• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

La sangre se agota en Navidad

Donantes de sangre en el Banco municipal de sangre / Álex Delgado

Donantes de sangre en el Banco municipal de sangre / Álex Delgado

Déficit de plasma en el Banco Municipal de Sangre se acentúa por las fiestas decembrinas e impide cubrir las emergencias de Caracas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Diciembre es un mes crítico para el Banco Municipal de Sangre. 80% de las personas deja de ir al centro de salud y las arcas del banco, que guardan un tesoro rico en plaquetas y glóbulos rojos, empiezan a vaciarse al ritmo de las solicitudes emitidas desde cualquiera de los 23 centros sanitarios capitalinos que dependen de él.

La desaparición de esos donantes tiene dos explicaciones: el receso por las fiestas de Navidad y Año Nuevo que obliga a suspender intervenciones quirúrgicas electivas en los nosocomios públicos para las que se solicitan donantes de reposición de manera obligatoria, y que por ende frena la recaudación de plasma. La otra causa es el desinterés de los venezolanos en regalar su sangre. Las  pocas personas que donan voluntariamente son insuficientes para cubrir el déficit.

Carmen Yánez, jefe de Medicina Transfusional del banco, señala que en el duodécimo mes la cantidad de sangre que se recibe es 75 veces menor que el resto del año. Mensualmente se atiende entre 1.000 y 1.500 donantes. Sin embargo, la estadística de 2012, por ejemplo, señala que solo 301 personas dieron su sangre voluntariamente durante ese mes. Aunque las cifras correspondientes a diciembre de 2013 no están totalizadas porque aún está en curso, el pasado 19 de diciembre, el banco apenas tenía 120 unidades de sangre para el área metropolitana de Caracas, Vargas y Miranda.

“Todos los días amanecemos con menos sangre de la que necesitamos. De unos 100 o 120 donantes diarios se bajó a 15 cada día. En estas fechas hay una alta incidencia de accidentes de tránsito, heridas por armas de fuego o arma blanca y hay un repunte de necesidades de sangre asociadas a procesos de urgencia”, explicó.

Los datos del Banco Municipal de Sangre dan cuenta de ese repunte. El promedio de transfusiones realizadas en todo el año 2012 fue de 2.020 procedimientos. Solo 551 correspondieron a diciembre. Las unidades de terapia intensiva, emergencias y de atención a pacientes oncológicos son las que más demandan sangre.

Yánez señaló que pese a que se cancelaron algunas cirugías electivas en los hospitales, lo que permitió contar con una reserva mínima para el período del 23 de diciembre al 6 de enero, la cantidad no fue suficiente. También fue necesaria la organización de dos clínicas móviles a comienzos de diciembre en la plaza El Venezolano y en la Escuela de Medicina de la UCV. A la jornada organizada entre los universitarios apenas acudieron 24 personas.

Déficit nacional

La coordinadora nacional del Programa de Sangre del Ministerio de Salud, Lía Talavera, informó que el déficit de sangre al finalizar cada año es común en todos los bancos de sangre del país.

El producto que recaban los 310 centros públicos y privados en el territorio nacional escasea. Las cifras nacionales indican que 95% del plasma que manejan es donado por personas que acuden por alguna cirugía electiva. El resto va por voluntad propia.

“Las personas van a donar porque tienen algún familiar o amigo enfermo o porque están próximos a operarse. Sería perfecto que los bancos contaran con la sangre necesaria para no hacer esos llamados. Lo ideal sería que 100% de las donaciones fueran voluntarias y repetidas. En estos días de solidaridad y hermandad el mejor gesto para manifestar ese amor es ir a donar sangre para quien la necesita”, destacó.

Talavera afirmó que en América Latina solo Cuba y Nicaragua han logrado obtener toda la sangre que necesitan sus hospitales de la donación voluntaria.

Hace 10 años la Alcaldía Metropolitana de Caracas organizó una jornada especial de donación para paliar el déficit de sangre. Durante todo ese año se logró captar a 30.846 donantes voluntarios. Una década después, hasta septiembre de 2013, solo 14.063 personas habían regalado su sangre a quien lo necesitaba.

Año golpeado

En septiembre pasado, la directora del Banco Municipal de Sangre, Nelly de Vásquez afirmó que el nosocomio tenía un cierre técnico por falta de recursos. Precisó que de 1,2 millones de bolívares que se requerían cada mes para garantizar la operatividad, apenas habían recibido un cheque por 300.000 bolívares. Las fallas en los equipos de refrigeración por falta de mantenimiento y la falta de reactivos de laboratorio obligó al cierre del área de triaje. A inicios de este mes, el Ministerio de Salud entregó 500 millones de bolívares al banco.

La hematóloga Carmen Yánez explica que la inyección de dinero fue tardía.

“Se nos asignaron los recursos, pero muy tarde. La importación de las compañías depende de las divisas y se hacen con tiempo. Hay laboratorios con déficit total por esa razón que apenas se solventará a medias hasta el 15 de enero cuando se reactiven. Triaje sigue cerrado. Solo reciben nuevos pacientes por emergencia. Varios de los equipos siguen sin reparación por la falta de los repuestos. Muchas de las cosas no se venden en el país”, expresó.

Donación que regenera

Oriana Vivas, una joven estudiante de 24 años de edad, pertenece al mínimo grupo de personas que acude al Banco Municipal de Sangre a donar voluntariamente.

“Hago esto desde los 19 años de edad. He convencido a varias personas de que lo hagan, porque es una oportunidad para regenerar tu propia sangre. Empecé donando para un familiar, luego para otro. Pero al llegar al hospital me dijeron que ya no hacía falta e igual doné. Desde entonces lo hago”, relató.

La afirmación de Vivas está comprobada científicamente. Los datos de la Organización Mundial de la Salud indican que el consumo de abundantes líquidos luego de la donación logra regenerar el plasma dos días después del acto.

Cada donante puede salvar unas tres vidas. Un adulto que requiere transfusión usa como mínimo una unidad, pero los niños pueden compartirlas dependiendo de la patología que presenten.

Cada bolsa de sangre extraída es menor al 10% de la sangre total del cuerpo humano, es decir, unos 450 milímetros de líquido. De ese empaque se pueden extraer glóbulos rojos, plaquetas, bioprecipitados, entre otros hemoderivados.

El acto de donación de sangre no engorda, tampoco disminuye las defensas, ni produce anemia o el contagio de enfermedades. Los requisitos para donar son la presentación de la cédula de identidad o pasaporte, tener entre 18 y 60 años de edad, pesar más de 50 kilogramos y tener buen estado de salud. La Sociedad Venezolana de Hematología dispone en su página web del listado de instituciones públicas en el país a donde se puede acudir para regalar sangre. Está disponible en: www.svh-web.org.ve.

En Caracas, el centro receptor principal es el Banco Municipal de Sangre en San José, detrás del Hospital Vargas. Trabajan los 365 días del año.