• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

Cayito Aponte, humorista: “La inocencia no mata la esperanza”

Cayito Aponte | Foto: Archivo / Alexandra Blanco

Cayito Aponte | Foto: Archivo / Alexandra Blanco

El actor y cantante lírico opina sobre el pueblo venezolano y el Día de los Inocentes

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

–¿Es Venezuela un país de inocentes?

–Si no fuese así se hubiera encendido muchas veces; olvídate de Troya. Tenemos toda una laaaarga historia.

 

–¿Cuándo dejará de serlo?

–Cuando en el cielo pilen maíz.

 

–¿Caen por inocentes los gobernantes?

–Desde hace tiempo. Siempre opinaron que iban a arregla a Venezuela y no pudieron (carcajadas).

 

–¿Qué le haría al proceso para que cayera por inocente?

–Le diría que el dólar acaba de bajar porque subió el precio del petróleo. Y eso se lo van a creer, te lo aseguro.

 

–¿En qué es inocente la revolución?

–En llamarse revolución.

 

–¿Y la oposición?

–En creer que llegarán al poder por la vía normal, o sea, ganándose la voluntad popular.

 

–¿Su mayor inocentada?

–Creer que he sido humorista. He sido intérprete del humor.

 

–¿Lo han hecho caer por inocente?

–Tres veces… llevo tres matrimonios (carcajadas).

 

–Con el nuevo siglo, ¿Se ha revolucionado el humor?

–Ha ido involucionando por falta de voluntad, aunque hay algunos destacados que han evolucionado con la revolución: Laureano, Nazoa, entre muchos.

 

–¿Trabajaría en el nuevo espacio de humor del canal 8?

–¿Es que acaso existe? No veo TV. Busco la cultura en la música y otros espacios porque en TV no se ve.

 

–¿Se le puede sacar guasa al agravamiento de la crisis?

–Siempre. Mientras mayor sea el problema, mayor la guasa. Seremos un pueblo muy inocente pero bien inteligente, que sabe reírse de sus propios desastres.

 

–¿Somos los más felices del planeta?

–No conozco otros pueblos en profundidad, pero lo que nos salva es nuestro carácter.

–¿Por qué hoy el oficialismo se molesta cuando lo parodian?

–Por el antojo de un señor que hizo la Ley Resorte.

 

–¿Hicieron del mal humor una ley?

–El humor pertenece a los seres inteligentes.

 

–¿El umbral entre ser inocente y ser pendejo?

–El no ser pendejo es la máxima expresión de la inocencia.

 

–Y el político, ¿se hace el loco o el inocente?

–Normalmente son locos.

 

–¿La inocencia de los presos políticos?

–Pensar que hay justicia en Venezuela.

 

–¿Parodiaría a la oposición?

–¡Claro! Ellos no tienen corona. Antes, parodiábamos a la oposición de hoy.

 

–¿Y al presidente, aunque sea clandestinamente?

–Siempre respetamos la investidura presidencial, no al presidente.

 

–¿Existe el humor marcial?

–Lo marcial no puede tener humor. Pueden estar tristes, pero si el jefe les dice ¡ríanse!, tendrán que hacerlo por disciplina.

 

–¿Su mejor papel?

–El de inocente.

–¿El papelón de su vida?

–El que hacía la empresa Sata Teresa ¡Riquísimo!

 

–¿El género humorístico de su vida?

–La comedia de mi vida.

 

–¿El político que podría imitarlo?

–Muchos quisieron pero no pudieron. Casi lo logra Carlos Andrés, y dicho por él.

 

–¿Su expresión mañanera al mirarse en el espejo?

–¡Que feo soy!

 

–¿Intentaría otra Radio Rochela?

–Intentarlo es absolutamente necesario. Pero hay que tener los elementos para hacerlo.

 

–Al esperar hasta el último minuto la clemencia presidencial, ¿cayó RCTV por inocente?

–Ciertamente, muy inocente.

 

–¿Eran más inocentes los programas de humor de antes?

–El basamento era otro. Hoy, a mí no me hace reír un buen par de piernas, me provoca otra cosa, como tener el pensamiento abierto (risas).

 

–¿La época de oro del humor en Venezuela?

–Cuando nos metíamos con todo el mundo sin temor a nada, entre los años sesenta y noventa.

 

–¿Son estas navidades más inocentes?

–Celebrar unas navidades en medio de esta situación o es la exageración de un gran espíritu o una tremenda inocentada.

 

–En 56 años de vida artística, ¿cuál gobierno le ha dado mejor material?

–Todos; sobre todo los que dejaron que se expresara ese material.

 

–¿Cuántas veces se disfrazó de Santa Claus?

–La última vez hice de Santa Cola y repartí verdaderos regalos: acetaminofén, harina PAN…

 

–A pesar de vestir de rojo, ¿por qué la revolución no quiere a Santa?

–(Carcajadas) Porque es muy inocente.

 

–¿Una nostalgia navideña?

–Mis misas de aguinaldo, cuando era monaguillo en La Victoria, mi pueblo natal.

 

–¿El sustituto del cañonazo?

–¡Miles de cañonazos! La botadera de real entre tanta pobreza.

 

–¿Qué le pidió al Niño Jesús?

–Paz, siempre.

 

–¿Nos tomará el año nuevo por inocentes?

–No sé, aquí pasan cosas tan extrañas que no se puede predecir ni siquiera el hoy.

 

–¿Un aguinaldo al gobierno?

–¡Oye, en que lío me metes! ¿Qué se le puede regalar a quienes tienen de todo?

 

–¿Otro a la MUD?

–Dios le mande la capacidad para penetrar en el ánimo popular.

 

–¿Volverá la audición?

–Esa sería otra inocentada, pero uno siempre espera. La inocencia no mata la esperanza.

 

–¿El presidente más inocente?

–Medina Angarita… verdaderamente cayó por inocente.

 

–¿Caerá el gobierno por inocente?

- Yo creo que no (carcajadas).

 

–¿Qué pasaría en Venezuela si gobernasen los inocentes?

–Es que yo no entiendo cómo un inocente podría gobernar alguna vez.