• Caracas (Venezuela)

Saúl Hernández Bolívar El Tiempo | Colombia

Al instante

¿Sometidos a Caracas?

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Dudo mucho de que el gobierno del presidente Santos hubiera expulsado del país a verdaderos activistas políticos que estuvieran haciendo proselitismo duro, si estos fueran chavistas en vez de opositores de la dictadura de Maduro. No me sorprende, en cambio, que les eche el guante a estos últimos y se los entregue a un régimen que se ha convertido en el primer violador de los derechos humanos en la región.

Es hilarante el argumento de que los jóvenes activistas venezolanos fueron expulsados por razones de “seguridad nacional”. A menos, sí, que Nicolás Maduro haya amenazado con los Sukhoi, como hacía el difunto “Chávez Nuestro”. También es ridículo atribuirles “ataques” a personalidades locales cuando lo único que hizo uno de ellos fue reclamarle a Antonio Navarro Wolff una supuesta falta de solidaridad con los universitarios venezolanos por los asesinatos y demás atropellos de que son víctimas en su país. El joven lo llamó “cobarde”, y Navarro casi le pega.

Algo va de “activistas” a “terroristas”, sobre todo cuando ese activismo no es de los que tienen detrás un brazo armado. Y no es coherente que un gobierno que se dice democrático trate a los unos como si se tratara de los otros, entregándoselos a un régimen que se caracteriza por albergar terroristas y se niega a entregarlos a un Estado legítimo, que los reclama para impartir justicia.

Tal vez crea el presidente Santos que el proceso con las FARC va a acelerarse si colabora en todo con el gobierno despótico de Venezuela, como cuando le envió al narcotraficante Walid Makled a cambio del famoso “Cantante de las FARC”, cuya entrega a las autoridades colombianas nunca se cumplió. Pero el presidente Santos se equivoca de nuevo y sus genuflexiones no le van a desempantanar ese largo sainete, cuyos únicos avances concretos, luego de dos años, son los que representan el resurgimiento de un grupo terrorista que estaba vencido.

EL TIEMPO. BOGOTÁ. /GDA.