• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Con tecnología de punta detectan en útero defectos ortopédicos

Operaciones desde el vientre materno | Imagen cortesía Stock.xchng

Operaciones desde el vientre materno | Imagen cortesía Stock.xchng

La Unidad de Síndrome Genético del Ortopédico Infantil ha atendido más de 1.000 casos en los 2 últimos años. Hay niños que nacen con los pies invertidos y otros con huesos de cristal

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Aún envuelto en la placenta y en posición fetal se puede determinar si el bebé vendrá al mundo con algún defecto óseo o muscular, entre ellos, los pies torcidos hacia atrás o si pasarán a formar parte de los llamados “niños de cristal”, que se caracterizan por tener huesos muy frágiles que se fracturan con frecuencia.

En la Unidad de Síndromes Genéticos que funciona en el Hospital Ortopédico Infantil, creada hace 2 años con recursos obtenidos a través de la Ley Orgánica de Ciencia y Tecnología, han atendido casi 1.000 afecciones genéticas, no sólo en mujeres embarazadas sino en niños, niñas y adolescentes que requieren de tratamiento.

Una segunda etapa de la ampliación de esa unidad incluye la adquisición de equipos de laboratorio que permiten determinar el cromosoma donde se encuentra la alteración. Actualmente se envía un promedio de 5 a 10 muestras semanales de suero de pacientes a un laboratorio de España para hacer ese estudio y determinar cuál es la alteración.

El pediatra y ortopedista infantil Tairón Díaz, coordinador de la Clínica de Orientación Diagnóstica de la Unidad de Síndromes Genéticos, señala que en ese servicio se identifican enfermedades, se atiende a los pacientes con síndromes genéticos y se indican tratamientos.

La unidad la integran también Aníbal Pulido, genetista, y Sigfredo Domínguez, traumatólogo y cirujano ortopedista, que junto a un equipo multidisciplinario ofrecen atención especializada, inclusive a pacientes que han sido referidos de otros centros asistenciales.

Pies torcidos e invertidos

Díaz refiere que a través del eco tridimensional y de ciertas pruebas genéticas se pueden detectar afecciones desde que el feto está en el útero, lo cual permite tomar medidas correctivas una vez que el niño nace. Citó como ejemplo el pie equino varo congénito, que se caracteriza porque una o ambas extremidades inferiores se encuentran torcidas o invertidas y hacia abajo. Se calcula que en el Hospital Ortopédico Infantil atienden a 50% de los niños que nacen con ese defecto, es decir, 350 infantes, aproximadamente.

El especialista destaca que el tratamiento comienza al tercer día de nacido, con un procedimiento conocido como Método de Posenti, que consiste en colocar yesos correctores para enderezar los pies, los cuales se cambian semanalmente. Después corrigen el talón de Aquiles con una pequeña cirugía. Explicó que anteriormente había que operar a los niños en varias oportunidades y el resultado no era el más favorable: “Quedaban con una cicatriz inmensa, un pie doloroso y estéticamente poco funcional”.

Para la aplicación del método están certificados internacionalmente los médicos Díaz y Domínguez. Hasta la fecha han tratado con ese procedimiento 2.325 casos. La experiencia fue presentada en el congreso que tuvo lugar en octubre en la ciudad de Iowa, Estados Unidos, y en el que participó un centenar de expositores de más de 40 países.

Frágiles como el cristal

Otra afección que se puede detectar en el útero se refiere a aquellos casos de niños que nacen con una alteración en la matriz de los huesos, que no permite que tengan suficiente elasticidad y se quiebran fácilmente. Son conocidos como los “niños de cristal”, pues son tan frágiles que los huesos pueden fracturarse sin causa aparente o ante un mínimo golpe.

Al detectar el síndrome en el útero es posible tratarlos una vez que nacen, con medicamentos que aumentan la elasticidad del hueso y disminuyen el número de fracturas, lo que beneficia la calidad de vida de esos pacientes. En el ortopédico infantil hay una unidad destinada a tratar esos casos.

Talla baja

Los avances de la medicina permiten actuar en los casos de niños con talla baja (enanos). “Tenemos técnicas que pueden predecir cuál va a ser su talla final una vez que alcance la madurez esquelética y si esos niños tendrán una estatura final por debajo de 120 centímetros. Le exponemos a los padres la posibilidad de alargarles las piernas y los brazos, de manera que se puedan desenvolver con normalidad en un mundo que no está hecho para tallas pequeñas”.

El procedimiento para alargar las piernas en forma progresiva se realiza desde hace 12 años y se empieza cuando el niño tiene 3 o 4 años de edad.

Espína bífida

Es otra de las alteraciones patológicas que se detecta en el vientre materno y es ciento por ciento prevenible con la ingesta de ácido fólico, inclusive tres meses antes del embarazo. Estos niños nacen con múltiples problemas ortopédicos, que deben corregirse durante su crecimiento.

Árbol genealógico

-Antes de que la pareja decida tener un hijo, debe pedir una consulta con un genetista para elaborar el árbol genealógico y determinar la probabilidad de que los descendientes sufran alguna enfermedad.

-No se aconseja utilizar tintes de cabello ni tomar bebidas energizantes durante el embarazo porque alteran la organogénesis del bebé.

-Se ha encontrado también que el estrés y la depresión puede influir en la modificación del curso normal del embarazo.

-En mujeres muy jóvenes existe predisposición a cromosopatías, y en los hombres en edades avanzadas, la posibilidad de que el bebé nazca con displasias óseas.

-Entre los rasgos que pueden inferir un problema genético destacan labio o paladar hendido, aumento de la distancia entre dos órganos gemelos, aumento exagerado de la movilidad de las articulaciones, dedos pequeños o muy grandes y pie torcido o invertido.

Las cifras

700 niños nacen al año en Venezuela con el pie torcido.

100 son los llamados “niños de cristal” que atienden mensualmente en el Hospital Ortopédico Infantil.