• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

La vida sana previene la hipertensión

La vida sana previene la hipertensión | Foto: Prensa Sol Comunicaciones

La vida sana previene la hipertensión | Foto: Prensa Sol Comunicaciones

El 17 de mayo es el día Mundial contra la Hipertensión Arterial 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La hipertensión arterial sistémica (HAS) es una enfermedad de origen multifactorial en la que el componente genético desempeña un papel fundamental. Aquellas personas con familiares hipertensos tienen tendencia a producir menos sustancias protectoras de la pared arterial que aquellos que no tienen este antecedente, predisponiéndolos a desarrollarla en el transcurso de la vida.

La genética, el ambiente, la obesidad, el sedentarismo, dieta alta en sal, poco consumo de frutas ricas en potasio, resistencia a la insulina, diabetes, el tabaquismo y la edad son los principales factores desencadenantes de esta patología.

Con motivo a celebrarse el 17 de mayo, el Día Mundial contra la hipertensión arterial, el Dr. Roberto Carlo Correa Bastidas, cardiólogo del Centro Médico de Caracas, CMC, explicó que, esta dolencia se puede dividir en dos grupos: primaria y secundaria.

“La primaria se conoce como hipertensión esencial, que no tiene un origen específico que la desencadene. Es multifactorial. Representa del 90 al 95 por ciento de los casos. Y la secundaria surge debido a causas precisas, como la estrechez de las arterias renales, trastornos de la tiroides, hiper o hipotiroidismo y el Síndrome de Cushing, entre otros”, manifestó.

En Venezuela se desconocen estadísticas de la HAS. El Dr. Correa Bastidas aseguró que “este es un déficit histórico de la epidemiología cardiovascular en el país. Sin embargo, en 2014, se publicó en la Revista Avances Cardiológicos, el resultado de una investigación liderada por el Dr. Roberto López Nouel, en la cual se estudió a 900 sujetos de 900 hogares en tres ciudades venezolanas: Caracas, Maracaibo y Valencia; y se encontró una prevalencia de 34,23 por ciento. A través de este estudio estimamos que, de cada 100 venezolanos, 34 podrían sufrir de hipertensión”.

El Dr. Correa Bastidas explicó que esta es una enfermedad asintomática,  por lo  que se le conoce como un enemigo silencioso. Por no presentar síntomas, solo se diagnostica cuando se mide la presión arterial en el consultorio y se encuentra igual o mayor a 140/90 mmHg en dos visitas sucesivas. Solo un grupo reducido de pacientes manifiesta síntomas inespecíficos que pasan por dolor de cabeza, pesadez en la frente, dolor en el cuello, vértigo y mareo.

“La HAS se puede prevenir manteniendo hábitos de vida saludables. La alimentación juega un papel importante.  Es necesario comer carbohidratos complejos que incluyen granos y reducir al máximo el consumo de azúcares refinadas. Además, mantener una dieta baja de sal y consumir alrededor de cinco porciones de frutas y vegetales durante el día”, expresó el cardiólogo.

Evitar el sobrepeso, realizar,  al menos, 150 minutos de ejercicio aeróbico durante la semana, evitar el  tabaquismo, una adecuada higiene del sueño y el consumo moderado de alcohol, se describen también como  medidas de prevención.

Diagnóstico y tratamientos

Una vez que se diagnostica a un paciente como hipertenso se debe indicar medidas no farmacológicas para su adecuado control, que incluye cambios en estilo de vida. Dependiendo de la existencia de otros factores de riesgo, podría decidirse iniciar con medicamentos antihipertensivos.

“A pesar de la escasez de medicinas tan fuerte por la que atraviesa el país, aún existen alternativas que nos han permitido cambiar un fármaco por otro y lograr mantener el control adecuado. Es importante enfatizar que el paciente hipertenso no debe dejar de medicarse diariamente”, expresó.

Si la enfermedad no es controlada a tiempo puede generar complicaciones como infarto de miocardio, accidente cerebrovascular (ACV), engrosamiento de las paredes del corazón llamada hipertrofia ventricular izquierda, insuficiencia cardíaca, problemas renales y trastornos del ritmo cardíaco, entre otras.

En el CMC se incorporó una nueva técnica invasiva en el tratamiento de la hipertensión. Se trata de la denervación renal, que consiste en usar un catéter de separación por radiofrecuencia para aislar las fibras nerviosas de las arterias renales y con ello controlar a los pacientes que, aún tomando medicamentos antihipertensivos, no logran mantener la tensión arterial normal. “Esta técnica es de gran valor en pacientes seleccionados y el Centro Médico de Caracas es una de las pocas instituciones del país certificada para implementarla”, concluyó.