• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Los videojuegos activos son más sanos para los niños que los pasivos

Niños jugando videojuegos / AP

Niños jugando videojuegos / AP

Un estudio realizado en Inglaterra demostró que juegos donde el usuario debe participar moviendo todo su cuerpo y sin el control mediante un joystick aumentan el gasto de energía

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los juegos de video activos, que promueven la danza y el ejercicio, son más sanos para los niños que los pasivos y sedentarios, según un estudio hecho en Inglaterra y que publicó esta semana la revista Archives of Pediatrics & Adolescent Medicine.

Los juegos de video activos entusiasman a los niños para que bailen, imiten los movimientos de deportes como el tennis, el basketball o el boxeo y de esa manera fomentan la actividad física.

Stephen Smallwood y sus colegas de la Universidad de Chester, en Inglaterra, examinaron las respuestas fisiológicas y el gasto de energía de los niños que usan videojuegos activos. Para ello usaron un juego a través de Kinect, sensor de Microsoft que permite participar en la acción sin tener que usar un control manual de juego, reemplazándolo con movimientos del cuerpo.

El estudio incluyó a diez niños y ocho niñas con edades de 11 a 15 años. "Se observaron incrementos significativos en el ritmo cardiaco, la ingesta de oxígeno y el gasto de energía durante todas las condiciones de juego en comparación con los juegos de video sedentarios", señalan los autores.

Los juegos "Dance Central" y "Kinect Sports Boxing", aumentaron el gasto de energía de los niños entre un 1050 y un videojuegos más tradicionales, en los cuales los jugadores permanecen sentados o recostados, los valores obtenidos por los juegos más activos fueron de 103 y 194 por ciento más altos, respectivamente.

"Es poco probable que un juego activo proporcione, por sí solo, la cantidad de actividad física recomendada para los niños, o que gaste el número de calorías que se requiere para impedir o revertir la epidemia de obesidad", agregaron los investigadores. Sin embargo "sí parece, a partir de los resultados de este estudio que un juego activo" puede "contribuir a los niveles de actividad física y de gasto de energía del niño, al menos a corto plazo", añadieron.