• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

Chelique Sarabia: Esto no lo arreglan ni los chinos

Chelique Sarabia

Chelique Sarabia

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

—Luego de 60 años, ¿cobra vigencia su canción-emblema “Ansiedad”? 

—La ansiedad parece que nunca muere.

—¿La ansiedad nacional?

—La paz.

—¿Un intérprete para lograrla?

—El pueblo.

—¿En qué son anda el país?

—En tono de re menor.

—¿Un arreglo para la revolución?

—Venezuela en “song” de paz.

—¿Para la oposición?

—A esa sí le sale ansiedad por todo el cañón.

—¿Le desarreglaron el himno que le compuso a Caracas?

—No sé mucho de “pasodobles baratos”, solo sé de alcaldes incultos.

—¿Recompondría el himno nacional?

—No le quitaría ni una coma, solo agregaría una estrofa: seguid el ejemplo que el país dio.

—¿Cantaría el de Cuba?

—El de todos los países. Tengo mente universal.

—¿Una canción que cambió su vida?

—“Un hombre… un niño”, de mi autoría. Es el punto de quiebre entre la vida soñada y la vida vivida.

—¿Soñó con vivir todo esto?

—¡No!, esto es totalmente inimaginable.

—¿La ansiedad del gobierno?

—Apoderarse de las conciencias, ya que de todo lo demás se apoderó.

—¿De la MUD?

—(Risas) Lograr llegar al final de esta contienda sin más derramamiento de sangre.

—¿De los Ni-Ni?

—Alguna vez tener un porqué.

—¿Una melodía que lo hace llorar?

—“Siempre en mi corazón”, un bolero cubano… Soy muy llorón (risas).

—Como gerente de identidad, cultura y educación ciudadana de la Alcaldía de Lechería, ¿se ha reunido con el gobernador?

—No lo conozco.

—Poeta, músico, cantante, compositor, publicista, productor de TV y asesor político. ¿Cuál de estas facetas le es más rentable?

—Tengo una frase: obrero en la porfía y caporal de la canta.

—¿La más difícil de ejercer?

—Vivir esta vida.

—¿Gana bien un músico en Venezuela?

—Hoy la profesión es más respetada y se puede vivir de ella; antes tenías que alternar como sastre o cocinero.

—¿El músico nace o se hace?

—Nace.

—¿Y el político?

—Se hace o se deshace.

—¿Fue amigo de Carlos Andrés?

—Mucho.

—¿Otro éxito musical tan exitoso como la campaña presidencial de 1973?

—Lo estoy escribiendo.

—¿Lo que acontece también es, a decir de aquel estribillo, ¡gra-cias-a-ti!?

—¡Nada que ver!.. Fue gracias a todos.

—¿Gracias a quién saldríamos de esto?

—(Carcajadas) ¡Gracias a Dios!

—Si aquel hombre sí caminaba,  su homólogo actual…

—Parece que vuela, pues hasta con los pajaritos habla.

—Adeco es adeco…

—Y nunca muere.

—¿Ve hoy a Copei con otros ojos?

—Con los del respeto de siempre.

—¿Una nostalgia?

—El mar.

—¿Conserva sus fans?

–(Risas) Creo… Aunque ahora en vez de darme besitos me dan la bendición.

—¿Un líder?

—Martin Luther King.

—¿Una referencia musical?

—Juan Vicente Torrealba. A sus 96 años, gran amigo.

—¿Un presidente folklórico?

—Luis Herrera; no hay otro (carcajadas).

—¿Fue censurado por algún gobierno democrático?

—Nunca, ni por este… Lo de Jorge Rodríguez fue una estupidez.

—¿Está en alguna lista?

—En todas.

—¿Lo han vetado en Anzoátegui?

—¡Nooo!; lo contrario: me estimulan.

—¿Superan las cadenas a sus 2.000 canciones escritas?

—Y con creces.

—¿El ansioso del gobierno?

—Raúl Castro.

—¿De la MUD?

—Cada uno tiene su buena dosis.

—Y a usted, ¿qué le da ansias?

–Nada, yo soy ansioso.

—¿Hay más tocata que fuga en el país?

—(Carcajadas) El repertorio está repartido 50-50.

—¿Un flautista de Hamelín que haga regresar al millón de venezolanos idos?

—Cada quien debe tocar su propio instrumento: la conciencia.

—¿El instrumento que desafina en la orquesta que ostenta el poder?

—En cada sección de esa orquesta por lo menos la mitad desafina.

—¿Le han mandado con su música a otra parte?

—¡Sí! (carcajadas)… Estoy casado en tercera nupcias.

—¿La ovación inolvidable?

—En la inauguración del monumento a la Chinita, en Maracaibo, con mi canción “Chinita de Maracaibo”… 200.000 personas hicieron el coro.

—¿Entre hip hop, reguetón y changa?

—Con ninguno… Aunque hay algunos temas que no son tan malos.

—¿Vallenato?

—Me encanta.

—¿El animal musical?

—El gallo.

—¿La inspiración animal?

—El canto del alcaraván.

—¿Su primer recuerdo musical?

—“El merengue la empalizada”: la primera canción que interpreté en instrumento a los 8 años, en 1948.

—¿Compondría un tema militar?

—Sí, para la doctrina nacional.

—¿La ansiedad de la FANB?

—Ver como se quita de encima a los cubanos.

—¿De los poderes públicos?
—No están ansiosos sino acabados.

—¿Un instrumento acorde con la revolución?

—El contrabajo.

—¿Con la oposición?

—El clarín.

—¿Con los Ni-Ni?

—Las maracas.

—¿Un acorde para sobrellevar la situación?

—La quinta sinfonía de Beethoven.

—¿Una nueva versión de “Ansiedad”?

—Yo ya hice lo que me correspondió. Hay 850 versiones en el mundo y todos los años se graban entre 5 y 6, de las cuales no sé ni el nombre del intérprete.

—¿Propondría la misión música?

—No, porque existe desde 1975 gracias a José Antonio Abreu y a Carlos Andrés Pérez.

—¿Una melodía de fondo para la conferencia por la paz?

—“La canción de la alegría”.

—¿Son ansiosas las risas que se ven en esa reunión?

—No, son nerviosas.

—¿Podría un arreglista arreglar esto?

—Me remito a un viejo dicho: esto no lo arreglan ni los chinos.

—¿La ansiedad necesaria?

—Es necesaria; es parte del motor de la vida.

—Para mitigarla…

—Paciencia, trabajo, dedicación, optimismo y decencia.

—¿Qué pasaría en Venezuela si gobierno y oposición formasen un combo musical?

–(Risas) ¡Sonaría!.. Dependiendo mucho de quién lo dirigiese.