• Caracas (Venezuela)

Salud y Bienestar

Al instante

Cada 25 horas un colombiano se quita la vida por amor

El número de intentos promedio que se suceden antes de que se concrete un suicidio es de 20, según la OMS | Foto: Archivo

El número de intentos promedio que se suceden antes de que se concrete un suicidio es de 20, según la OMS | Foto: Archivo

Los celos, la desconfianza o la inseguridad con la pareja provocaron 253 víctimas, mientras que por desamor hubo 91, señala el más reciente informe Forensis, de Medicina Legal

  • Tweet:

  • Facebook Like:

  • Addthis Share:

Durante el 2013, 1.810 personas decidieron suicidarse en el país, pero solo en la mitad de los casos se pudo establecer el factor detonante. De estos, cuatro de cada diez lo hicieron por causas ‘amorosas’.

Se podría decir que el amor en Colombia se cobra una víctima diaria.

Apostarlo todo al amor

El domingo es el peor día, especialmente entre las 6 pm y la medianoche. El año pasado, 64 personas eligieron ese día para quitarse la vida por conflictos amorosos. La mayoría hombres (80%), de entre 20 y 34 años y en su propia casa.

En este tema, como explica Fabián Sanabria, director del Instituto Colombiano de Antropología, hay más preguntas que respuestas, y subraya que el desencadenante es solo uno de los factores del problema. No obstante, en su opinión, “es claro que muchas personas lo están apostando todo a una pareja y cuando esta relación se derrumba, ellos también. Esto implica que no hay apuestas en otros campos de la vida, que no hay vida más allá de la pareja; lo cual significa que no estamos enseñando a los jóvenes a construir un sentido de vida más amplio”.

El panorama colombiano contrasta con lo que ocurre en el resto del mundo. Según la Organización Mundial de la Salud, las primeras razones detrás del suicidio son condiciones depresivas asociadas a una mala situación económica o a enfermedades terminales o crónicas, y con mayor incidencia entre los varones de edad avanzada. Aunque las tasas entre los jóvenes han ido en aumento, y ya son el grupo de mayor riesgo en un tercio de los países.

En el caso de EE UU, el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) identificó en un estudio la prevalencia de desórdenes familiares, enfermedad mental, desempleo, penurias económicas o ser víctima de violencia entre los desencadenantes de conductas suicidas, pero en el informe no aparecen mencionados los conflictos amorosos.

“En Colombia el problema es que no nos enseñan a amar”, se atreve a afirmar Leonardo Aja, psicólogo de la Corporación Buscando Ánimo, especializada en prevenir el suicidio. “La parte afectiva es una de las principales razones del suicidio en el país, precisamente porque es una de nuestras mayores falencias. Buscamos llenar un vacío y asumimos que el otro está para completarlo. Por eso la gente no sabe asimilar la ruptura; no estamos preparados para el rechazo”, dice.

La edad temprana a la que se producen este tipo de suicidios también explica en cierto modo que se trate de “un acto impulsivo”, señala Paulo Acero, psicólogo especialista en trauma y director de la Unidad de manejo de duelo de los Olivos, que indica que en otras sociedades, la decisión es más planeada.

Tal vez el caso más cercano a Colombia por edades es Japón, dice Acero. Allí se producen unos 30.000 suicidios de jóvenes al año. Aunque no por problemas amorosos, sino porque “creen que han fracasado en la vida”.

“En las autopsias psicológicas contemporáneas, una característica común es la fuerte intolerancia al rechazo y al fracaso”, dice Aja. A lo que Acero añade "hay muchas distorsiones sobre el amor y las relaciones; expectativas erradas”.

Carlos Gómez-Restrepo, médico psiquiatra, psicoanalista y profesor de la Javeriana, lo explica así: “En nuestros tiempos es frecuente que predomine el amor sobre sí mismo, lo que hace que las personas vivan bastante solas, con gran ansia pero a la vez con miedo de amar a otra persona. Esto podría predisponer a una persona a optar por el suicidio ante una separación, pues muchos ven a la pareja, cuando la encuentran, como su tabla de salvación”.

Más allá del narcisismo

El doctor Carlos Gómez-Restrepo destaca que hay otros factores asociados como el tener menos soporte social, estar desempleado o padecer enfermedades crónicas o terminales en soledad. “De tal manera que el desamor percibido por la pérdida de la pareja debe complementarse con ciertos tipos de personalidad, problemas de narcisismo, o bases depresivas que pueden desencadenar la conducta suicida”, explica.