• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

Capítulo 1: El proyecto antiimperialista (1999)

“Nos hemos sincerado: esto es un proyecto político”, Carlos Lanz Rodríguez. Coordinador del Proyecto Educativo Nacional. Año 2000

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

El enemigo que se tiene que vencer: el capitalismo. La aspiración: la formación de un hombre nuevo, capaz de construir la nueva república. El Proyecto Educativo Nacional nace en 1999, poco tiempo después de que la Asamblea Constituyente comenzara a elaborar el articulado de la carta magna, producto de discusiones de lo que se llamó la Constituyente Educativa. Carlos Lanz Rodríguez, sociólogo especialista en Educación, fue su coordinador y defensor más ferviente. Los postulados del proyecto (y por lo tanto de Lanz), según muchos expertos en políticas educativas, siguen vigentes y han sido reproducidos en todas las legislaciones educativas del Gobierno. El documento (que tiene varias versiones) señala la necesidad de luchar a través de la formación de las nuevas generaciones contra "la homogeneización cultural, producto de la estandarización de patrones de consumo, gustos y necesidades inducidos por la mercancía universal, que ha desarrollado una identidad desterritorializada”.

En este proyecto se habla por primera vez del papel de las comunidades dentro de la escuela: “En esta perspectiva de la educación que queremos, también se destaca la participación comunitaria en la escuela, en la que trasciende la concepción tradicional de comunidad educativa, pues se incorporan no sólo a padres y representantes sino a diversos actores comunitarios en roles protagónicos de la gestión escolar”.

Se hace énfasis en que la educación debe vincularse a la vida comunitaria. Se define la escuela comunitaria como aquella en la q    ue se materializa la prefiguración de la nueva sociedad en construcción. Sería una escuela con las siguientes tareas: “La articulación a múltiples procesos de trabajo, comenzando con la recuperación de las tradiciones cooperativistas, apoyo a microempresas (…). Se conecta con las experiencias organizativas de base donde se ejerce directamente la democracia: juntas vecinales, comité de salud, etc”. Plantea que las comunidades organizadas en asambleas pueden elegir y destituir supervisores y directivos de los centros educativos, así como modificar planes de estudio. “La comunidad toda tiene la voz principal en la definición del proyecto educativo de la escuela; que la comunidad está presente en la actividad y hace uso de los espacios de la escuela… La escuela es útil a la comunidad y le sirve para fortalecer su capacidad de organización, de reflexión, de expresión y de acción”.