• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Los ojos merecen una mirada médica

Mujer con depresion. Suplemento Salud. Foto: Coleccion Archivo El Nacional - Primicia

La vista hay que cuidarla toda la vida

La vista preocupa sólo cuando no se ve bien, pero es fundamental llevar un control oftalmológico en las distintas etapas de la vida

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Los ojos
merecen una mirada médica

La vista preocupa sólo cuando no se ve bien, pero es fundamental llevar un control oftalmológico en las distintas etapas de la vida


    JOANNA RUIZ MÉNDEZ





L as personas cambian y su forma de ver la vida también. No se trata de una metáfora: la visión efectivamente se modifica en cada etapa de la existencia. Conocer las características y cuáles son las amenazas más frecuentes constituye una buena herramienta para la prevención.

Niños: aprendizaje. Durante la niñez el sentido de la vista va madurando. "El recién nacido durante los primeros días sólo percibe imágenes borrosas.

A partir del sexto mes la vista es más similar a la del adulto, aunque sigue faltando un poco de nitidez", explica el oftalmólogo Alejandro Bedoya. Muchos bebés dan la impresión de ser estrábicos. "Si la madre nota que el niño desvía los ojos constantemente debería decírselo a su pediatra para que le recomiende un especialista, quien detectará si la desviación que tiene es normal o si en realidad hay un trastorno", agrega el oftalmólogo Jorge Morales Stopello.

Otro problema en la edad preescolar es la ambliopía u "ojo perezoso" porque pasado un tiempo la pérdida de visión no se recupera. Consiste en tener la vista deficiente en un ojo aparentemente normal. Dos causas de este trastorno son el estrabismo y una diferencia en el error de refracción entre ambos ojos. Si no se trata, el cerebro comienza a ignorar las imágenes provenientes del ojo más débil y deja de desarrollar las conexiones nerviosas. Para la edad de 9 o 10 años, la pérdida de la visión es generalmente permanente en ese ojo.

Se sugiere prevenir desde temprana edad los problemas de la vista, la primera consulta oftalmológica debe hacerse a los dos años de edad. "Hasta los ocho años debería ser con una frecuencia semestral", añade la oftalmóloga Carolina Arvelo.

"Hay que tener especial cuidado con los objetos que manipula el niño para evitar lesiones", afirma Bedoya y advierte del peligro que constituyen los lápices afilados. Otro enemigo en esta etapa es la conjuntivitis. "Las principales afecciones son los procesos infecciososinflamatorios de la conjuntiva, que en su mayoría son de origen viral seguidas de las bacterianas. Se debe consultar al oftalmólogo para una evaluación adecuada y evitar la automedicación", agrega Stopello.

Adultos: agudeza. En esta etapa las personas son emétropes, es decir, que no tienen ningún problema visual. "En condiciones de normalidad se debe tener una agudeza visual plena", asegura Bedoya. "La consulta oftalmológica debe realizarse de forma anual", aclara. La ventaja es que permite diagnosticar a tiempo cualquier patología como vicios de refracción, glaucoma, hipertensión ocular, cataratas, entre otras.

Bedoya indica: "En este período, las principales afecciones son los procesos infecciosos, presencia de cuerpos extraños y traumatismos". Stopello añade que en Venezuela son muy frecuentes los terigiones, crecimientos de la conjuntiva que terminan recubriendo la córnea; llamados coloquialmente carnosidades. El glaucoma también es una condición común en esta fase, no presenta síntomas sino cuando es muy tarde, por eso no se debe obviar la visita anual al oftalmólogo.

Después de los 40: desgaste. "En este período hay un cierto nivel de desgaste de las estructuras del ojo", dice Bedoya. El examen oftalmológico debe realizarse anualmente o más frecuente según el criterio del especialista y las condiciones de cada paciente. "Se debe prestar especial control a pacientes diabéticos, hipertensos y con cirugías oftalmológicas previas".

"La mejor forma de evitar la presbicia es que te mueras antes de los 40 años", ironiza Stopello. En su criterio a cierta edad es inevitable tener esta condición. En esta etapa la persona se vuelve hipermétrope ­no ve bien de cerca­, aunque también sucede que llega un momento en que se endurece el cristalino a causa de una catarata y muchas veces se vuelve miope. Bedoya señala que también hay degeneración macular, el principal síntoma es visión borrosa o una mancha oscura en el centro de la visión.