• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

Fernando Rodríguez: “Nada enseña más que la desgracia”

El licenciando en Filosofía, articulista, crítico de cine, Fernando Rodríguez | Henry Delgado

El licenciando en Filosofía, articulista, crítico de cine, Fernando Rodríguez | Henry Delgado

El licenciando en Filosofía, articulista, crítico de cine, aseguró que los "grandes pesimistas, como Schopenhauer y Cioran" se deleitarían con el caso Venezuela

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

—¿Terminarán filósofos los venezolanos?

—Algo habrán aprendido. Nada enseña más que la desgracia.

—¿Qué tiene de filósofa la revolución?

—¡Nada! Le es propia la ignorancia, no el amor a la sabiduría.

—¿Y la MUD?

—Es infinitamente más reflexiva.

—¿Una filosofía para sobrellevar todo esto?

—Caer en cuenta de que el hombre es un ser imperfecto y tiene pulsiones muy perversas; tanáticas, diría Freud.

—Ensayista, ¿ensaya el gobierno a gobernar?

—Lleva 16 años ensayando acciones equivocadas.

—¿Y la oposición a ser oposición?

—Algo ha logrado… A lo mejor cobramos en diciembre.

—¿Una autocrítica nacional?

—El rentismo petrolero nos ha enfermado a todos.

—¿Por qué los críticos son criticados?

—Somos criticados por los autores que hemos criticado.

—Algunos alegan que quien no ha realizado una película no debe cuestionarla tanto…

—¿Cómo pueden criticar a Maduro si no han sido presidente?

—¿A qué le saben las críticas?

—Son amargas, pero esperadas.

—¿Una autocrítica?

—Haberme dispersado mucho en mi vida laboral. Pero ha sido más divertido que si me hubiera especializado en algo.

—¿Una crítica aceptada?

—Soy de una generación que ha vivido dos vidas: la de la izquierda radical  y la de la democracia progresista. Por tanto, la primera parte merece una crítica.

—¿Hasta cuándo fue comunista?

—Hasta el golpe de febrero de 1992.

—¿Qué le falta a un socialista para ser comunista?

—El socialista ama la libertad, la democracia y el pluralismo. El comunista es despótico por naturaleza.

—Ex presidente de la Cinemateca, ¿qué queda de esta?

—¿Existe aún?

—¿Rige el “pienso, luego existo”?

—Entre nosotros hay muchos que existen sin pensar. Antonio Machado dice, en una hora sombría de España, que de cada diez cabezas nueve envisten y una piensa.

—¿El papel de un filósofo por su nación?

—Muy difícil. Tampoco lo filósofos han hecho mucho por encontrar un lugar en el país.

—En fin, ¿para qué sirve la Filosofía?

—Para aprender a vivir a sabiendas de que vamos a morir.

—¿Deseaba Chávez la muerte a TalCual?

—Lo que hacen Maduro y Cabello es en el fondo el legado de Chávez.

—Parafraseando a Kotepa Delgado, ¿queda algo luego de escribir un artículo sobre la debacle nacional?

—A veces nos sobreviene el temor de la gratuidad de lo que hacemos, pero algo queda.

—¿Terminarán desarticulando el periodismo?

—Lo han hecho en buena parte, clausurando y comprando medios, manipulando con el papel, agrediendo, abusando de los medios estatales. Pero la libertad siempre encuentra por donde colarse.

—¿Criticó a Oliver Stone antes de que este enalteciera a Chávez?

—Sí; no me gustó Pelotón, pero sí la cinta que hizo sobre John Kennedy.

—¿Un presidente estadounidense para la gran pantalla?

—Franklin Delano Roosevelt.

—¿La crítica sempiterna al cine venezolano?

—Los guiones; la falta de ambición y estética de la mayoría de los cineastas.

—¿Y la Ley de Cine?

—Ha dado resultado tangibles.

—¿Un Óscar a la constancia cinematográfica?

—La capacidad de lucha del gremio, que no pudo ser aplastada por el dogmatismo chavista.

—¿El Alfred Hitchcock de la política venezolana?

—Muchos que inventan suspensos de magnicidios, invasiones, paramilitares, aviones de la oposición…

—¿El Woody Allen de la intelectualidad?

—Woody Allen no se parece a nadie en este mundo.                                                             

—¿La filmografía del absurdo?

—Que Maduro diga que Henrique Capriles va de pueblo en pueblo  organizando paramilitares y bandas criminales. ¡Esto sí es una maravilla!

—Si la Metro Goldwyn Mayer es simbolizada por un león, el cine de aquí…

—Por un nadador en aguas turbulentas.

—Poeta, ¿es el país un poema?

—Un poema bastante surrealista y oscuro.

—¿Es el proceso una oda?

—Una oda a la ridiculez, al culto a la personalidad, a la idolatría que hace que un difunto viva.

—¿Cómo sobrevive un poeta en este país?

—Ninguno sobrevive. Debe hacer otras cosas.

—¿El hambre estimula la musa?

—Más bien la honestidad y la austeridad.

—¿El presidente amigo de los bardos?

—Ramón J. Velásquez.

—¿Una crítica a la oposición?

—Haber tardado mucho en entender que la unidad y el voto eran el camino más recto hacia la libertad. Nos equivocamos mucho en el pasado.

—¿Un reconocimiento a la revolución?

—Haber puesto sobre la mesa que la pobreza es el tema principal de cualquier política.

—¿Cuál filósofo se deleitaría con el caso Venezuela?

—Los grandes pesimistas, como Schopenhauer y Cioran.

—¿Imagina a los dos elencos intercambiando papeles?

—Imagino que el chavismo en oposición debe ser espantoso.

—¿Filosofan de más los Ni-Ni?

—Descartes decía que si bien hay que dudar, también hay que superar la duda para poder vivir.

—¿Es fácil el papel de presidente?

—Difícil será el papel del próximo presidente.

—¿Qué pasaría en Venezuela si gobernase una junta de filósofos?

—Eso solo se le ocurrió a Platón hace 2.500 años. Probablemente sería desastroso. Los mejores presidentes de un país siempre serán los buenos políticos.