• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Cómo mejorar el equilibrio entre la vida personal y laboral con actividad física

Un estudio realizado por la Universidad de San Leo en Estados Unidos confirmó que realizar actividad física mejora la interacción entre el trabajo y la vida personal |Foto: Archivo

Un estudio realizado por la Universidad de San Leo en Estados Unidos confirmó que realizar actividad física mejora la interacción entre el trabajo y la vida personal |Foto: Archivo

José Reinhart, especialista en Medicina Deportiva, aseguró que además del ejercicio, salir a correr y bailar pueden disminuir el riesgo de estrés 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

En promedio se dedican más de 15 horas al día a cumplir con responsabilidades laborales y personales. Realizar actividad física tan solo requiere 30 minutos diarios para disfrutar de los beneficios del ejercicio y una vida saludable, incluso en su lugar de trabajo.

Un estudio realizado por la Universidad de San Leo en Estados Unidos en conjunto con otros centros educativos, reveló que las personas que realizan actividad física manejan mejor la interacción de su trabajo y vida personal, asimismo, disminuyen el riesgo de sufrir estrés laboral.

Para llegar a estas conclusiones la investigación analizó las respuestas de 476 adultos. A todos se les pidió que respondieran con una escala de puntos (de uno a cuatro), preguntas enfocadas a la actividad física realizada y al  manejo de conflictos entre el trabajo y la familia. El análisis demostró que la actividad física mejora en un 100% el equilibrio vida/trabajo. 

José Reinhart, especialista en Medicina Deportiva aseguró que “toda actividad cuenta, por ejemplo salir a correr, bailar, pasear en bicicleta o con su mascota; lo importante es que usted elija su ejercicio favorito, se motive y disfrute de los beneficios”.

Apueste por las pausas activas

 “Las pausas activas permiten que las personas puedan realizar movimientos y acciones que le permiten al cuerpo tener un cambio en su rutina habitual, con el fin de prevenir la aparición de problemas o desórdenes en diferentes grupos musculares y articulares, además de reactivar o mejorar la atención y la productividad en las diferentes tareas”, aseguró Reinhart.

De acuerdo con especialistas de la Universidad de Antioquia las ventajas de las pausas activas son numerosas:

Beneficios Fisiológicos: Mejora la condición del estado de salud general, se presenta aumento de la circulación a nivel de las estructuras musculares, oxigenando así los músculos, tendones,  disminuyendo la acumulación de ácido láctico, mejora la movilidad articular y la flexibilidad muscular, mejora la postura, disminuye el esfuerzo en la ejecución de las tareas diarias, el estado de alerta mejora notablemente.

Beneficios Psicológicos: Mejora la capacidad de concentración en el trabajo, se presenta un refuerzo de la autoestima, previene lesiones mentales (estrés o nervios), inspira la creatividad.

Beneficios Sociales: Despierta el surgimiento de nuevos líderes, favorece el contacto entre compañeros, promueve la integración social, favorece el sentido de pertenencia a un grupo.

Beneficios Organizacionales: Genera conciencia de la salud física y mental entre colaboradores y jefes, mejora la adaptación al puesto laboral, mejora el rendimiento laboral, mejora la atención al cliente externo, propicia mayor productividad por parte  del trabajador, disminuye el número de consultas médicas por dolencias, accidentes y lesiones, reduce los gastos por afecciones y sustituciones del personal.

 “Recuerde hidratarse antes, durante y después de ejercitarse”, concluyó Reinhart. 

Información: Nota de Prensa.