• Caracas (Venezuela)

Siete Días

Al instante

Amor Antúnez: “Se nos pone cuesta arriba centrarnos en lo erótico”

La psicóloga ha tenido prejuicios con su cuerpo | Alexandra Blanco/El Nacional

La psicóloga ha tenido prejuicios con su cuerpo | Alexandra Blanco/El Nacional

La sexóloga señala que a los venezolanos les falta educación sexual "es un asunto de salud pública"

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

—¿Baja la libido la crisis?
—Baja todo: el ánimo, la alegría, el hambre, el sueño. Lo mejor para alcanzar orgasmos es un cuerpo relajado… Bueno, así nos va.

—¿Un destino erótico para emigrar?
—Cualquiera en el que usted pueda estar tranquilo y seguro para perderse en las maravillas de sus fantasías eróticas.

—¿Por qué o de quién “huyó” a Florida?
—(Carcajadas) Fue el único plan de cambio de residencia que no incluía una sensación de huida o escape.

—Entre la gringa y la connacional…
—En el ejercicio de lo erótico sería como un Oh, My God vs ¡Ay, Dios mío!  (carcajadas).

—¿Es femme fatale la venezolana?
—En imagen, apariencia física y actitud.

—¿Y el venezolano?
—Tiene sex-appeal.

—¿Hasta qué punto honras a tu nombre Amor de los Ángeles Antúnez Volcán?
—¡Hasta el último apellido! (risas); cuando las circunstancias lo ameritan llevo el Volcán a su máxima expresión.

—Y en su libro Sexo con cinco, ¿cuántos son del  gobierno y cuántos de la oposición?
—(Carcajadas) Como con muchas cosas en la vida, no tengo ni la más mínima idea.

—De ser una fruta…
—El mango, ninguno más añorado, delicioso y hasta exótico en ciertos lugares.

—¿Un erotismo a flor de piel?
—Ojalá viviéramos más en esa sintonía; las noticias alrededor del mundo tendrían otros titulares.

—¿El filo entre erotismo y pornografía?
—El ojo con el que se mire, y también el artista detrás de la obra.

—¿Cuándo no piensa en sexo el venezolano?
—Aparentemente el venezolano y la venezolana viven pensando en sexo. Y eso no significa que siempre sean pensamientos positivos o vinculados con el placer. Cada vez se nos pone más cuesta arriba centrarnos en lo erótico.

—¿Le gusta al hombre que lo sometan?
—Imagino que en privado, evitando el bullying.

—¿Un tabú persistente?
—La homosexualidad, la pérdida de la virginidad y el sexo anal.

—¿Un político erótico?
—(Carcajadas) Que sea sujeto de mis fantasías, ninguno. Sin embargo, para la historia quedará Mr. Clinton.

—¿Su fantasía favorita?
—Gozarme mi honeymoon de principio a fin.

—¿Su arma secreta?
—Pinterest (carcajadas)… Para todo lo demás, use Google.

—¿Para levantarse a Maduro?
–Sublimamos y pasamos a la siguiente pregunta…¡Next!

—¿Le montan cachos al soberano?
—¡Cómo que qué!.. ¿Cómo se hace eso?

—¿La pregunta que aún le asombra?
—“¿Cómo sé que sentí un orgasmo?”.

—¿La sexópolis venezolana?
–Mi programa en Canal i, Sexópolis, junto con Michela Guarente (risas)…Y Los Roques, ese sitio es un regalo de Dios.

—De sus 38.000 seguidores en Twitter, ¿cuántos le han hecho vibrar?
—El tamaño no importa (risas). Me llenan quienes me regalan un feedback positivo.

—¿Ha tenido un fan tipo obsesión fatal?
—Sí, y genuinamente me aterra; así que paso a la próxima.

—¿Su pareja?
—Tengo esposo; a puntico de cumplir las bodas de papel (risas).

—¿Un deseo?
—Que se acaben los embarazos no deseados.

—¿Un soberano orgasmo?
—A largo plazo, con la Vinotinto a nivel mundialista.

—¿El mito que no cesa?
—Que los hombres no son los únicos que saben lo que hacen en términos sexuales; que los orgasmos de ambos no dependen únicamente del hombre, y que el encuentro sexual no comienza con la erección y se acaba con la eyaculación.

—Para comenzar bien el día…
—Distintos sabores y aromas para maximizar mi experiencia con el cafecito de la mañana.

—¿Se puede vivir sin relaciones y no morir en el intento?
—Toda la vida. Pregúntale a la gente que apuesta por la abstinencia sexual como filosofía de vida y a los que deciden disfrutar en solitario.

—¿Un estimulante para la oposición?
—La fantasía sexual es lo único accesible y disfrutable sin límites, esperas ni restricción; sin importar los recursos de afuera.

—¿Necesita viagra la revolución?
—Cuidado con los efectos colaterales de la pastilla azul.  

—En Venezuela sexo + poder=
—Los dueños de los hoteles romance.

—Y sexo + corrupción=
—El abuso sexual infantil.

—¿Hace falta educación sexual?
—A todos los venezolanos, es un asunto de salud pública.

—¿Una consulta a la MUD?
—Una asesoría tipo Tuppersex. Todos disfrutan ese tipo de tertulia.

—¿Un posible clímax nacional?
—Diciembre.

—¿La fórmula de Amor?
—Imagina la intimidad y el acto sexual como un espacio y tiempo para practicar un ejercicio de vida. Si no practicamos más y mejor este ejercicio sería gravísimo.

—¿Es lo mismo sexóloga mediática que político mediático?
—No, lamentablemente nunca tendremos el privilegio de protagonizar una cadena y/o disponer del presupuesto para ejecutar el plan de intervención nacional (carcajadas).

—¿Qué pasaría en Venezuela si el Estado-gobierno interviniese las actividades sexuales?
—¡Qué! No, vale… ¿Tú dices? Yo creo que no va a pasar… ¿O sí?  ¿Pueden?... Bueno, ¡siempre nos quedará París!