• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

“Controlar los poderes es un crimen jurídico”

Fermín Mármol García / ARCHIVO

Fermín Mármol García / ARCHIVO

Fermín Mármol García, abogado criminalista, docente de la USM

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

—¿Paga el crimen en Venezuela?
—Definitivamente sí… Pero a las bandas criminales.
—¿Para qué sirve la ley?
—Para complacer al poder y perseguir a los que piensan contrario.
—Y pensar que la justicia es una dama…
—Sí, por lo correcta.
—¿Es la justicia venezolana más sorda que ciega?
—Está muy atenta a lo que ordena el Ejecutivo.
—¿Qué se gana denunciando?
—Un precedente histórico; se deja de ser habitante para convertirse en ciudadano.
—¿La justicia menos justa?
—La que deja preso al inocente y libera al culpable.
—¿La justicia del TSJ?
–No es ni imparcial ni ciega.
—¿Corean aún el ¡uh, ah!?
—Sí, tras bastidores.
—¿Lo inconstitucional de la revolución?
—Haber maltratado su producto fundamental: la Constitución.
—¿De la oposición?
—Haber desperdiciado tantas oportunidades de convertirse en mayoría y así lograr la alternabilidad.
—¿Es hoy mayoría?
—Espiritualmente sí, pero persiste el temor de algunos de expresarlo.
—¿Penaría por igual a un delincuente y al juez que lo absuelve de manera ilegal?
—No, el juez merecería una pena mayor, pues el hampón no tuvo las mismas oportunidades de formación.
—¿La ley más injusta?
—Aquella que viola derechos de la mayoría para beneficiar a una minoría.
—¿Cuál es esa ley?
—¡Caramba!.. Aquí sí me aplazó usted.
—¿Lo indefendible nacional?
—Aquellos que hablan de igualdad y viven en la opulencia.
—¿Les llegará la dama ciega?
—No sé si jurídicamente, pero sí moralmente. La impunidad, el mal de nuestra historia, crece. De cada cien delitos se castigan solo cuatro.
—¿Igual que antes?
—El hampa de hoy es mucho más cruel y, a su vez, más joven. La de antes de 1998 era más cercana a la ley.
—¿Por qué en 15 años se cuadruplicó el número de homicidios?
—Porque la debilidad institucional ha propiciado la rentabilidad del delito.
—¿Un consejo al Ministerio del Servicio Penitenciario?
—Que cumpla con la Constitución. Las cárceles no pueden seguir siendo manejadas desde Caracas.
—¿Por quién?
—Entre el Estado venezolano y la república de los pranes.
—¿La justicia de lentes oscuros?
—Aquella que disfruta de sus sentencias en el exterior.
—¿Quién fiscaliza a la Fiscalía?
—Deberían ser la Asamblea y el ciudadano.
—¿Quién a la Asamblea?
—El ciudadano y el Poder Judicial.
—¿Y al Poder Judicial?
—El ciudadano siempre será el único fiscalizador.
—¿Se deja violar el soberano?
—Por lo menos se deja engañar continuamente. 
—Como garantes de la justicia, ¿ha protestado su gremio?
—El gremio está muy fracturado y no ha podido alzar la voz contra tantas injusticias.
—¿Su propuesta?
—Una gran concentración de todos los colegios de abogados del país.
—¿Una autocrítica gremial?
—Pensar menos en el bolsillo.
—¿Le reclaman alguna acción sus alumnos en la universidad?
—Realmente no… Lo que sienten es una gran incertidumbre.
—¿Se ha equivocado?
—Sí, sobre todo cobrando honorarios.
—¿Cómo resarcir un error legal?
—Con humildad y rectificación inmediatamente.
—¿Qué es de la vida de la Ley Desarme?
—Ha tenido hijos: ya van dos y un reglamento… Pero no ha dado frutos.
—¿Qué da más frutos: un abogado dedicado a la política o viceversa?
—¡Es un punto inédito!.. Prometo trabajar en una tesis que me permita dar con la respuesta.
—¿Los derechos que el gobierno niega a la oposición?
—La alternabilidad, expresarse libremente y tener acceso a informaciones públicas, como las del Fondo Chino.
—¿Y viceversa?
—No preciso ninguno.
—Algunos abogados alegan que desconocerlo como gobierno...
—Es una manera de expresarse sin ningún efecto legal.
—¿Un derecho enderezado por el proceso?
—Las grandes misiones.
—¿Hay derecho al militarismo del siglo XXI?
—Lo contrario. El estamento militar en la modernidad tiende a desaparecer; es el final anhelado de la humanidad.
—¿La institución que se viola a sí misma?
—Siempre será el Poder Judicial.
—¿”Será”? ¿Es irreversible?
—La justicia es una actividad humana que conlleva a muchos errores. Toca minimizarlos.
—¿La mayor herencia de su papá, el legendario comisario Fermín Mármol León?
—Hacerle honor a la amistad.
—¿Los cuatro crímenes y los cuatro poderes de la actualidad?
—Haría otro título: Un poder, infinitos crímenes.
—¿Es “un crimen” controlar todos los poderes?
—Lo es, jurídico y sobre todo histórico.
—¿Qué tiene usted de policía?
—La disciplina, la manera ordenada de abordar los problemas y el sexto sentido, la corazonada.
—Dicen que la intuición es particularmente femenina…
—Que lo diga una insigne policía: Daisy Cañizales.
—¿Se impondrá la ley sapo?
—No, no es parte de la idiosincrasia del venezolano.
—Oficialmente son “patriotas cooperantes”...
—Son invenciones para distinguir a la minoría tarifada.
—¿Es revolucionaria la justicia revolucionaria?
—Sí, acabó con la institucionalidad.
—¿Y democrática la protesta opositora?
—No cuando una minoría viola los derechos del otro con la guarimba y la destrucción de la propiedad privada.
—¿Es el venezolano ilegal por naturaleza?
—No; creo que tiene otras cualidades, como su gentilicio.
—¿Es constitucional el gentilicio cubano en territorio venezolano?
—Mientras no tome decisiones en el Poder Público.
—¿Lo hace?
—Me temo que hay indicios.
—¿Hay crímenes inéditos por impublicables?
—El fenómeno del delito en Venezuela siempre es innovador. Siempre surgirán nuevos modus operandi.
—¿Un modus operandi para el abogado independiente?
—La paciencia.
—¿Se ha sentido abogado de causas perdidas?
—No en el ejercicio del derecho. Como ciudadano tengo batallas que, por ahora, no estoy ganando.
—¿Es tiempo perdido demandar al Estado-gobierno?
—Se calcula que 97% de las causas intentadas contra el Estado se pierden.
—¿Ha recibido amenazas?
—Con la fortuna de Dios, no… Veremos después de esta entrevista.
—¿Qué pasaría en Venezuela si el Poder Judicial ejerciese su derecho esencial de ser independiente?
—El Estado-gobierno dejaría de ser Estado-gobierno.


s