• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

Aquiles Martini Pietri: “Quien decretó la emergencia produjo la emergencia”

Aquiles Martini Pietri señaló que al sector público le faltan la competencia y efectividad que tiene el sector privado | Foto Jorge Santos jr.

Aquiles Martini Pietri señaló que al sector público le faltan la competencia y efectividad que tiene el sector privado | Foto Jorge Santos jr.

El tesorero de Fedecámaras ve al menos una ganancia que la revolución deja: descubrirnos como país. No obstante, sostiene que esa misma revolución ha mancillado la palabra “pueblo”. El ex presidente de la Cámara Inmobiliaria considera que las viviendas de la Misión Vivienda Venezuela son “un regalo interesado”

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

—Hace dos años y medio usted dijo que la Gran Misión Vivienda Venezuela iba por el sótano, ¿y hoy?
—En el subsuelo, literalmente.

—Y los precios de la construcción del sector privado, ¿llegaron al Penthouse?
—De Parque Central.

—En cuanto a las cifras de la GMVV, ¿son todas las unidades las que dicen que están o están todas las que realmente son?
—El papel aguanta todo.

—¿A vivienda regalada no se le mira colmillo?
—Ese regalo es interesado.

—¿Protestaría si le otorgan el título de propiedad de una casa?
—Solo si la casa se llama Miraflores.

—Entre la construcción de viviendas en el capitalismo y el socialismo…
—Está la necesidad de la gente.

—Si “los créditos bancarios no alcanzan para adquirir viviendas”, ¿a quién recurrir?
—A Evo, a Rafael Correa, a Pablo Iglesias, esos personajes a los que les presta la revolución.

—¿Qué ha quedado en maqueta?
—Las esperanzas de la gente.

—En concreto, ¿por qué Pérez Jiménez sigue siendo un ejemplo?
—Tú lo has dicho, por lo que hizo con concreto.

—Y ahora, a falta de cabillas y cemento...
—Bahareque, como en la época de Zamora.

—¿Qué le sobra al sector privado que le falta al público?
—Competencia, efectividad.

—¿Y viceversa?
—Clientes, consumidores.

—Aunque durante 17 años el capitalismo ha sobrevivido en el socialismo del siglo XXI…
—El socialismo era de los dientes para afuera.

—Ahora, sin el apoyo del Estado, ¿de dónde saca los reales el empresariado?
—¡Ufff! Se llama “raspadera de olla”.

—Por cierto, ¿dónde están los reales del tesoro público?
—(Risas) No hablo español, pregúntamelo en mandarín.

—¿Administran actualmente la escasez con criterio de escasez?
—Ojalá hubiera algún criterio en esta superescasez.

—¿Los nuevos amos del valle?
—Los enchufados.

—Si los “enchufados” hacen sus compras en Aruba y Curazao,  ustedes…
—Mientras se pueda, donde haya algo para comprar venezolano.

—¿Cómo anda la fe nacional hacia Fedecámaras?
—Con que la gente tenga fe en sí misma nos basta.

—¿Tiene fe en la FANB?
—Tengo fe en la gente decente, esté donde esté.

—¿Una ganancia con la revolución?
—Descubrirnos como país.

—¿Una pérdida?
—La ingenuidad.

—¿Fue gobierno Fedecámaras antes de 1998?
—A los empresarios los gobierna la gente, el consumidor, pues en el mercado nadie compra obligado.

—¿Encantará el heredero al “nido de serpientes”, tal como los llamaba Chávez?
—Ni es galán ni tiene billete.

—Según el proceso, el bienestar de los empresarios es necesariamente penurias para el pobre…
—Hay gente obtusa.

—¿Compaginan ideología y progreso?
—Si las ideas son buenas, sí.

—¿Hacen colas los empresarios?
—Cada día más largas.

—¿Ha comprado en mercados bolivarianos?
—(Risas) Cuando tenían mercancía.

—¿Lee a Marx?
—Leo la Constitución.

—¿Encajaría un nuevo empresario en la idea del nuevo hombre revolucionario?
—Ahí están los bachaqueros.

—¿Tiene amigos en Emprevén?
—Puedo hacerlos si compartimos los mismos principios y valores.

—¿Se ha sentado a comer con los obreros, como lo ordenó el “comandante galáctico”?
—Lo hacía antes de que él fuese presidente.

—¿Es un buen negocio la propiedad comunal?
—Creo en la propiedad privada y el desarrollo colectivo.

—¿Qué tal una empresa entre ustedes y la revolución?
—Ellos prefieren a extranjeros y no a venezolanos para hacer empresas.

—¿La cuota del empresariado en este llegadero?
—Restaurar la producción nacional.

—¿Una autocrítica como Fedecámaras?
—No más rentismo.

—¿Tiene fe en el diálogo?
—Siempre que el otro no me llame enemigo de la patria.

—¿Lo excepcional del Decreto de Estado de Excepción y Emergencia Económica?
—El que lo decretó produjo la emergencia.

—¿En qué estaría dispuesta a ceder Fedecámaras?
—Si se tiene la razón no hay que ceder, hay que convencer.

—¿Dejarán fría a la Polar?
—Ese oso está caliente y tiene mucha garra (risas).

—¿La próxima expropiación?
—La libertad del ciudadano, pero no durará mucho tiempo esa expropiación.

—¿Qué expropiaría a la revolución?
—La palabra pueblo, la han mancillado.

—¿Qué pasaría en Venezuela si el Estado-gobierno termina siendo la única empresa nacional?
—Quizás me veas de sindicalista (carcajadas).