• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Ser madres después de los 35 años

Mujer embarazada / Archivo El Nacional

Para la mujer moderna es muy común planificar familia después de los 35 años de edad | Archivo El Nacional

Realidad de las mujeres cuando posponen el embarazo 

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Es una exitosa abogada de 40 años con una relación de pareja que, aunque la hace sentir bien,  no tiene la estabilidad suficiente como para formar una familia en un futuro cercano. Pero el nacimiento de su sobrino menor hace casi un año despertó en Gloria el deseo de convertirse en madre.

Así, lo que había visto como una posibilidad lejana se ha convertido en un deseo real, aun cuando sabe que con su pareja es prácticamente imposible.

“Antes decía que si llegaba a los 40 sin hijos, no los tendría. Pero ahora siento una necesidad muy fuerte, tengo la impresión de que se me está acabando el tiempo de cumplir con esa meta y estoy comenzado a desesperarme”, cuenta la abogada, a quien siempre le agradó la idea de casarse y tener uno o dos hijos, aunque su carrera y su deseo  de desarrollarse como profesional no lo permitieron. 

Mientras que a Brenda, de 33 años, su médico le informó recientemente que si desea tener un hijo debe ser ya pues sus posibilidades se van agotando de manera acelerada debido a un desbalance hormonal. 

“Aunque tengo una pareja estable y siempre he pensado en la idea de ser madre, no estoy segura si quiero tener un bebé en este momento de mi vida”, menciona Brenda, quien recientemente fue ascendida a un puesto gerencial en la empresa para la que labora desde hace seis años. 

Ambas mujeres son ejemplos típicos de algunas de las situaciones a las que se enfrentan muchas féminas que, por diversas razones, posponen el momento de tener hijos. De hecho, tanto la psicóloga Mayra del Carmen Rosado como la ginecóloga obstetra Rosimar Torres León aceptan que los cambios sociales han llevado a la mujer a desarrollarse en el mundo laboral y a postergar la maternidad enfrentándose después de los 35 años a una realidad biológica que amenaza contra la posibilidad de tener hijos.

“En mi práctica, gran parte de la población espera más tiempo de lo que esperaba la mujer años atrás para tener hijos. Ahora se planifica más la maternidad y el bienestar de la familia. En ningún libro ni en mi experiencia he visto que la teoría del reloj biológico sea algo que se pueda probar. Para mí, se ha utilizado esa terminología para definir a la población de mujeres que espera el mejor momento para ser mamá”, explica la ginecóloga.

Cambios físicos

Para la mujer moderna, planificar familia después de los 35 es muy normal. Sin embargo, a pesar de que su cuerpo tiene la capacidad de concebir hasta que llega la menopausia, la realidad es que a partir de esta edad el cuerpo cambia y las posibilidades comienzan a disminuir. A medida que pasan los años, las ovulaciones van a ser menos y el material genético no va a ser de la misma calidad, asegura Torres León. 

“En este momento, la mayoría de las mujeres están bien saludables porque se han cuidado bien. En la obstetricia se considera que una mujer a partir de los 35 años está en una edad materna avanzada. No quieredecir que está mayor sino que tiene mayores riesgos de presentar problemas de hipertensión, diabetes gestacional y preeclampsia, que no son tan comunes en mujeres más jóvenes”, explica Torres León.

Además, en una edad materna avanzada puede verse un aumento en la incidencia de problemas genéticos que pueden hacer que el embrión no sea viable al momento de la gestación y del nacimiento. También puede tener como consecuencia que el bebé tenga algún desorden genético. Dos de los más comunes son el Síndrome de Down (trisomía 21) o Síndrome de Edwards (trisomía 18).

“Se entiende que el bebé sufre el mismo riesgo con la edad paterna. Antes se creía que el riesgo venía solo con el material genético de la mamá, pero con el tiempo y los estudios se ha demostrado que ambos padres contribuyen a este tipo de situación”, explica Torres León.

Aparte de la edad existen hábitos que pueden afectar la posibilidad de un embarazo y la salud de un bebé, como es el consumo de alcohol, drogas y tabaco o la ingesta de medicamentos para problemas como depresión, colesterol o presión alta.

Torres León menciona que existen pruebas médicas que pueden dar una idea de cómo se encuentran los niveles de fertilidad de la mujer. De ese punto es que parten los ginecólogos endocrinólogos, especialistas en problemas de infertilidad, para establecer un plan adecuado para lograr un embarazo.

Sin embargo, el panorama puede mejorar en personas que cuidan su cuerpo con una buena alimentación, hacen ejercicios y mantienen sus hormonas en niveles óptimos.

Torres León enfatiza que mientras más cuides tu peso, tu porcentaje de grasa, disminuyas la ingesta de alcohol, no fumes  y no utilices drogas, más aumentará el sistema oxidativo y bajarán las posibilidades de tener desbalance hormonal. 

“Además de la ginecología, practico la medicina restaurativa y 'antiaging' y he visto que pacientes que postergan la maternidad se cuidan más. Cuidarnos en una perspectiva holística nos ayuda a tener calidad de vida y a envejecer de una manera más saludable”, explica la especialista.

En el aspecto emocional, cuando la mujer se encuentra en una etapa de adultez media cuenta con mayor madurez y menor impulsividad para reaccionar y tomar decisiones. Según la psicóloga clínica  Grisell Rodríguez,  estos factores hacen que se encuentre más dispuesta a aceptar los retos de la maternidad.

“La edad no define si eres buena o mala madre, pero la realidad es que la madurez hace que trates de manera diferente. Si a eso se une el hecho de que a esa edad ya la mujer tiene una estabilidad económica y un mayor poder adquisitivo, pues también se convierte en una edad en la que puedes darle un estilo de vida diferente”, asegura Rodríguez.

Baja la ansiedad

El deseo de convertirse en madres puede hacer que algunas mujeres sufran mucho estrés y desesperación, lo que puede afectar el proceso de manera negativa.

La ginecólogaexplica que la literatura médica apunta a que el nivel de estresor aumenta en un 1% el problema de infertilidad, aunque no hay ningún marcador bioquímico que diga que es así. Aunque ese porcentaje puede parecer muy bajo, tanto la ginecóloga como Rosado han visto casos en los que los pacientes lograr embarazarse luego de acudir a métodos para bajar la ansiedad.

“He visto que mientras más se obsesionan con el tema de la maternidad, se les hace más difícil quedar embarazadas. No podemos perder de perspectiva que el cuerpo está controlado por nuestro cerebro y cuando estamos más calmadas, en una actitud más positivas, las probabilidades pueden aumentar”, comenta Rosado.

Prepárate para la maternidad

Aunque el paso de los años puede ser un obstáculo para lograr ser madre, después de los 35 años es posible tener un embarazo y un bebé saludable.

Lo importante es que te mantengas saludable y para lograrlo. La ginecóloga Rosimar Torres León y la psicóloga Mayra del Carmen Rosado comparten algunos consejos importantes.

Evita el consumo de alcohol, cigarrillo y drogas.

Mantén una alimentación saludable baja en grasa y azúcar y alta en fibra, frutas y vegetales.

Sigue una rutina de ejercicios consistentemente.

Busca ayuda médica para monitorear tus niveles hormonales y corregirlos en caso de algún descontrol.

Aunque parece imposible en la actualidad, evita el estrés. Toma las cosas con calma, medita y haz ejercicios de yoga o respiración para relajarte. Si ves que no es posible hacerlo tu sola, busca ayuda profesional para lograrlo.