• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Uno de cada tres venezolanos sufre de hipertensión arterial

El excesivo consumo de sal alienta la aparición del mal, que mata anualmente a 9,4 millones de personas en el planeta

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La mayor parte de los venezolanos tienen una herencia silente en el cuerpo. Una de cada tres personas nacidas en Venezuela padece de hipertensión producida por la fuerza ejercida contra las paredes arteriales en cada bombeo de sangre del corazón.
La enfermedad, que junto a otras afecciones cardíacas se mantiene como la principal causa de muerte en el país desde hace 10 años, afecta a 1 millardo de personas en el mundo. Por esa razón fue tomada como tema central de la campaña con motivo del Día Mundial de la Salud que se celebra hoy.
Igor Morr, vicepresidente de la Sociedad Venezolana de la Hipertensión, afirma que cada año la tasa de prevalencia de la hipertensión mundial se incrementa, sobre todo en poblaciones con la predisposición genética como la de América Latina, África Subsahariana y Asia. Cálculos de la Organización Mundial de la Salud apuntan a que en 5 años habrá 1,5 millones de hipertensos.
“Cuando el padre y la madre son hipertensos, los hijos pueden serlo también. Se ha hecho común en pacientes en la segunda o tercera década de vida. Aunque es un factor de riesgo, es tratable, controlable y prevenible”, dijo.
Morr recuerda que entre 27% y 30% de la población del país padece de la dolencia. Esa tasa de prevalencia se eleva a 40% en las zonas costeras, donde hay más personas de ascendencia afroamericana.
La razón se remonta a la época de la Conquista. Los esclavos traídos de África genéticamente eran propensos a padecer de hipertensión, condición que se acentuó por el consumo de sal. Ese factor fue heredado por sus descendientes durante el mestizaje. Adicionalmente, el consumo excesivo de sal en pescados, la cercanía con el mar y la ingesta de enlatados con conservantes ricos en sodio aumentan el peligro de padecerla.
El cardiólogo enfatiza que, pese al riesgo latente entre los venezolanos, se puede evitar la enfermedad y/o controlarla por completo una vez que ha aparecido. Citó como ejemplo un estudio de esa sociedad médica que demostró que la etnia yaruru, localizada en el Alto Apure en la frontera venezolana con Colombia, no había rastros de padecimiento de hipertensión. La razón fue atribuida a la ausencia de la sal en los alimentos que consumían.

Tratamientos. La hipertensión es tratable y en muchos casos reversible.
Sólo basta el cambio en los hábitos de vida.
El vicepresidente de la Sociedad Venezolana de la Hipertensión reitera la necesidad de cuidar la alimentación. Todo funciona en una cadena de causa - efecto. Mientras más sal se consume más elevada es la presión arterial. También hay que cuidar la calidad y la cantidad de alimentos que se ingieren.
“La obesidad, una pandemia en el mundo occidental, tiene relación directa con la hipertensión. El mejor tratamiento es la dieta saludable y el control de peso.
Una circunferencia abdominal por encima de lo normal, asociada a un incremento de la masa del peso, glicemia por encima de 100 y colesterol LDL alto contribuyen con la aparición de la hipertensión”, expresó.
El médico explicó que lo recomendable es que las mujeres mantengan una circunferencia abdominal de 82 centímetros y los hombres de 92 centímetros. Agregó que fumadores activos y pasivos también están en riesgo porque el aire contaminado afecta su corazón.
La ingesta excesiva de licor y el estrés también influyen en el descontrol de la tensión.
“No debe tomarse más de la cantidad recomendada, una copa para las mujeres y dos para los hombres. Esa cantidad es por día y no es acumulable para los fines de semana. El estrés psíquico contribuye con el aumento de crisis hipertensivas. Es un gatillo que dispara las complicaciones”, subrayó.
El especialista desmintió el mito de que el whisky es favorable para el control de la presión arterial y que bebidas como el ron o el brandy son responsables de su incremento porque el alcohol se metaboliza de la misma forma en el cuerpo humano, independientemente del tipo de licor.

Sin saleros
Cada 7 de abril, la Organización Mundial de la Salud celebra un nuevo aniversario con el Día Mundial de la Salud, fecha dedicada a la promoción de una campaña de concienciación cuyo tema central cambia en cada cumpleaños.
El 65° aniversario de la OMS está dedicado a la hipertensión, enfermedad que anualmente mata a 9,4 millones de personas en el mundo.
Pese a la presencia del mal en Latinoamérica, pocos países disponen de campañas preventivas.
Entre las excepciones está México, que recientemente adoptó la campaña “Menos sal, más salud”, que promueve la eliminación de los saleros de los restaurantes para evitar el consumo excesivo del mineral y, por ende, la aparición de la hipertensión.
Una ciudad que también adoptó la medida en 2011, a través del Programa Provincial de Hipertensión Arterial, fue Buenos Aires, en Argentina.
En Venezuela, en cambio, no hay campañas sobre el asunto.
Igor Morr, vicepresidente de la SVH, criticó la falta de políticas educativas de parte del Ministerio de Salud. “Son pocos los esfuerzos que se hacen”, expresó.