• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

El priapismo no sabe lo que es placer

La erección involuntaria, prolongada y dolorosa amerita tratamiento de urgencia

La erección involuntaria, prolongada y dolorosa amerita tratamiento de urgencia

Aunque se desconocen las causas, sexólogos descartan que el consumo de fármacos contra la disfunción eréctil ocasione el trastorno

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En días del Carnaval pasado un joven de 20 años ingresó a la emergencia de una clínica en Maracay afectado por una erección dolorosa debido a una supuesta sobredosis de Viagra, que habría ingerido para optimizar el acto sexual.

La noticia, publicada en un diario local, más por excentricidad que por un tema médico, pone de relieve un mito extendido e imposible de soslayar: los efectos del abuso de fármacos para la disfunción eréctil.

Los especialistas advierten que el Viagra no es un estimulante sino un vasodilatador que permite mantener el buen flujo de sangre en el pene y, por ende, la erección. De hecho, según el sexólogo Gerardo Giménez, "no se han descrito casos de priapismo por sildenafil (componente del Viagra) ni por otras drogas orales para erección (tadalafil y vardenafil)".

"Lo primero que se debe aclarar es que el priapismo es una condición que puede aparecer con o sin actividad sexual", aclara el médico Alfredo Caballero.

Subraya que, no por infrecuente, la afección es desconocida por ciertos hombres que en algún momento de sus vidas han sufrido un episodio de erección prolongada, acompañada de fuerte dolor.

"Cuando eso pasa, la persona debe ser tratada en las primeras cuatro horas como una emergencia médica, pues si supera las 10 horas podrían ocurrir daños irreversibles en la capacidad eréctil", explica el internista.

Siempre firme. Llamada así debido al dios Príapo, que en la mitología griega era quien velaba por la fertilidad (tanto agrícola como de los animales), y solía ser representado como un guerrero provisto de enorme falo en perpetua erección, en el priapismo el pene se muestra firme, pero la cabeza o glande es blanda.

La explicación es que el miembro se llena de sangre como en la erección normal, pero la sangre no circula y la erección permanece, aun después de eyacular, a diferencia de lo que sucede con una erección normal.

Existen dos tipos de priapismo. El arterial o de alto flujo, provocado por exceso de aporte de sangre arterial a los cuerpos cavernosos, generalmente de origen traumático; y el de bajo flujo o venoso, que consiste en un defecto en el drenaje de sangre de los cuerpos cavernosos. Sucede en discracias sanguíneas y como complicación en el uso de fármacos intracavernosos.

Se sabe que la erección es producto del aumento del flujo sanguíneo y su estancamiento en las estructuras del pene.

Una vez finalizado el estímulo sexual, la sangre acumulada es evacuada a la circulación general. Cualquier factor que altere ese mecanismo normal desencadena el priapismo. "Al no haber recambio de sangre, es decir, no sale la que está represada en el pene para mantenerlo erecto, se consume el oxígeno y sus nutrientes. En casos como estos, ese estado de estrés orgánico limitado al falo, daña los tejidos, y hay una tendencia a la muerte celular de estos y a la formación de tejido fibrótico. Eso causa disfunción eréctil principalmente", explica Giménez.

En ciertos casos, tratar el priapismo pasa por descongestionar el pene para aliviar el dolor y evitar secuelas como la disfunción eréctil. Suele recurrirse al masaje prostático intenso, la colocación de bolsas de hielo, vendajes compresivos o la administración de analgésicos o estrógenos y antiespasmódicos. Últimamente se ha probado con la inyección de sustancias vasoconstrictoras en el pene.