• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

Detenidos, con coyotes y en piragua

25 hombres y 6 mujeres están detenidos en el Centro de Transición Migratoria de Broward en Pampano Beach, en el estado de Florida | Foto Cortesía

25 hombres y 6 mujeres están detenidos en el Centro de Transición Migratoria de Broward en Pampano Beach, en el estado de Florida | Foto Cortesía

En el Centro de Transición Migratoria de Broward, en Florida, hay 25 hombres y 6 mujeres venezolanas que fueron detenidos en el aeropuerto de Miami y declararon que querían asilo porque no podían regresar al país

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

“Tengo miedo de regresar a mi país”, expresan venezolanos al no ser admitidos por Inmigración y Aduanas en Estados Unidos en los aeropuertos de Miami, Orlando y Florence. Al escuchar esa frase, como lo contempla el derecho internacional, el funcionario policial está en la obligación de abrir un procedimiento de asilo y averiguar si efectivamente el miedo es creíble. Mientras tanto la persona queda detenida en el Centro de Transición de Broward, cárcel para inmigrantes en Pompano Beach, Florida. El procedimiento podría tardar meses.

El abogado especialista en inmigración Víctor Badell explica que se trata de una cárcel que funciona como una extensión del aeropuerto y donde no hay presos comunes. En mayo de este año atendió cinco casos de mujeres venezolanas en esas circunstancias que fueron trasladas al lugar.

“Cuando el ciudadano es no admisible —al ser recibido por los funcionarios estadounidenses y después del chequeo de la respectiva documentación en el aeropuerto— tiene la opción de regresar a su país o someterse al procedimiento de asilo si expresa temor por su nación de origen. Es lo que se conoce como asilo defensivo”, explica Badell. Esto consiste en introducir la solicitud ante un juez y el caso es revisado en presencia de un fiscal. Allí determinarán si la petición tiene fundamento o la persona será deportada.

Aproximadamente 25 hombres y 6 mujeres permanecen detenidas en el Centro de Transición de Broward: “El comentario interno es que nunca habían visto un número tan alto de venezolanos. Muchos de ellos al entrar en el proceso y reconocerse como presos optan por la salida voluntaria. La mayoría no cuenta con recursos económicos para pagar un abogado”. Badell aclara que la prisión se encuentra en óptimas condiciones y al gobierno federal le cuesta entre 130 y 170 dólares mantener a cada persona.

Cuatro de las mujeres detenidas no soportaron el proceso y pidieron la salida voluntaria del país. “Cuando la gente está detenida tienen tiempo para pensar. Lloraban mucho. Son muchachas de buenas familias”, dice Badell.

En el último mes supo de una joven que había estado seis meses en Estados Unidos y después no le dieron la admisión. Sin embargo, su historia fue aceptada como “creíble”. Pero Badell no la pudo asistir en la audiencia: “Ella fue sola y, por supuesto, le negaron el asilo. Ahora piensa apelar”.

Otro de los mecanismos de entrada a Estados Unidos que algunos venezolanos están comenzado a utilizar es a través de la frontera de México.

Recientemente la Organización Americana de Abogados de Inmigración del Sur de Florida, organismo sin fines de lucro que promueve reformas en leyes de inmigración y nacionalidad, envió un correo electrónico a sus miembros donde informa que venezolanos, haitianos y centroamericanos cruzan la frontera de México en Tijuana. “Al parecer traficantes están enviando a todos los individuos hasta el puerto de entrada para solicitar el asilo. Los albergues están creando listas, por lo que estos individuos tienen un lugar para alojarse mientras esperan para ser procesados a través del puerto de entrada. El tiempo de espera reportado toma casi una semana”, se lee en el texto.

Algunos venezolanos también han salido desde Tucupita en piraguas hasta Trinidad y Tobago. Pagan 150 dólares por un viaje de 4 horas.

La asociación trinitaria Living Water Community, auspiciada por la Organización de Naciones Unidas, informó que más de un centenar de venezolanos en lo que va de año han acudido a las autoridades de este país en busca de asilo como consecuencia de la situación política y social de Venezuela.

La coordinadora de la asociación, Rochelle Nakhid, dijo que la respuesta de las autoridades de ambos países ha sido reforzar la seguridad en la frontera.

El ministro de Seguridad Nacional de Trinidad y Tobago, Edmund Dillon, anunció un plan para mejorar las condiciones del puerto Cedros donde llegan los venezolanos y atenderlos mejor, así como también, disponer de un intérprete.