de un escritor político?

—El orden de los factores no altera el producto.

—¿Una vida de cuento?

—Más bien de novela, la de los profesores universitarios que cumplen con sus deberes con honestidad, literalmente a cambio de nada.

—¿El cuento de hadas?

—El que llamó “rebelión de los ángeles” al golpe militar del 4-F.

—¿El cuento chino?

—Maduro inventa uno todos los días.

—¿Estimula el hambre la musa?

—El hambre lo único que estimula es la secreción de jugos gástricos.

—¿Sobrevive mejor un escritor en socialismo o en capitalismo?

—En el socialismo sobrevive, en el capitalismo puede ser que incluso viva bien.

—¿Izquierda o derecha?

—Falso dilema.

—¿Revolucionario?

—No, soy un convencido de las bondades de la evolución progresiva de la realidad social y política.

—¿Un ensayo sobre la revolución?

—No, la combato en todos los frentes.

—¿Y sobre la MUD?

—Tengo una visión positiva y muy respetuosa del liderazgo opositor, y por supuesto de la MUD. Creo que han conducido a la oposición con gran acierto.

—¿Ha dejado algo en el tintero?

—No de manera definitiva, pero siento que se me queda atrás una novela que he querido escribir y no he podido.

—¿El cuento más cuento?

—El primero de Chávez, ese de que él era un humanista egresado de una academia militar a la que llamaba la casa de los sueños azules.

—Como en el cuento, ¿llegará el lobo?

—El lobo llegó en 1998, desde entonces estamos tratando de sacudírnoslo.

—¿Cuántas páginas faltan para finalizar esta farsa oficial?

—Espero que esta sea la última.

—¿Un epílogo?

—Ojalá pudiéramos decir que este mamotreto bolivariano ha sido la última revolución de este mundo.

—¿Un prólogo para el porvenir?

 –Viviremos un gran renacer y una interminable primavera.

—¿El próximo pasajero de Truman? 

—Por ahí anda de lo más creído, sin saber que lo es.

—¿Qué pasaría en Venezuela si el revocatorio quedase en puro cuento?

—El revocatorio es una política de mucho calado, una salida conveniente, para nada un cuento. El gobierno puede seguir negándose a hacerlo, pero negar la realidad no es cambiarla; es obvio que con ello se agota cada vez más.