• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

Clientes para el cannabis uruguayo

Planta tu planta, clientes para el cannabis en Uruguay / EFE

Planta tu planta, clientes para el cannabis en Uruguay / EFE

Canadá, Israel y Chile quieren comprar la droga en este país para sus enfermos. La fabricación de medicamentos basados en la sustancia abre otra vía de negocio

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La legalización de la marihuana en Uruguay es un experimento ante políticas represivas que han fracasado. Supone riesgos y también oportunidades, algunas incluso inesperadas. Dos semanas después de que el presidente José Mujica promulgara la ley que permite y regula la producción y el consumo a uruguayos y extranjeros residentes en este país, el gobierno y laboratorios de Canadá y otras farmacéuticas de Chile e Israel han iniciado contactos con las autoridades de Montevideo para conocer qué posibilidad habrá de comprarles marihuana, según publicó este lunes el periódico El Observador. La norma no preveía nada sobre la exportación de cannabis, ni la permitía ni la prohibía.

El diario uruguayo contó que empresarios canadienses se han comunicado con políticos y organizaciones no gubernamentales del país suramericano para presentarles proyectos para adquirir marihuana. La ley establece que los usuarios podrán tener sus cultivos personales, hasta 6 plantas con una cosecha máxima de 480 gramos anuales, o en plantaciones de clubes de 15 a 45 socios y con hasta 99 plantas. El Estado autorizará a agricultores para la producción y posterior venta a precio regulado, así como también los cultivos con fines científicos y medicinales.

Holanda no alcanza

Canadá está interesada porque hay 26.000 personas en su territorio con autorización médica para consumir cannabis como terapia contra el dolor. Pagan 3,66 euros por gramo. En Uruguay, el gobierno progresista pretende que la marihuana legal se venda al mismo precio que la que ofrece el narcotráfico, es decir, a 0,73 euros por gramo. Los consumidores en este país podrán adquirir hasta 40 gramos por mes. Esto aún no rige en la actualidad porque, pese a que la ley ha sido sancionada por el Parlamento el 10 de diciembre y promulgada el 24 de diciembre por el Ejecutivo, a partir de ese día se inició un periodo de 4 meses para reglamentarla.

Como en Canadá está prohibida la producción de marihuana, la importa de Holanda. Pero este país europeo carece de la capacidad de fabricación suficiente para abastecer las necesidades canadienses. De ahí el interés por proveerse también en Uruguay.

“Es verdad que nos han consultado para instalarse en Uruguay, lo que implica un gran desafío”, se entusiasmó el prosecretario de la Presidencia uruguaya, Diego Cánepa, en una entrevista a El Observador. “Es muy importante por todo lo que significa. Si bien no era un objetivo de la ley, Uruguay se transforma en un polo de biotecnología. Es un área de enorme competencia que está en pleno desarrollo. Hasta hace un tiempo, la marihuana medicinal solo se pensaba como analgésica, pero ahora se está estudiando que algunos derivados puedan ser medicamentos”, comentó Cánepa. Por ejemplo, el laboratorio británico GV elabora con cannabis el fármaco Sativex para los enfermos de esclerosis múltiple y de epilepsia infantil. Pero el director de Servicios Agrícolas del Ministerio de Ganadería e integrante de la comisión que trabaja en la reglamentación de la ley, Inocencio Bertoni, dijo que de momento el Estado uruguayo está concentrado en la regulación del mercado interno.

Activistas y empresarios uruguayos también quieren fabricar medicamentos como el Sativex en su territorio. Por lo pronto, el 29 de diciembre se formó la Federación Nacional de Cannabicultores de Uruguay para integrar a los que quieran producir marihuana para fines personales, para la venta autorizada en farmacias o para la elaboración de remedios. El nuevo colectivo, cuyos integrantes venían abogando a título individual por la ley finalmente aprobada, ahora buscará participar en el debate sobre la reglamentación. La federación reclama que se dé espacio a los pequeños agricultores y que las plantaciones contraten como empleados a grupos sociales considerados vulnerables, como transexuales, madres solteras y recicladores de residuos, según ha explicado una de sus integrantes.

El consumo de marihuana ya estaba permitido en Uruguay desde hace décadas, pero no el cultivo ni la comercialización. Sin embargo, la aprobación de la ley llevó a que turistas argentinos, que por esta época del año suelen llenar en parte las playas del lujoso balneario de Punta del Este, fumen ahora porros en la arena sin inhibiciones, en fiestas y en restaurantes, según relató el periódico La Nación, de Buenos Aires. Incluso, varios de ellos han ido a las farmacias a consultar si ya vendían marihuana, pero los comerciantes les respondieron que solo lo harán cuando se reglamente la norma y que no estará permitido ofrecerla a extranjeros no residentes.

Estados Unidos, bocanada a bocanada

De los 50 Estados que componen la unión, 20 tienen legalizada la marihuana médica, y Colorado comenzó la venta legal de su uso con fines recreativos el pasado 1° de enero. El estado de Washington también planea comenzar la venta durante este año. El diario The New York Times informaba, no obstante, que a diferencia, por ejemplo, de la legislación que regula la marihuana terapeútica en California, la de Nueva York será más restrictiva ya que su acceso será limitado a solo 20 hospitales y para personas que padezcan cáncer, glaucoma u otras enfermedades graves. En California, la marihuana se receta para condiciones médicas leves, lo que supone –según los críticos de la ley– que quienes quieren usarla con un fin recreativo no tienen muchos problemas para conseguirla.

Más de 80% de los habitantes del estado de Nueva York aprueba el uso de la marihuana con fines médicos, según las encuestas. El gobernador Andrew Cuomo ya ha aprobado otras medidas sociales muy populares en el estado, como el matrimonio homosexual en el año 2011 o la iniciativa que lanzó en 2013 tras la matanza escolar de Newtown (Connecticut) para prohibir la venta de armas de asalto y de cargadores de alta capacidad.

Una media de 50.000 personas son detenidas cada año en Nueva York por delitos relacionados con la marihuana, en su gran mayoría gente que fumaba en público, ya que tienen una política muy estricta al respecto. Hace un año, Cuomo decidió suavizar esa regulación y descriminalizar esa posesión en pequeñas cantidades para el consumo, pasando de ser un delito menor a ser penado con una multa, aunque esa ley no ha entrado aún en vigor. Según cifras oficiales recogidas por Drug Policy Alliance, una organización que busca modificar la normativa sobre los estupefacientes, en EE UU hubo más de 658.000 personas detenidas en 2012 por posesión de marihuana.