• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Las lesiones arteriales son comunes en los jugadores profesionales de voleibol

Jugadores de la selección de voleibol de Serbia

Los médicos repararon quirúrgicamente el vaso lesionado

Tras ser tratado el problema, los deportistas volvieron a jugar en unas pocas semanas

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Uno de cada cuatro jugadores profesionales de voleibol encuestados en Holanda mostró síntomas sugestivos de una lesión potencialmente grave en la arteria del hombro.

Tras detectar aneurismas arteriales (abalonamientos peligrosos en las paredes vasculares) en los hombros de media decena de jugadores profesionales de vóley, un equipo holandés estudió a casi 100 jugadores para determinar cuántos tenían signos probables de la lesión.

27% de los jugadores dijo que tenía los síntomas característicos: dedos fríos, azules o pálidos durante o después de jugar. Los autores no examinaron a los atletas para confirmar si tenían o no lesiones arteriales.

"Sólo utilizamos un cuestionario y aún tenemos que relacionar las respuestas con el trastorno vascular", dijo el doctor Mario Maas, coautor del estudio y radiólogo del Centro Médico Académico de la Universidad de Amsterdam, Holanda.

En tres años, el equipo de Maas atendió en el hospital seis jugadores profesionales de voleibol con coágulos sanguíneos en los dedos, principalmente en la mano dominante.

En cada caso, los autores determinaron que el problema se debía a aneurismas arteriales en los hombros de los atletas y repararon quirúrgicamente el vaso lesionado. Los deportistas volvieron a jugar en unas pocas semanas.

Daan van de Pol, autor principal del estudio, explicó que los síntomas pueden ser por la compresión de una arteria del hombro cuando el jugador golpea la pelota.

Al levantar los brazos, la arteria se comprime "como un tubo de dentífrico", describe el equipo en The American Journal of Sports Medicine. Eso podría causar coágulos, que circulan hacia los dedos. La lesión también loa padecen los jugadores profesionales de beisbol.

La cantidad inusual de casos en jugadores de voleibol en un centro médico impulsó a los autores a realizar la encuesta: 99 jugadores profesionales de Holanda, de unos 24 años, respondieron sobre si alguna vez habían tenido los dedos fríos, pálidos o azulados durante o después del entrenamiento o un partido, y si tenían antecedentes familiares de enfermedad cardíaca.

Y 27 jugadores habían sentido los dedos fríos durante un partido, mientras que 18 habían tenido los dedos azulados y 20, los dedos pálidos. Ocho de todos estos jugadores dijeron que a menudo sentían frío en los dedos, y cuatro tenían los dedos azulados o pálidos.

El equipo no siguió a esos jugadores para determinar la causa exacta de esos síntomas, pero van de Pol lo atribuyó posiblemente a un trastorno vascular.

"Sabemos que uno de cada cuatro atletas tiene esos síntomas. Ellos podrían no tener lesiones vasculares y jugadores sin síntomas podrían padecer daños vasculares", sostuvo.

Los autores están realizando un seguimiento para determinar la precisión del cuestionario como herramienta de identificación de pacientes con coágulos debido a un trastorno vascular.