• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Cada día mueren tres personas por insuficiencia cardíaca en Venezuela

En el mes del amor los expertos hablan del corazón |Foto: Archivo

• El tratamiento con LCZ696 ha demostrado eficacia en el control y disminución de la mortalidad de los pacientes con insuficiencia cardiaca |Foto: Archivo

Según el presidente de la Fundación Venezolana de Cardiología Preventiva, José Ramón Gómez Mancebo, la presencia de la afección aumentó por varias causas relacionadas con la mejoría del tratamiento de enfermedades que la predisponen, que son por su frecuencia la hipertensión arterial y la enfermedad obstructiva de las arterias coronarias que se manifiesta como angina de pecho o infarto miocárdico

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

La insuficiencia cardiaca es una condición en la que el corazón no está en capacidad de mantener una circulación adecuada en el cuerpo y como consecuencia se producen síntomas muy característicos como la sensación de falta de aire o disnea, que aparece en forma progresiva, primero con grandes esfuerzos, luego cuando se hacen actividades habituales y por último hasta los mínimos movimientos y el reposo.

La insuficiencia cardíaca es un problema de salud pública y su prevalencia en el mundo es de 2%. En Venezuela está estimada entre 1 y 2%. Según la información publicada en los  anuarios de Epidemiología del Ministerio del Poder Popular para la Salud, se asegura que dicha patología causa una mortalidad de 3 personas al día.

 Según el presidente de la Fundación Venezolana de Cardiología Preventiva, José Ramón Gómez Mancebo, la presencia de la afección aumentó por varias causas relacionadas con la mejoría del tratamiento de enfermedades que la predisponen, que son por su frecuencia la hipertensión arterial y la enfermedad obstructiva de las arterias coronarias que se manifiesta como angina de pecho o infarto miocárdico.

 Tanto la exacerbación de los factores que favorecen la aparición de la insuficiencia cardiaca, como el aumento del promedio de edad de la población general, con su consecuente incremento de envejecimiento predisponen a que haya más casos de insuficiencia cardiaca. Es por ello que esta afección se ve más frecuentemente en mayores de 60 años, con un ascenso de aparición mayor después de los 70 y 80 años de edad. Es más frecuente en los hombres hasta los 80 años, cuando la relación se hace más frecuente en las mujeres.

“Es una enfermedad que se manifiesta de manera aguda al descompensarse, pero que una vez estabilizada tiende a recaer en sus manifestaciones, lo que la convierte en la causa de hospitalización más frecuente en los pacientes mayores de 65 años, pudiéndose acompañar de complicaciones que empeoran el pronóstico como pueden ser la insuficiencia renal y las enfermedades embolicas”, explicó el galeno.

Se puede evitar la insuficiencia cardiaca al conocer las entidades que la predisponen. Conocemos los  factores de riesgo para la enfermedad coronaria: colesterol elevado, fumar, hipertensión arterial, sedentarismo, diabetes mellitus, sobrepeso, dietas elevadas en grasas y sal, sin vegetales y frutas, exceso de alcohol y estrés. Estos nueve factores de riesgo para infarto miocárdico se relacionan con 90% de los infartos del corazón y como puede observarse, todos son controlables.

“Si se puede evitar un infarto cardiaco  y controlamos la hipertensión evitaremos la gran mayoría de los cuadros de insuficiencia cardiaca, y aunque hay otras causas como son las enfermedades de las válvulas cardiacas y las enfermedades del músculo cardiaco, afortunadamente estas son mucho menos frecuentes”, dijo el también profesor de la cátedra de cardiología de la Escuela Luis Razetti de la Universidad Central de Venezuela. 

Si ya está diagnosticada la insuficiencia cardiaca, no debe olvidarse el control de los mismos factores de riesgo que se mencionaron previamente y mantener un control médico estricto, que junto con la dieta y un programa de ejercicio dirigido, agregará medicamentos  que no sólo mejoran los síntomas, sino que también mejoran el pronóstico del enfermo.

Recientemente se ha probado un nuevo medicamento identificado como LCZ696 que ha demostrado gran eficacia en el control y disminución de la mortalidad de los pacientes con insuficiencia cardiaca. Este medicamento tiene la combinación en una sola molécula de dos substancias: valsartán y sacubitril. El primero ya ha sido utilizado desde hace varios años en el tratamiento de la hipertensión arterial y la insuficiencia cardiaca. El segundo permite que compuestos corporales  naturales conocidos como péptidos natriuréticos que protegen los órganos de la descompensación en la insuficiencia cardiaca, se mantengan circulando de forma prolongada, con la consecuente mejoría del paciente.

Se ha mantenido el estudio y la investigación en este campo que nos indica que la organización de consultas dirigidas a los pacientes con insuficiencia cardiaca, junto con la indicación de los medicamentos a dosis óptimas mejora la evolución evitando las recaídas sintomáticas de los pacientes, de esta manera mejora tanto la evolución como el costo beneficio del tratamiento médico. Esta estrategia, junto con el agregado de los medicamentos novedosos como el LCZ696 mejorarán con seguridad el pronóstico de este tipo de pacientes. 


Información: Nota de Prensa