• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Se triplicó el uso de la testosterona entre los hombres

Hombre afeitándose

Hombre afeitándose

Una investigación, que incluyó a más de 10 millones de hombres estadounidenses mayores de 40 años de edad, mostró que entre 2001 y 2011 se popularizó el uso de la terapia de reemplazo hormonal

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:







D espués de los 35 años de edad comienza a declinar la producción de testosterona en los hombres. La hormona masculina por excelencia no sólo tiene incidencia en la vida sexual del varón, sino también en su desarrollo muscular, su densidad ósea, su grasa corporal e incluso en su humor.

Esas podrían ser las razones por las cuales ahora más hombres buscan recibir un tratamiento de reemplazo que restituya los niveles de esta hormona.

Según un estudio publicado en la más reciente edición de la revista JAMA Internal Medicine , el uso de testosterona en hombres mayores de 40 años en Estados Unidos se triplicó entre 2001 y 2011.

En ese período, la proporción de hombres de mediana edad que recibió por lo menos una prescripción para comenzar a utilizar la terapia aumentó de 0,8% (1 de cada 125 hombres) a 2,9 % (1 de cada 34). Esa tendencia se replicó en todos los grupos etarios a partir de 40 años de edad, pero varió por regiones.

Por ejemplo, 3,8% de los hombres sureños consumió testosterona en 2010, comparado con 1,6% que lo hizo en la zona norte estadounidense.

Sin diagnóstico. El estudio incluyó a más de 10 millones de hombres mayores de 40 años de edad. Pero investigadores destacaron que sólo 50% de ellos están recibiendo tratamiento de reemplazo hormonal con evidencia clínica; es decir, tras haber comprobado mediante un análisis de sangre que realmente tienen un déficit de testosterona. El resto lo está recibiendo por disfunción eréctil o sexual, o por síntomas de fatiga.

La terapia de reemplazo hormonal está recomendada para los hombres que producen poca testosterona, lo que se conoce como hipogonadismo, que puede ocurrir naturalmente por la edad (andropausia o deficiencia androgénica) o precozmente por otros problemas. Los valores normales de testosterona en hombres adultos es de 8 a 10 nanogramos por decilitro (ng/ dl), cuando es menor hay deficiencia, explico María Cristina de Blanco, endocrinóloga venezolana.

Blanco informó que en Venezuela también muchos hombres mayores de 40 años de edad están buscando terapia de reemplazo hormonal, aunque no hay ningún estudio en el país sobre esa tendencia.

Incertidumbre y contraindicaciones. Jacques Baillargeon, autor principal del estudio y profesor asociado de Epidemiología del Centro Médico de la Universidad de Texas, en Galveston, considera que este boom en el uso de la testosterona es preocupante porque los científicos aún ignoran cuáles son todos los efectos adversos que a largo plazo podrían estar asociados con esa terapia hormonal masculina.

"No es un fármaco sin riesgos, así que usarlo de manera prolongada desde los 40 años podría tener consecuencias más adelante. Aún no lo sabemos", dijo Baillargeon en un blog de The New York Times .Para Steven Woloshin, coautor de la investigación y médico de la Escuela Geisel de Medicina de Dartmouth, New Hampshire, hay todo tipo de mensajes que insisten en que los hombres deberían saber que existe algo llamado "baja T" (low T, en inglés) o testosterona baja, que sería el motivo de casi todos los problemas de la vida y el envejecimiento, y que el tratamiento lo puede resolver.

"La promesa supera nuestro conocimiento actual y eso es lo preocupante", dijo Woloshin en el texto del estudio, en el que comentó también la preocupación que tienen los autores por el exceso de comercialización de la testosterona. Esa promoción incluye autoexámenes sobre los niveles de energía, deseo sexual y estado de ánimo.

No todos los hombres pueden optar por ese tratamiento con testosterona.

Está contraindicado para aquellos con cáncer (o sospecha) de próstata o de mamas, problemas cardíacos no controlados, apnea del sueño y alto conteo de glóbulos rojos. En esos casos se debe consultar al médico antes de iniciar una terapia de este tipo.