• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

La rinitis alérgica resta bienestar

Mujer con gripe/Internet

Mujer con alergia/Internet

Secreción, picazón y obstrucción de la nariz son síntomas de este mal que puede ocasionar la interrupción del sueño o afectar la concentración en las labores diarias

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La rinitis alérgica es un padecimiento que afecta a más personas de las que están diagnosticadas y que se presenta con alta frecuencia en las zonas urbanas. Quien se acostumbra a vivir con los síntomas los toma como normales, como parte de la rutina; pero lo cierto es que la enfermedad puede perjudicar en gran medida la calidad de vida de la persona.

Este mal crónico se da por una inflamación en las estructuras internas de la nariz que puede ser leve, moderada o severa, dependiendo de si afecta o no el día a día del paciente, bien sea al interrumpir el sueño, impedir la concentración o alterar su desempeño en general.

Fabiola Fabiano, inmunólogo y directora general del Instituto Docente de Inmunodiagnóstico, define los fenómenos alérgicos como una reacción exagerada del sistema inmunológico hacia sustancias que normalmente son inofensivas para la mayor parte de la población.

Así, si alguien presenta estornudos constantes, secreción y obstrucción nasal, o picazón en la garganta, los ojos y la nariz, puede estar frente a un caso de alergia.

Fernán Caballero Fonseca, pediatra alergólogo, y expresidente de la Sociedad Latinoamericana de Alergia, Asma e Inmunología, cree que una gran dificultad de la rinitis alérgica es su persistencia: "Empieza, sigue y no se quita.

Son pocos los casos en los que se cura espontáneamente".

Los principales alergenos presentes en Venezuela son los ácaros del polvo, el polen y las chiripas. Señala Caballero que dos tercios a tres cuartas partes de los pacientes en América Latina tienen rinitis más severa y más perenne que los del resto del mundo.

Tres pilares. Las guías Aria (por sus siglas en inglés para Rinitis Alérgica y su Impacto en Asma) son el resultado de revisiones periódicas que hace un comité de más de 50 médicos especialistas de varios países del mundo. Allí se ha establecido que el tratamiento debe estar sostenido sobre tres pilares fundamentales. El primero es el control del ambiente, evitar el alergeno tan pronto sea identificado. En segundo lugar, la receta de antihistamínicos, conocidos comúnmente como antialérgicos. Y, por último, los corticosteroides intranasales, atomizadores que se aplican directamente sobre la mucosa nasal.

Caballero alerta sobre el uso de gotas. "Son pésimas, dañan la mucosa y pueden producir una rinitis química. Llega un momento en el que ningún tratamiento hace efecto", explica. También advierte que no hay estudios apoyados por instituciones médicas que avalen el uso de productos naturales.

Sin embargo, lo que ocurre al abordar los síntomas de la enfermedad, es que al suspender la aplicación, es posible la recaída. El único tratamiento que modifica el curso natural de la alergia es la inmunoterapia, que ataca directamente la causa del problema. Es aplicada por especialistas y es solo para pacientes que presentan resistencia a otros tratamientos, y puede ser subcutánea o sublingual.

Mejor diagnóstico. Tradicionalmente, las alergias se han detectado a través de pruebas cutáneas. El prick test consiste en introducir un extracto del alergeno en la piel mediante un pinchazo.

Sin embargo, recientemente se ha puesto en práctica un examen diagnóstico que implica sólo la toma de una muestra de sangre. "En una prueba automatizada de laboratorio, podemos hacer hasta 900 marcadores en 4 horas", asegura.

Esta prueba no es traumática. Sirve para determinar mayor cantidad de información, se puede almacenar la muestra en caso de que sea necesario completar el diagnóstico y se puede atender a más personas en menos tiempo.

La biología molecular también ha hecho grandes aportes al diagnóstico más específico de las alergias, incluso permite determinar si el paciente realmente es alérgico a una sustancia o si su cuerpo está reaccionando de manera inespecífica ante esa presencia extraña.

"Lo que hace la biología molecular es que diferencia la verdadera causa de la alergia, descarta el fenómeno de la reacción cruzada, clasifica a los pacientes que deben a ir a inmunoterapia y permite estudiar nuevos marcadores que con los métodos tradicionales no se podían estudiar", completa Fabiano.

Lo primero que debe hacer quien sospeche de padecer rinitis alérgica es acudir a una consulta especializada. Allí deben realizarle una historia clínica completa y específica en cuadros alérgicos. En caso de que sea necesario, el médico lo remitirá a algún laboratorio que completará el procedimiento de diagnóstico molecular e interpretará el resultado.