• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

En Barquisimeto la oposición hizo el trabajo

Más tarde, el candidato de la oposición Henrique Capriles cerró su campaña en Barquisimeto, estado Lara, en el occidente del país. Horas antes realizó un recorrido por el estado Cojedes

Más tarde, el candidato de la oposición Henrique Capriles cerró su campaña en Barquisimeto, estado Lara, en el occidente del país. Horas antes realizó un recorrido por el estado Cojedes

El diputado a la Asamblea Nacional Miguel Pizarro, también miembro de Avanzada Progresista, indica que en Barquisimeto la campaña fue personalizada

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En Barquisimeto, la oposición le arrancó votos al chavismo y lo superó. La capital de Lara fue una de las que Henrique Capriles le ganó a Hugo Chávez en las elecciones del domingo pasado con 52% de los votos, mientras que en las presidenciales de 2006 Manuel Rosales sacó 35% de los sufragios.

El discurso oficialista del poder popular había encontrado un terreno fértil en Lara. En el estado hay fuerte presencia de organizaciones comunitarias y cooperativas –algunas con más de 40 años– con actividades que van desde la artesanía hasta la producción agrícola. Su caso lo ha convertido en foco de estudios sobre la acción de la sociedad civil, el llamado “tercer sector” y la economía solidaria.

La calada del chavismo tuvo su expresión electoral: en Barquisimeto, el oficialismo sólo había perdido el referéndum por la reforma constitucional de 2007, con 1,4% de ventaja. Hasta que en 2010 el gobernador Henri Falcón, que ganó las elecciones de 2008 con 73,5% de los votos –de los cuales el PSUV le aportó 53%– decidió separarse de la tolda roja y unirse a Patria para Todos. Un cisma político que hizo tambalear el dominio chavista en la región centrooccidental del país. En los comicios parlamentarios de 2010, la fractura se hizo sentir: las tarjetas de la alianza opositora y la del PPT sumaron cerca de 60% de los sufragios.

Capriles y su comando se enfrentaban a la tarea de conquistar Iribarren, un municipio gobernado por Amalia Sáez, militante del PSUV, para atraer los votos de los chavistas moderados, de los descontentos o indecisos. ¿Cuál fue la estrategia? En Avanzada Progresista, partido creado en junio y dirigido por Falcón, dicen que la clave está en hacer trabajo social en las comunidades. “Falcón mantuvo la misma forma de trabajar desde que era alcalde. Tenemos un sistema de caminatas en las barriadas todas las semanas para que nos digan cuáles son los problemas y tratar de resolver fallas en los servicios básicos, aunque no sean competencia de la gobernación, como la pavimentación de una calle, el alumbrado o hacer una acera”, señala Teodoro Campos, dirigente de la tolda.

El diputado a la Asamblea Nacional Miguel Pizarro, también miembro de Avanzada Progresista, indica que en Barquisimeto la campaña fue personalizada. “Henri Falcón y Alfredo Ramos (diputado a la AN y candidato a la alcaldía de Iribarren) fueron motores para hacer los casa por casa y las asambleas ciudadanas. En los jefes de campañas municipales y regionales teníamos unos ‘mini-Henrique’. Nunca se desmovilizó el comando para la alcaldía y se mantuvo el contacto con la gente”.

El candidato presidencial de la MUD abarrotó de seguidores la avenida Venezuela de Barquisimeto para el cierre de su campaña, un lleno que muchos compararon con el de las procesiones de la Divina Pastora. La estrategia de visitas a los pueblos y el colofón de un cierre multitudinario funcionaron para seducir a antiguos votantes del chavismo. El reto es ahora de Henri Falcón, único gobernador que acompañó el panel de la rueda de prensa de la MUD el martes pasado. En diciembre, disputará su reelección frente a su antecesor, Luis Reyes Reyes, una de las piezas de confianza del presidente Chávez.