• Caracas (Venezuela)

Sergio Dahbar

Al instante

Ya no es mágico el mundo

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En estos días pensé que los escritores sirven para cosas distintas. Se usan para dejarle mensajes a una enamorada en una pared de una calle cualquiera del planeta con alguno de sus versos, o para demostrar también el poder infinito e inequívoco de un dictador. Es el caso sin duda de Jorge Luis Borges.

Recuerdo que en un remanso de Altamira, a escasos metros del Altamira Tenis Club, el amor conquistó una pared en ruinas. El graffitti durante varios días dejó constancia que, como advertía Borges en su poema “1964’’: “Ya no es mágico el mundo. Te han dejado”. Uno podría preguntarse cuántas veces pasó frente a esta declaración apasionada el destinatario de semejante elocuencia. Infinitas, tal vez.

Como sucede con tantas otras distracciones, quizás nunca llegó a advertir que esas palabras iban dirigidas al corazón de sus sentimientos. Lo que habría que pensar es que perdieron los dos. Aunque tan sólo uno de ellos se atreva a aceptar lo que también aceptó Borges: “Yo, que tantos hombres he sido, no he sido Aquel en cuyo abrazo desfallecía Matilde Urbach”. Pero debo reconocer que también perdieron los peatones, porque el dueño de la casa decidió sacudirse tanta lloradera y pintó el muro.

Paredes en el mundo pintadas con frases de Borges hay muchas. Ataques de un dictador en su contra pueden contarse con la mano, pero existen y refieren el odio que puede profesar un político por su adversario, aún cuando este sea ciego, pobre y bastante inofensivo.

Cuando uno camina sobre la historia, resulta inevitable iluminar el presente. No me cabe duda cuando pienso en 1946. Ya está Perón en el poder y una de sus victorias elocuentes, esas que enamoraba a las masas más resentidas, fue designar inspector de gallinas y conejos a Borges en el mercado municipal de Buenos Aires.

En ese año Jorge Luis Borges no representaba a la figura literaria que hoy se alza en la historia de la literatura. Era leído por una élite argentina y algunos conocedores extranjeros. Ya había publicado Inquisiciones, El idioma de los argentinos, Discusión, Historia universal de la infamia, Historia de la eternidad y El jardín de los senderos que se bifurcan

Pero en ese momento era un intelectual que vivía de un trabajo menor (auxiliar) en la biblioteca municipal Miguel Cané. Juan Domingo Perón ya había dispersado todas las dudas sobre su poder político y ganó las elecciones en 1946.

Entre los intelectuales argentinos existía desconfianza por lo que podía ocurrir en Argentina. Se había producido un golpe de estado (1943) y luego aparecía esta figura militar (Perón) que tenía nexos crecientes con el sindicalismo de izquierda.

En ese momento Borges estaba del lado de los aliados que luchaban en Europa por vencer las fuerzas alemanas. En cambio, el gobierno argentino se mantuvo neutral, y así como recibió a muchos exilados judíos, dejó entrar a nazis escapados con fortunas.

Borges renunció a tan noble cargo, para dedicarse a escribir. Dos años más tarde, en 1948, la policía detuvo en la popular calle de Buenos Aires, Florida, a unas señoras que pedían libertad para los presos políticos.

En ese grupo se encontraba la madre de Borges, Leonor Acevedo de Borges (72 años de edad) y la hermana, Norah (47 años). La madre fue sometida a arresto domiciliario por la edad, pero la hermana fue encarcelada con prostitutas.

Quizás el único consuelo que nos queda es saber que salvo en Argentina, país que padece una rara enfermedad llamada peronismo, en el resto del mundo Juan Domingo Perón no es otra cosa que el sinónimo de populismo fascista. Jorge Luis Borges se ganó otra eternidad. 

www.sergiodahbar.com