• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

Capítulo 3: Un batazo al consenso (2001)

“Tengo el bate de Sammy Sosa preparado para devolverla”, Hugo Chávez (con respecto a la Ley de Educación). Presidente de la República. Año 2001

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En agosto de 2001, la Asamblea Nacional aprobó en primera discusión un proyecto de ley de educación que fue capaz de incluir en su articulado las propuestas hechas por la sociedad civil y las de la Comisión de Educación del Poder Legislativo. El Ministerio de Educación no participó, pues no envió su proposición de ley a tiempo. En la legislación quedaba claramente establecido que familia, escuela y Estado eran corresponsables en el hecho educativo.

Sin embargo, la respuesta gubernamental llegó en forma de metáfora beisbolística. El 5 de octubre de 2001, el presidente Chávez advirtió que devolvería de un batazo la que llamó ley “presentada por los escuálidos” y si era aprobada en segunda discusión, no pasaría en Miraflores. Poco después de esta estocada, en noviembre de 2001, el entonces ministro de Educación, Héctor Navarro, presentó un documento llamado “Aportes para el debate (en segunda discusión) del Proyecto de Ley Orgánica de Educación. Ministerio de Educación, Cultura y Deportes”. Sus conceptos son similares al Proyecto Educativo Nacional, pues establece como necesario que se incluya en la ley la participación comunitaria en la escuela, que trasciende la concepción tradicional de comunidad educativa al incorporar no sólo a los colectivos internos de la institución docente, sino a diversos actores comunitarios en roles protagónicos de la gestión escolar. Indica que se trata de una transferencia de poder para que la comunidad dirija de una manera participativa la escuela.

Con respecto a lo que debe ser la Ley de Educación, Navarro dijo a El Nacional en 2001: “Postulamos la existencia de un nuevo Estado docente, con corresponsabilidad del ciudadano, y la creación del gobierno escolar. Muchos se sorprenden porque una bandera de la llamada sociedad civil ha sido la participación, pero a veces son ellos los que quieren decidir por el ciudadano. El gobierno escolar significa que la escuela tendría autonomía para manejar sus recursos. El director de la escuela sería electo por la comunidad, pero tendría que responder a un perfil”.

Después del batazo, la aprobación del proyecto de ley de educación quedó paralizada, hasta que en 2005 el diputado del MVR Luis Acuña hizo público otro proyecto de su propia autoría. De acuerdo con Acuña, el entorno de la escuela pasaría a formar parte de la comunidad educativa, que en el proyecto de 2001 sólo estaba integrada por educadores, padres, alumnos y el personal interno de cada plantel. Según el artículo 18 del proyecto del parlamentario, las comunidades organizadas son el primer agente de educación; la familia es el segundo.